Reportaje sobre la IV Gala Anual del Centro Estadounidense del Instituto Confucio: “El Instituto Confucio es un puente importante que conecta a China con el mundo”

[Fuente]    people.cn [Fecha de Publicación]    2019-09-25 13:58:56 
 

En la noche del pasado 14 de septiembre, se celebraron la IV Gala Anual del Centro Estadounidense del Instituto Confucio y la ceremonia de entrega de premios a estudiantes sobresalientes 2019 en el National Press Club de Estados Unidos, ubicado en la capital de Washington D. C. Cuando David Fuller, estudiante de la Universidad Alfred de Estados Unidos, empezó a interpretar la famosa música china Canción del pescador al atardecer con Guzheng (cítara china), la audiencia, aguantando la respiración, enmudecía. Las puntas de sus dedos revoloteaban generando sonido melodioso, lo que hizo que este joven ganara constantes aplausos en el salón de banquetes. Aunque lleva solo más de un año aprendiendo el Guzheng con la profesora Wu Zhongbei del Instituto Confucio de la Universidad Alfred, David Fuller tocaba este instrumento musical chino tan hábil que sorprendió a todos los invitados allí presentes.


Estudiante estadounidense interpretando el Guzheng en la gala anual


Estudiantes estadounidenses interpretando el Guzheng en la gala anual

Bajo el tema “Promover la innovación local, la influencia global y la construcción de comunidades de aprendizaje permanente”, se congregaron alrededor de 200 invitados provenientes de distintos ámbitos sociales de Estados Unidos en esta gala anual en la que también se otorgaron a los diez ganadores los Premios al Intercambio Cultural 2019.


Diez estudiantes estadounidenses ganando el Premio al Intercambio Cultural China-Estados Unidos 2019

Estos diez estudiantes del Instituto Confucio poseen diez diferentes historias con la institución.

Jaivi Chandola, niña de nueve años, proviene de Búfalo, en el estado de Nueva York. Partiendo desde lo más básico como los números, los colores y los alimentos, empezó a aprender el idioma chino en el Instituto Confucio de la Universidad de Búfalo cuando tenía cinco años. Aprobó el examen HSK 3 a sus ocho años. “El aprendizaje de chino me ha reportado mucho placer y nuevas experiencias”, dijo la niña. La pasada Navidad, su maestro de chino le regaló un juego de pincel, tinta, papel y tintero de piedra. “Estoy aprendiendo la caligrafía. Mi meta en cuanto al aprendizaje de chino es dominar muy bien las cuatro habilidades de escuchar, hablar, leer y escribir. En el futuro, me dedicaré a la comunicación y cooperación entre Estados Unidos y China para que el mundo sea más hermoso”.

Dean Zollman, distinguido profesor de la Universidad Estatal de Kansas (KSU, por sus siglas en inglés), antes director de la Facultad de Física de esa universidad, ahora tiene más de setenta años. La historia entre él y el Instituto Confucio empezó en 2017. Como físico, viajó por todo el mundo frecuentemente para asistir a conferencias académicas. Tras tres visitas a China, Dean Zollman comenzó a interesarse por el idioma chino. En la primavera de 2017, se apresuró a inscribirse al enterarse de que el Instituto Confucio de la KSU abrió clases de chino al público. “¿Por qué no? Aunque estoy jubilado, todavía puedo organizar mi horario muy bien”, dijo el profesor. Estudió latín y alemán. A su juicio, aprender un idioma consiste no solo en adquirir palabras nuevas, sino también en conocer una nueva cultura y forma de pensar. “Con la profundización de mis estudios, mi comprensión de la historia y la cultura detrás del chino está aumentando, y mi propio pensamiento se diversifica constantemente”.

Kiietti Walker-Parker, escritora y profesora de la Facultad de Literatura de la Universidad A&M de Alabama, al sur de Estados Unidos, creció en el campo sureño del país donde el ambiente cultural es uniforme y cerrado. Su mayor placer tras haberse casado es viajar por el mundo con su esposo. Después de recorrer algunos lugares de Europa y Asia, una idea audaz nació en su mente: “Quiero aprender chino. Quiero entender por qué esta lengua ha estado circulando durante más de 5 000 años y mantiene un alto grado de consistencia interna”. Kiietti Walker-Parker añadió: “En el mundo de hoy, nadie, con cualquier sexo, cultura o raza, puede ser independiente. Necesitamos ser interdependientes y compartir con los demás nuestros conocimientos, comprensiones, oportunidades, felicidad y valores. Los estadounidenses debemos aprender mucho de los chinos. Diferentes personas del mundo deben aprender mutuamente para lograr un progreso común en todos los ámbitos”.

