Los chinos y estadounidenses comparten un mismo sentimiento a pesar de la larga distancia geográfica

[Fuente]    Instituto Confucio de la Universidad de Utah, Estados Unidos [Fecha de Publicación]    2020-03-03 19:36:54 
 

 

A partir del Festival de Primavera de 2020, la lucha contra el nuevo coronavirus ha acaparado la atención de la población de todo el mundo. Unos alumnos del curso de inmersión en chino del tercer grado de la Escuela Primaria Three Falls, al sur del estado de Utah, Estados Unidos, cantaron en chino Tú y yo, manera a través de la cual buscaban animar a Wuhan y rezar por China.

Li Jing es la maestra de chino de este curso y viene de la hermosa pradera de Hulunbuir, en Mongolia Interior. Fanática del baile y la música desde niña, siempre dirige a sus estudiantes en las actividades para la comunidad local, por ejemplo, visitas a residencias de ancianos durante el Festival de Primavera, espectáculos del coro de chino en el Festival de Cometas, o desfiles del proyecto de chino. Li Jing afirmó que sus alumnos tienen un sueño chino. Al hablar de sus sueños de futuro, muchos estudiantes manifestaron que deseaban ir a China para dar clases de inglés o enseñar chino en Estados Unidos cuando fueran mayores. Un alumno del grupo había planeado viajar a China con sus familiares después del Festival de Primavera, pero se vieron obligados a cancelar el viaje debido a la epidemia. Ahora ellos esperan que termine la epidemia cuanto antes, de modo que puedan realizar ese viaje cuando las montañas se cubran de flores. Con el gran amor por el idioma y la cultura china, los corazones de los estudiantes están más cerca de China. Al ver la tenacidad del pueblo chino en su lucha contra la epidemia y como incontables familias están sufriendo el dolor causado por el virus, los alumnos sienten lo mismo, a pesar de su corta edad. No solo muestran compasión, sino también empatía.

En clases, Li Jing y sus alumnos prestan atención a la situación de la lucha de China contra la epidemia, mientras aprenden sobre los medios de transmisión del nuevo coronavirus y cómo prevenir la infección. Los alumnos dibujaron pósteres para animar a Wuhan, en los cuales el Kung Fu Panda derrotaba al nuevo coronavirus; la Gran Muralla de China impedía el paso de los malvados virus insignificantes; las patatas fritas, pizzas y hamburguesas visitaban a sus hermanos los raviolis en el hospital, deseando que pudieran ser dados de alta pronto y reunirse con su familia. Los incontables corazoncitos rojos pintados representaban todo el afecto que querían transmitir. Los cariñosos dibujos de los niños fueron presentados en la biblioteca municipal, a fin de alentar a más ciudadanos a dar apoyo y bendiciones a Wuhan y China.


Dibujo de un alumno

Li Jing eligió para los alumnos la canción Tú y yo, melodiosa y fácil de aprender, además, que representa la gran amistad, para así transmitir un mensaje de ánimo a Wuhan. Cuando los alumnos ya estaban familiarizados con la melodía, comenzaron a discutir sobre cómo adaptar las letras. “Maestra, podemos decir aquí que somos amigos para siempre”. “Al cantar esta frase, podemos hacer con las manos el gesto de un corazón”. “¿Cuál será mejor? ¿la mejor vida o el mejor futuro?” Cuando no se podían decidir, Li Jing pedía a los alumnos que levantaran la mano para votar y tomar una decisión. Los alumnos participaron activamente en el debate deseosos de realizar mayores contribuciones a esta canción que encarnaba su sentimiento. Ante la cámara, los chicos hicieron todo lo posible para cantar con la máxima corrección las letras y expresar exactamente su sentimiento, “Anímate, China, yo te bendigo, te deseo un futuro auspicioso y pacífico ¡Que la vida vaya a mejor!”


Dibujo de un alumno

En los cursos de chino del programa de inmersión, los maestros imparten las clases exclusivamente en la lengua meta. Por eso, Li Jing no enseñó a los alumnos a cantar la última letra en inglés. Pero estos niños insistieron en que la maestra cantara la última sílaba con ellos, pues la última sílaba de la palabra “Family” se pronunciaba igual que el nombre propio “Li”. Cuando ellos entonaban la palabra “familia”, miraban hacia la maestra, lo que conmovió enormemente a Li Jing. A los ojos de los alumnos, todos los chinos son familiares de la maestra, al igual que ellos. Justamente como dice esta frase: “¡chinos, estadounidenses, familias para siempre!”


Dibujo de un alumno

Li Jing también emprendió una colecta para Wuhan, la cual contó con el notable apoyo de la asociación de padres de estudiantes de su escuela, que compartió el acceso a la donación en su página web. Lo que conmovió profundamente a Li Jing fue que además de las personas de la sociedad, algunos alumnos, al enterarse de la iniciativa, pidieron voluntariamente a sus mamás que donaran sus pequeñas pagas. Actualmente, Li Jing ya envió el fondo recaudado a la Fundación de Desarrollo Juvenil de Hubei. Las transmisiones de cariño hacen sentir que el amor no conoce fronteras ni diferencias horarias. ¡Los chinos y estadounidenses compartimos un mismo sentimiento y somos invencibles! ¡Esperamos que la victoria de China en la lucha contra la epidemia llegue pronto!

Artículo: Li Jing y Wu Min; Fotos: Li Jing

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes