Sinólogo austriaco Richard Trappl: un viaje a China, un afecto para toda la vida

[Fuente]    Chinanews.com [Fecha de Publicación]    2019-04-28 15:33:47 
 


Richard Trappl (segundo a la derecha en primera fila) plantando el árbol de la amistad en la Universidad de Changchun

El sinólogo austriaco Richard Trappl, de casi setenta años, recientemente hizo una visita a Changchun a invitación de la Universidad de Changchun, dónde plantó un pino verde como símbolo de la amistad, el quinto árbol plantado por él en China.

“Como los árboles son más longevos que los seres humanos, la amistad existirá aun después de que yo fallezca”, dijo Richard Trappl en chino fluido y rápido. Con su pelo rubio y estado espirituoso, el sinólogo prometió plantar en el futuro aún más árboles que simbolicen la amistad entre ambos países.

En junio de 2018, el erudito austriaco asistió al Foro de Educación y Desarrollo de Sordos de China y Estados Unidos, organizado por la Universidad de Changchun, entablando así una amistad con dicha universidad. Durante la presente visita, sostendrá con esta universidad negociaciones cooperativas en materia de programas sobre la cultura tradicional china.

El sinólogo también es el director de la parte austriaca del Instituto Confucio de la Universidad de Viena, Austria. En cuanto a su amistad con China, esta se remonta a unos cuarenta años atrás.

En 1973, la Universidad de Viena estableció la Facultad de Sinología, y Richard Trappl fue uno de sus primeros estudiantes. Al año siguiente, tras un viaje de diez días, llegó finalmente a Beijing para estudiar. Este periplo en China lo unió de por vida a China.

“Nací cuando mis padres tenían más de cuarenta años. Ellos no sabían nada sobre China, pero me permitieron visitar este país solo porque me gustaba el idioma chino”, expresó Richard Trappl, quien todavía sigue sintiendo un gran agradecimiento hacia sus padres por su apoyo.

En el camino entre la Estación Ferroviaria de Beijing y la Universidad de Lenguas y Culturas de Beijing, según recordó él, aparte de los autobuses, había pocos coches en las calles, pero sí muchas bicicletas, y no había farolas. En aquel entonces, los niños lo seguían y lo miraban durante mucho tiempo ya que era un extranjero.

“También hice trabajos en el campo y la fábrica, hice excavaciones en la Comuna Popular de Amistad Sino-Albanesa de Beijing, y vine a clases de las óperas revolucionarias modelo que la universidad programó especialmente para los estudiantes extranjeros”, relató Richard Trappl.

A medida que profundizaba poco a poco su conocimiento sobre China, Richard Trappl se dedicó aún más al estudio de la cultura, la filosofía y la historia china, entre otros ámbitos. En 1979, eligió el desarrollo literario de las dinastías Wei, Jin, Norte y Sur como enfoque de su tesis doctoral, y le gustaba especialmente Wen-hsin Tiao-lung (The Literary Mind and the Carving of Dragons).

“Mediante la investigación de las obras literarias chinas, me di cuenta de que las ideas de los chinos se estaban transformando silenciosamente, haciéndose más abiertas”, indicó el académico.

Desde 1978, visitó China casi todos los años. Especialmente desde que se convirtió en el representante de la Universidad de Viena para China en 1997, tuvo más oportunidades de viajar al país asiático por trabajo. “El desarrollo de China ha llegado más allá de mi imaginación, y tengo mucha suerte de presenciarlo”, dijo él.

Además, Richard Trappl desempeña el papel de “difusor” de la cultura china. En 2006, bajo su esfuerzo, la Universidad de Viena y la Universidad de Lenguas y Culturas de Beijing establecieron conjuntamente el Instituto Confucio de la Universidad de Viena, con el objetivo de que más personas conozcan el chino y la cultura china.

En Austria, la clase de la cultura china impartida por Richard Trappl es muy popular, atrayendo incluso a numerosos diplomáticos. “Llevo más de cuarenta años dando clases de la cultura china a miles de estudiantes”, manifestó el erudito. Añadió que cada día más personas tienen ganas de conocer China.

Richard Trappl está completamente convencido de un viejo dicho de China: “Más vale ver una sola vez que oír cien veces”. Durante los últimos años, lleva a sus alumnos a China todos los años para que conozcan de cerca la China real. “Solo un tercio de mis estudiantes son austriacos y el resto proceden de otros países”, explicó el sinólogo.

Durante esta visita a China, Richard Trappl tiene un horario bastante apretado. Además de Changchun, realizará intercambios académicos en Shanghai, Hong Kong, entre otras ciudades, y asistirá al II Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional en Beijing.

“Todas las relaciones económicas y políticas están arraigadas en la cultura. Como erudito dedicado al intercambio cultural, promover la comunicación y el entendimiento mutuo entre ambas partes es la mejor manera de evitar malinterpretaciones y conflictos”, manifestó Richard Trappl.

(Chinanews.com, en Changchun, 24 de abril, periodista/fotógrafo: Guo Jia)

Enlace al texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes