Oficina General del Instituto Confucio

Conforme al desarrollo de la economía china y a la intensificación de los intercambios internacionales, el interés por el aprendizaje del chino ha experimentado un aumento acelerado en todos los países del mundo. Con el objeto de promover la entrada en el escenario internacional de la lengua china y elevar el grado de influencia de la lengua y la cultura chinas, desde 2004, nuestro país, basándose en las experiencias de otros países, como Inglaterra, Francia, Alemania o España, en el campo de la divulgación de sus lenguas nacionales, comenzó a explorar el camino de establecer en el extranjero Institutos Confucio, un organismo sin ánimo de lucro cuya misión principal consiste en la enseñanza del chino y la divulgación de la cultura china. En los últimos años, el Instituto Confucio ha experimentado un desarrollo muy activo, convirtiéndose tanto en un espacio donde los pueblos del mundo aprenden y conocen la lengua y la cultura chinas, como en una plataforma que posibilita los intercambios culturales entre China y el resto del mundo, así como en un puente que favorece la amistad y la colaboración entre el pueblo chino y los otros del mundo, recibiendo una acogida muy amplia.

Los Institutos Confucio, asentados en diversos lugares del mundo, han podido aprovechar sus propias ventajas para desarrollar un abanico de actividades docentes y culturales, forjando paulatinamente su propio modelo de funcionamiento, convirtiéndose en un lugar importante tanto para el aprendizaje de la lengua y la cultura chinas como para el conocimiento de la actualidad de China.

Unos principios de funcionamiento bien encaminados

En el Estatuto del Instituto Confucio se estipula específicamente que el Instituto Confucio, como institución educativa sin ánimo de lucro, tiene como principal cometido la promoción del conocimiento de los pueblos del mundo sobre la lengua y la cultura chinas, de las relaciones amistosas entre China y los otros países y del desarrollo de la multiculturalidad mundial, contribuyendo a la constitución de un mundo armonioso.

Sus principales funciones son: la conformación de la enseñanza del chino de cara al gran público; la formación de profesores de chino; la organización de exámenes de chino y el servicio de acreditación de la aptitud del profesorado de chino; servicios de consultoría relacionados con la educación, la cultura, la economía y la sociedad chinas; la elaboración de estudios sobre la actualidad del país.

Insistencia en la colaboración con el extranjero

Desde el nacimiento del primer Instituto Confucio, siempre hemos mantenido los mismos principios de colaboración con el extranjero. La solicitud y la aprobación para el establecimiento de un Instituto Confucio siempre se realizan a tenor de lo estipulado en el Estatuto del Instituto Confucio. En concreto, los procedimientos a seguir son: primero, la parte extranjera presenta una solicitud de forma voluntaria; posteriormente, mediante una negociación meticulosa y comprehensiva, las partes china y extranjera firman el acuerdo de colaboración.

Funciones de la Oficina General del Instituto Confucio

La Oficina General del Instituto Confucio es el órgano que gestiona y dirige todos los Institutos Confucio establecidos en el mundo, y sus funciones concretas abarcan los siguientes aspectos:

La elaboración del plan de desarrollo y el criterio de evaluación de los Institutos Confucio;

La aprobación del establecimiento de los Institutos Confucio asociados;

La aprobación de los planes y presupuestos anuales de los Institutos Confucio asociados;

La dirección y la evaluación del funcionamiento de los Institutos Confucio, ejecutando un control de calidad;

La provisión del apoyo y el servicio de recursos docentes para los Institutos Confucio asociados;

La selección de los directores de la parte china y del profesorado junto a la formación tanto de este último como del personal administrativo de los Institutos Confucio;

La organización del Congreso del Instituto Confucio.

Consejo de la Oficina General del Instituto Confucio

Según el Estatuto del Instituto Confucio, la Oficina General del Instituto Confucio establece un consejo que estará formado por el presidente, los vicepresidentes, los consejeros ejecutivos y los consejeros. Se asigna para el Consejo a un presidente junto a varios vicepresidentes y consejeros. El Consejo estará formado por quince miembros, y diez de ellos tienen que ser elegidos entre los presidentes del Consejo de los Institutos Confucio asentados en el extranjero.

Entre las competencias del Consejo figuran:

1Debatir los asuntos de trascendencia para el desarrollo del Instituto Confucio

2Supervisar la Memoria de Trabajo y el Plan Anual de la Oficina General del Instituto Confucio

3Supervisar las estrategias y el plan de desarrollo del Instituto Confucio a nivel internacional

4Elaborar y modificar el Estatuto del Instituto Confucio

Instituciones