Michael Briggs, del College William y Mary, tiene nueve hermanos, de entre los cuales, su hermano menor Noé fue adoptado en China por sus padres. Michael está determinado a dominar el chino porque en el futuro, quiere acompañar a su hermano para que encuentre sus raíces chinas. Después de dos años del aprendizaje de chino, decidió, una vez graduado de la universidad, estudiar Administración Comercial en China.

Jerrad Solberg, quien había sufrido la parálisis cerebral y aún presenta dificultades para caminar, supera muchos retos para aprender chino gracias a la experiencia de que su abuela, de 76 años, visitó la Gran Muralla china en 2013. “Ella me animó a viajar a los países extranjeros como ella”. El año pasado, Gerrard Solberg escaló la Gran Muralla con gran perseverancia. Este año, desafortunadamente, su abuela falleció. Antes de su muerte, confesó sentirse profundamente satisfecha con la insistencia de su nieto en la exploración al exterior. “Sus últimas palabras me acompañarán para que continué mi historia china”, manifestó el joven.

......

Durante la gala anual, algunos invitados especiales estadounidenses también compartieron su rica experiencia con todos, y expresaron su aprecio y apoyo en la educación del Instituto Confucio.

“El Instituto Confucio es un puente importante que conecta a China con el mundo”, expresó Robbyn Wacker, rector de la Universidad Estatal de St. Cloud de Minnesota, Estados Unidos. Según él, el rápido desarrollo de China está cambiando el mundo. Por lo tanto, aprender la historia, la cultura y el idioma de China es vital para entender la China del siglo XXI. Se puede obtener información simple a través de internet, pero una comunicación y comprensión más profunda solo se puede lograr a través de intercambios culturales más extensos.

“La Universidad Estatal de St. Cloud también ha aumentado su confianza internacional con su estrecha interacción con China”. Robbyn Wacker señaló que los avances tecnológicos han acortado distancias en todo el mundo. En esta aldea global, el aislacionismo no es una opción, ya que debemos enfrentar juntos desafíos comunes como el cambio climático, la pobreza extrema, la seguridad alimentaria, etc.

Dan Mote, director de la Academia Nacional de Ingeniería de EE. UU, fue rector de la Universidad de Maryland. En 2004, dirigió el establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Maryland, el primero de su tipo en Estados Unidos. Posteriormente, amplió la enseñanza de chino a más de 50 escuelas primarias y secundarias del estado de Maryland.

“Realmente debemos entendernos mutuamente a través de intercambios culturales. Esta es la clave para impulsar el desarrollo de las relaciones sino-estadounidenses”. Según Dan Mote, existen numerosos malentendidos fundamentales entre Estados Unidos y China y para la resolución, los dos pueblos deben trabajar arduamente. “¿Alguna vez puedes mejorar una relación a través del distanciamiento?”, preguntó Dan Mote. Recordó que durante los 15 años transcurridos desde su establecimiento, el Instituto Confucio de la Universidad de Maryland ha experimentado un vigoroso desarrollo. Es un proyecto educativo a nivel mundial, a través del cual los estudiantes estadounidenses pueden conocer profundamente el idioma, la cultura y la música de otra gran potencia, lo cual los beneficia mucho.


Dan Mote otorgando premios a los estudiantes ganadores

“Si podemos ofrecer oportunidades para que las personas cumplan sus deseos, podemos empoderarlas”, manifestó a nuestros reporteros Gao Qing, director del Centro Estadounidense del Instituto Confucio. Las historias compartidas por los estudiantes americanos reflejan un proceso de comunicación y aprendizaje mutuo entre personas con diversos antecedentes culturales. En la actualidad, una poderosa fuerza intenta negar el valor de multiculturalismo e impedir los programas de intercambio mundial. “Pero siempre creemos que es correcto fortalecer los intercambios y contactos entre los pueblos, en vez de permanecer aislados y en confrontación”.

(people.cn, en Washington D.C., 15 de septiembre. Periodistas: Zhang Niansheng y Zhang Mengxu; fotografía: Zhang Mengxu)

Enlace al texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes