¡Estamos juntos durante la epidemia!
Apoyo de los becarios del Programa CCS a China ante la epidemia de COVID-19

[Fuente]    Oficina General del Instituto Confucio [Fecha de Publicación]    2020-03-12 13:19:49 
 

Nota del editor

El desarrollo de la epidemia de COVID-19 preocupa a todos. Desde que estalló la epidemia, políticos, rectores de universidades, expertos y académicos de renombre de muchos países, así como profesores y estudiantes de Institutos Confucio en todo el mundo y personalidades del sector de la educación internacional del chino han estado ayudando de diversas maneras, enviando su apoyo y mensajes de ánimo.

Varios centenares de académicos del Programa Confucio de Estudios de Chino (CCS Program, por sus siglas en inglés) de todo el mundo también se han movilizado velozmente para enviar cálidos saludos y generosa asistencia a China. Desde su fundación en 2013, el Programa CCS ha llevado a cabo profundas cooperaciones con muchas instituciones de investigación sobre China dentro y fuera del país, ha financiado a casi 800 estudiantes, académicos y jóvenes sinólogos en su estudio para obtener títulos o formación en China, y ha invitado a más de 900 jóvenes líderes y expertos en industrias de todos los ámbitos de la sociedad a visitar China.

Como nueva generación de sinólogos, no solo aprovechan plenamente sus excelentes conocimientos bilingües y sus antecedentes de investigación para ofrecerse como voluntarios en la lucha contra la epidemia, sino que también ponen en juego sus virtudes académicas y profesionales para alzar la voz a través de las plataformas de redes sociales y medios de comunicación chinos y extranjeros, permitiendo al mundo conocer la China más auténtica.

La preocupación se puede ver en las palabras: No importa dónde me encuentre, mi corazón siempre estará con China

Después del estallido de la epidemia, Marco Cepik, renombrado profesor de la Universidad Federal de Río Grande del Sur, en Brasil, y profesor visitante del Programa CCS del año 2018, expresó en un correo electrónico que está convencido de que con los tremendos esfuerzos realizados por el Gobierno y el pueblo chino, el país será capaz de superar definitivamente la epidemia. El pueblo brasileño ofrecerá atención y apoyo al pueblo chino como siempre, y está dispuesto a hacer todo lo posible para brindar asistencia y mantener la larga amistad entre Brasil y China.

Francesco Macheda, profesor de economía de la Universidad de Bifrost, Islandia, y becario que visitó China con el Programa CCS de 2019, mostró su convicción de que China superará pronto la epidemia de COVID-19.

Stankomir Nicieja, profesor de la Facultad de Lenguas de la Universidad de Opole, en Polonia, y asesor de relaciones China-Asia Oriental asignado por el rector, quien está solicitando la beca del Programa CCS de 2020, afirmó: “La situación en China ha ido volviendo a la normalidad después del estallido de la epidemia de COVID-19. Me han sorprendido los grandes esfuerzos realizados por el pueblo chino en la lucha contra la epidemia. Espero visitar China lo antes posible”.

Al mismo tiempo, muchos eruditos y estudiantes del Programa CCS, que han estudiado en China, también están preocupados por el país y han enviado sus mejores deseos desde el extranjero, esperando ofrecer toda la ayuda que puedan a los profesores, estudiantes y amigos en China.

Michael Long, estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, participó en el Programa CCS. Estudió historia de las minorías chinas en la Universidad Renmin de China en 2016. Aunque volvió a su país tras terminar el programa, nunca se ha olvidado de sus amigos chinos. Poco después del estallido de la epidemia, le preguntó a su mentor a través de WeChat sobre la situación actual y se ofreció a donar suministros.

Thi Duyen Hong Pham, quien obtuvo su doctorado en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing en 2018 y ahora trabaja como profesor de chino en la Universidad de Lenguas Extranjeras y Tecnología de la Información de Ho Chi Minh, en Vietnam, siempre se ha preocupado por China a pesar de estar lejos.

Con el fin de ayudar a sus amigos chinos a superar las dificultades lo antes posible, Thi Duyen Hong Pham aprovechó su capacidad bilingüe para traducir documentos promocionales sobre la neumonía COVID-19, con la esperanza de brindar asistencia para la lucha contra la epidemia.

Voces en las redes sociales y medios de comunicación: Espero que todo el mundo conozca China a través de mi profesionalidad y mis acciones

Durante este período especial, muchos becarios del Programa CCS han aprovechado al máximo sus capacidades profesionales y experiencias personales para expresar su solidaridad con China a través de muchos medios de comunicación dentro y fuera del país, a fin de dar a conocer al mundo la verdadera situación de la labor de prevención y control de la epidemia en China.

Stephen Ondago Oduor, estudiante keniano de doctorado de la Universidad de Wuhan, ha estado viviendo en Wuhan durante la epidemia. Ha sido una época difícil, pero siempre ha estado lleno de confianza. Durante el período de cuarentena en la universidad, grabó un vídeo para el Instituto Confucio de la Universidad de Nairobi, en Kenia, y produjo un Vlog sobre la epidemia en Wuhan para cuatro emisoras de televisión extranjeras, incluida la Radio Internacional de China en Kenia, enviando mensajes de ánimo a Wuhan y a China con sus propias experiencias.


Stephen Ondago Oduor participa en una conferencia académica en Xi’an

La rusa Ramziya Fazdalova, que está estudiando historia mundial en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, escribió un artículo titulado “Una estudiante rusa en China: La epidemia en China también hace a Rusia reflexionar sobre sí misma” en conjunción con su campo de investigación.

“Siempre hay quienes eligen el lado oscuro y avanzan hacia la oscuridad hasta la final. Sin embargo, la tolerancia y la comprensión son características de la gente bien educada y reflexiva, que son las mejores armas para derribar prejuicios, miedos y rumores”, escribió Ramziya Fazdalova en el artículo.

“Estamos en la era de la aldea global, y ningún país ni pueblo puede mantenerse al margen, no importa en qué lugar del mundo estalle una epidemia. La gente debería conocer la situación real de China y los esfuerzos del pueblo chino en la lucha contra la epidemia”, añadió ella.

Karina Khasnulina, estudiante de doctorado de formación conjunta entre la Universidad Estatal de Novosibirsk, en Rusia, y la Universidad de Nanjing, se encuentra actualmente en Nanjing. Participó en un grupo voluntario de traducción para la prevención de la epidemia en China, mostrando así su apoyo a China.


Karina Khasnulina participa en el simposio sobre el “80º aniversario de Kuige y el 40º aniversario de la reconstrucción de la sociología china”

Además, junto con su esposo, que se dedica a la medicina, ha creado en Youtube un canal autofinanciado de educación científica llamado Sciensk para presentar a los países de habla rusa cómo China está luchando contra la epidemia y para que así más personas conozcan la situación real en China.


Karina Khasnulina y su mentor Zhou Xiaohong en Kuige

Karina Khasnulina describió sus sentimientos más intensos durante su estancia en China con frases como: “la rápida actuación del Gobierno tras la detección del virus, el sentido de solidaridad cívica y los mecanismos de gestión eficientes”.

Kenichi Doi, estudiante japonés de doctorado de la Universidad de Pekín especializado en la política educativa china y el desarrollo y la cooperación internacional, trabajó en la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA), y está familiarizado con la cooperación internacional tanto en el desarrollo económico y social, como en la formación de talentos entre China y Japón.

Cuando estaba en China durante la epidemia, continuó su labor de investigación y utilizó activamente su experiencia profesional y las redes sociales para proporcionar información a las empresas locales de China sobre cuestiones públicas mundiales, especialmente sobre la cooperación internacional.


Foto en grupo de Kenichi Doi y sus familiares

“Después del estallido de la epidemia, tanto el Gobierno japonés como organizaciones no gubernamentales han movilizado una gran cantidad de asistencia de suministros médicos, y muchos japoneses han afirmado que ‘China es nuestro amigo y debemos ayudarla’, así que me siento muy feliz y orgulloso. Mientras tanto, con la propagación de la epidemia en Japón, los amigos chinos han animado a Japón también, lo que me hace sentir la amistad entre China y Japón”, explicó Kenichi Doi.

La kazaja Zhanar Toktarbay, que estudia “políticas lingüísticas de los cinco países de Asia Central” en la Universidad de Lenguas y Culturas de Beijing, también se unió activamente al equipo voluntario de traducción para la prevención de la epidemia en China, movilizando a estudiantes y amigos de diferentes idiomas y países de todo el mundo para que participen en las labores de traducción relacionadas con la epidemia.

Los traductores voluntarios compilaron y tradujeron las informaciones sobre políticas, rutas de transporte y la declaración de aduana para la exportación de productos médicos de algunos países, con el fin de facilitar que los chinos de ultramar adquieran bienes para apoyar a China. Además, ellos tradujeron las especificaciones y modelos de suministros médicos fabricados en diferentes países y otras instrucciones de uso, para ayudar al personal médico chino que recibía dichas donaciones.

Durante este período, muchos estudiantes de doctorado del Programa CCS se unieron a ellos, y pronto se formó un grupo de 167 traductores de chino-ruso y un grupo de 388 traductores de lenguas minoritarias.

El estudiante español de doctorado Alberto J. Lebrón Veiga comenzó su estudio de doctorado en la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Pekín en 2017, especializándose en la “Investigación sobre el comercio y el flujo de inversión entre China, Europa, EE.UU. y América Latina. Durante sus estudios, también desempeñó el papel de asesor de la oficina en Beijing de la Cámara de Comercio de España en China, dando consejos sobre la cooperación económica y comercial entre China, España y los países de América Latina. En 2019 fue elegido presidente de la Cámara.


Alberto J. Lebrón Veiga asiste a la Ceremonia Anual de Entrega de Premios Empresariales de la Cámara de Comercio de España

Durante la epidemia, Alberto J. Lebrón Veiga optó por permanecer en China en lugar de regresar a España. Dirigió la Cámara de Comercio en sus contactos con proveedores extranjeros de materiales sanitarios para proporcionar suministros importados a instituciones públicas y empresas privadas chinas. También movilizó a los miembros de la Cámara a hacer donaciones, trabajó estrechamente con las instituciones gubernamentales chinas y prestó a las empresas españolas en China servicios sobre la evaluación de riesgos del impacto de la epidemia en la economía y el comercio.

La Cámara recibió un reconocimiento y agradecimiento del Gobierno Municipal de Beijing por su destacada contribución a la prevención y la lucha contra la epidemia en Beijing. “Ante esta crisis epidémica, casi todas nuestras actividades comerciales se han suspendido y estamos plenamente comprometidos en esta batalla contra la epidemia. Es nuestra prioridad brindar apoyo a la sociedad china y a las empresas locales”, dijo Alberto J. Lebrón Veiga.

Los poemas revelan los sentimientos más puros: estas palabras revelan su amor por China

Al mismo tiempo, muchas personas han transmitido su afecto en chino, expresando su amor y apoyo a China con palabras.

Ashley Brown y Haryono Candra, respectivamente becaria estadounidense y becaria indonesia de doctorado del Programa CCS, enviaron cartas a la Oficina General del Instituto Confucio para animar a China.

“China es mi segunda tierra natal, país que me apasiona e inspira mis sueños. Quiero estudiar el idioma y la cultura de este hermoso país, y después, quiero regresar a Nueva York para difundir lo aprendido entre el pueblo estadounidense. China me ha dado mucho, y animar a China es lo que tengo que hacer, ¡amo a China!”

El argentino Benatti Maximiliano, que permaneció en la Universidad de Jilin durante la epidemia, registró su vida real durante el Festival de Primavera y envió sus bendiciones para China a través de la cuenta oficial de la universidad en WeChat. Sus palabras “China es mi hogar. Vivo en China y soy parte de ella. Vamos a vencer al virus juntos” conmovieron a mucha gente.

Nazarbay Yerkin, estudiante de doctorado de la Universidad de Wuhan, quien se especializa en el impacto de la estrategia “la Franja y la Ruta” en la integración política y económica de Asia Central, ha aprendido chino desde pequeño. El Programa CCS le ha dado una mejor comprensión sobre China y le ha hecho sentir que existen “numerables oportunidades”.


Nazarbay Yerkin en el Museo del Rey Nanyue, en la ciudad de Guangzhou

Nazarbay Yerkin no había notado cambios cuando se marchó de Wuhan el 20 de enero. Cuando regresó a Kazajstán y vio las noticias sobre la epidemia, comenzó a sentirse preocupado, por lo que escribió en el círculo de amigos de WeChat estas palabras: “Wuhan me ha dado mucho en solo dos años... Nuestra amistad acaba de empezar. Ánimo, Wuhan. La tormenta seguramente pasará, y nos esperarán el brillante sol y el arco iris”.

Luleng Lim, estudiante malayo de doctorado del Programa CCS, se está especializando en la cultura popular china en la Universidad Sun Yat-sen. Luleng Lim permaneció en Guangzhou durante la epidemia. Su frase “Es el ‘molesto ruido’ lleno de atmósfera familiar lo que realmente hace al mundo un lugar próspero” emocionó a todo el mundo.

Después del estallido de la epidemia, Wongsally Huang, estudiante panameño de doctorado especializado en artes en la Universidad Normal de Beijing, pintó un cuadro con una combinación de elementos chinos y occidentales titulado “Dando la bienvenida a la primavera durante la lucha contra la epidemia” y lo donó a una institución artística para su subasta, destinando todos los beneficios a los hospitales del área afectada por la epidemia.

Huijeong Cho, estudiante coreano de doctorado del Programa CCS, quien estudia en el Instituto de Estudios Confucianos Avanzados de la Universidad de Shandong, respondió activamente a la iniciativa “Bajo el mismo cielo de Shandong - Iniciativa de recaudación específica de fondos” lanzada por la Universidad de Shandong y donó diez mil yuanes, contribuyendo así con su granito de arena. Dijo que había aprendido del confucianismo y de los escritos de Wang Yangming el espíritu empático de “poner a uno mismo en el lugar de los demás” y el principio práctico de “conocimiento y acción deben ir unidos de la mano”.

La epidemia es despiadada, pero los humanos no lo son. Ya sea expresando sentimientos apasionados o registrando el día a día; ya sea expresando mensajes de ánimo o trabajando silenciosamente; ya sea en China o en otras partes del mundo… en esta primavera especial de 2020, ¡siempre estaremos juntos! Unámonos y superemos juntos las dificultades. ¡Ánimo, China! ¡Ánimo, Mundo!

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes