Profesores voluntarios de chino

  • El Programa de Profesores Voluntarios de Chino

    El Programa de Profesores Voluntarios de Chino, creado por este país oriental, es un programa de servicios voluntarios que tiene como objeto solucionar el problema de la carencia de profesores de chino en otros países del mundo. El Programa es elaborado y ejecutado por la Oficina General del Instituto Confucio/Oficina Nacional China para la Divulgación de la Enseñanza del Chino como Lengua Extranjera (de ahora en adelante citada bajo el nombre de “Hanban”), una ONG adscrita al Ministerio de Educación chino. El Centro de Voluntarios de Hanban es el organismo que dirige las operaciones diarias del Programa.

    Los profesores voluntarios de chino (referidos en las sucesivas líneas como “voluntarios”) tienen que ser graduados universitarios, estudiantes de posgrado o profesores; todos tienen que ser especialistas en la enseñanza del chino como lengua extranjera, en alguna lengua extranjera, en educación, en historia o en filosofía, entre otras especialidades de humanidades. Los voluntarios, una vez elegidos, tienen que superar una formación previa antes de ser enviados al extranjero. La duración de su estancia en el extranjero normalmente es de un año académico. Sin embargo, para los que han ejercido un buen servicio, si están interesados en prolongar su estancia, y en el caso de que la Institución para la que están destinados no ponga objeción, Hanban puede dar luz verde a la prolongación temporal. En principio, ningún voluntario puede superar los tres años de servicio.

    Los voluntarios, por su parte, tienen que dedicarse al servicio voluntario con entusiasmo, motivados por un fuerte sentido de “devoción, amistad, ayuda mutua y progreso” y colmados de un sentimiento de “honor, misión y responsabilidad” por la divulgación del chino en otros países del mundo.

    1. La implementación.

    En 2004, tras la aprobación del Ministerio de Educación chino, se puso en marcha oficialmente este Programa. Desde esta fecha hasta finales de 2012, Hanban ha enviado a más de 18.000 voluntarios a 101 países de Asia, Europa, América, África y Oceanía.

    Los voluntarios, con un espíritu de trabajo duro y unos magníficos resultados obtenidos, han dejado una buena impresión en la gente local, quien les ha calificado como “ángeles provenientes de China” o “magníficos embajadores de su pueblo”.

    El Programa de Voluntarios ha jugado un papel positivo en la implantación y el desarrollo de la enseñanza del chino en otros países del mundo, la promoción de los intercambios educativo-culturales y el estrechamiento de los vínculos entre el pueblo chino y el resto del orbe.

    2. Sistema de organización y gestión.

    Hanban se encarga de la planificación general, la organización y la coordinación del Programa de Voluntarios.

    Conforme a las demandas de los países extranjeros, Hanban encarga, de forma directa, al Comité de Educación de las provincias, las ciudades o las regiones autónomas en cuestión o a las universidades el trabajo de reclutamiento, selección, formación y traslado del voluntariado.

    Una vez que arriban al país extranjero, la embajada o el consulado chino y la institución de destino se encargan del control de los voluntarios.

    Normalmente, en países donde hay un número elevado de profesores voluntarios, Hanban envía a un profesor administrativo que auxilia a la institución de destino en la orientación y el control de estos.

    Al finalizar el periodo de asistencia en los servicios voluntarios, Hanban encarga a la institución correspondiente o al propio profesor administrativo la realización de una evaluación general sobre aquellos.

    3. Los gastos.

    Los voluntarios no perciben retribución alguna, con excepción de la subsidiaria para su manutención. Los gastos que corresponden al curso de formación antes de su traslado al extranjero, los trámites consulares, el establecimiento en el país de destino, la ayuda para la manutención, los billetes del viaje internacional y el seguro de accidentes corren a cargo de Hanban, que obtiene los fondos necesarios de la hacienda pública. El centro de destino ofrece el alojamiento, el seguro médico y una ayuda para el transporte laboral. Mediante consultas específicas, el centro extranjero también puede ofrecer parte de la manutención, la matrícula para los cursos de formación locales o para fondos de investigación.

    4. La inscripción del voluntariado.

    Hanban publica, periódicamente, las demandas de los países extranjeros y los interesados pueden inscribirse online en la página de inscripción de voluntarios (http://zhiyuanzhe.chinese.cn). Una vez rellenado y entregado el formulario, tienen que descargar la solicitud en formato PDF para entregarla a las instituciones encargadas.

    5. La solicitud de las instituciones extranjeras.

    Hanban posee total disponibilidad para colaborar con los departamentos de educación de otros gobiernos, instituciones educativas, asociaciones y organizaciones, asociaciones de profesores de chino, entre otros, para ofrecer los servicios de profesores voluntarios de chino.

    En el caso de que se necesiten profesores voluntarios, se puede contactar directamente con Hanban, con la Sección Cultural o Educativa de la Embajada China del país correspondiente o con las entidades encargadas de la gestión. Para ello, se tiene que rellenar y entregar el Formulario de Solicitud para Profesores Voluntarios de Chino (que puede descargarse en la página web www.hanban.org).

    Dado que el periodo de selección, formación y traslado suele prolongarse entre tres y seis meses, aquellos que deseen solicitar el servicio de profesores voluntarios tienen que presentar la solicitud con la suficiente antelación.

Fotos concernientes

Videos concernientes