“Una iniciativa de cooperación valiente y con visión de futuro”
(El viento viene de Oriente - personalidades internacionales discuten sobre la cooperación de “la Franja y la Ruta”)

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2019-03-20 13:56:17 
 

Hagamos que ambas partes logren mejores oportunidades de desarrollo

(Italia) Alessandra Lavagnino

La construcción de “la Franja y la Ruta” fortalece el desarrollo común de todos los países, con la que muchos han logrado beneficios y los pueblos de países a lo largo de la ruta han disfrutado del “dividendo” de desarrollo. La construcción de “la Franja y la Ruta” ha proporcionado un nuevo concepto y una solución de referencia al desarrollo futuro de la economía mundial.

La historia entre China y yo puede remontarse a hace más de 60 años. En 1957, mi padre Francesco Lavagnino se interesó mucho por la cultura china y filmó en China el documental La Gran Muralla con el famoso director italiano Rizzani. Después de regresar a casa, mi padre me contó sus experiencias, que me impresionaron mucho. Desde aquel entonces, empecé a conocer este país misterioso para los de fuera.

A principales de los años 70, tuve la suerte de ser elegido como maestra de italiano enviado por el gobierno para estudiar y trabajar en el Instituto de Estudios Internacionales de Shanghai (nombre actual: la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai). Desde ese momento, me he dedicado al trabajo relacionado con el idioma chino y la cultura china. Desde 2009, con la fundación del Instituto Confucio de la Universidad de Milán, he desempeñado el cargo de director de la contraparte italiana de esta institución.

Cada año visito China. En los últimos 40 años, he observado los constantes cambios sucedidos debido a “la velocidad de China” y me he embriagado con el carisma de la profunda cultura china. De ella, la cultura de Dunhuang encierra un destino inseparable de mí. En 1973, aunque no visité China, la cultura de Dunhuang y las cuevas de Mogao fueron el tema de investigación de mi tesis. Como importante ciudad a lo largo de la antigua Ruta de la Seda, Dunhuang se considera como un palacio de arte, y aún más un depósito de tesoros documentales. Hasta la fecha, podemos sentir en Dunhuang el esplendor de los tratos comerciales y la prosperidad de los intercambios culturales en la antigua Ruta de la Seda.

Europa y Asia han tenido relaciones estrechas en ámbitos de la cultura, el idioma, la ideología y las civilizaciones desde la antigüedad. En la época del Imperio Romano, Italia empezó a llevar a cabo intercambios comerciales con China y con los países eurasiáticos a través de la antigua Ruta de la Seda que partió desde Chang’an y llegó a Roma. En esa ruta, Italia era nudo de comunicación para el mar Mediterráneo y punto clave para la antigua Ruta de la Seda debido a su situación geográfica única y ventajas cooperativas.

La cooperación económica y comercial entre Italia y China se viene haciendo cada vez más firme acompañándose con los cencerros de camellos en la ruta y los incontables barcos en el mar. En el presente, Italia es uno de los más importantes países de destinos de inversión de China en la Unión Europea. Como un relevante país a lo largo de “la Franja y la Ruta”, Italia es consciente de las oportunidades significativas de desarrollo ofrecidas por la iniciativa, y desea atraer a las empresas y tecnologías chinas a través de una serie de medidas, así como ayudar a las empresas italianas a entrar en el mercado chino. Mediante la construcción conjunta de “la Franja y la Ruta”, Italia y China profundizan sus asociaciones, a fin de lograr mejores oportunidades de desarrollo.

Sin duda, la iniciativa de cooperación de “la Franja y la Ruta” es valiente y tiene visión de futuro. Los resultados del desarrollo de China en estos últimos años están a la vista de todos. La construcción de “la Franja y la Ruta” fortalece el desarrollo común de todos los países, con la que muchos han logrado beneficios. Además, los pueblos de países a lo largo de la ruta han disfrutado del “dividendo” de desarrollo. La construcción de “la Franja y la Ruta” ha proporcionado un nuevo concepto y una solución de referencia al desarrollo futuro de la economía mundial.

Yo no solo soy una trabajadora del ámbito educativo sino también una investigadora cultural. En la historia, la antigua Ruta de la Seda ofreció las oportunidades de los intercambios culturales entre Oriente y Occidente, e hizo realidad el aprendizaje mutuo y la comunicación entre las civilizaciones y sabiduría eurasiáticas. Hoy en día, desde la construcción de “la Franja y la Ruta”, he descubierto la energía y las oportunidades proporcionadas por este gran corredor internacional hacia la prosperidad cultural.

Italia y China son respectivamente civilizaciones de Occidente y Oriente con una larga historia, y cuentan con una amistad de larga data. En la actualidad, ambas naciones realizan intercambios culturales más frecuentemente. Hay en total 3 305 estudiantes en el Instituto Confucio de la Universidad de Milán y en las cuatro Aulas Confucio subordinadas y doce puntos docentes de chino. En Milán, seis universidades imparten cursos de chino, y 43 escuelas de la región de Lombardía, donde se encuentra Milán, han listado el idioma chino en sus cursos obligatorios. Cada vez más italianos están interesados por la brillante y milenaria cultura e historia china y empiezan a aprender el idioma chino. Asimismo, cada vez más italianos trabajan y estudian en China. Se puede decir que la construcción de “la Franja y la Ruta” ha aportado nuevos métodos de comunicación y plataformas de colaboración para ambos países.

Desde 2016, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán celebra el seminario cooperativo anual de “la Franja y la Ruta”. En el futuro, continuaremos dedicándonos a los intercambios culturales más profundos entre ambos países con la ayuda de esta ruta de oro en búsqueda de novedosos modelos de comunicación para el diálogo. La construcción de “la Franja y la Ruta” ha creado una era de oro sin precedentes en los intercambios culturales entre Italia y China, mientras que los intercambios entre las culturas de Oriente y Occidente y la comunicación entre los pueblos inevitablemente inyectarán una vitalidad más fuerte a la construcción de “la Franja y la Ruta”.

El mundo actual es abierto y todos asumimos la responsabilidad de impulsar el desarrollo económico y cultural del mundo. China sigue su desarrollo estable y saludable en ámbito económico, y beneficia a los demás países gracias a la construcción cooperativa de “la Franja y la Ruta”, lo que muestra la responsabilidad de una gran potencia.

(Autor: Alessandra Lavagnino, directora de la contraparte italiana del Instituto Confucio de la Universidad de Milán; editor y periodista: Ye Qi, acreditado en Italia)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes