Comunicado: La enseñanza del chino en España logra resultados fructíferos

[Fuente]    xinhuanet.com [Fecha de Publicación]    2018-11-30 17:43:55 
 

“Buscando y buscando, he encontrado a un buen amigo”, una voz infantil, alta y clara, que entonaba esta conocida canción china, resonaba en un aula común de una escuela primaria de España.

Fuera del aula, frondosos olivos se encuentran escondidos entre tejados rojos y columnas talladas: estamos en una escuela primaria de Armilla, un pequeño pueblo localizado en la Comunidad Autónoma de Andalucía, España, donde los niños españoles comienzan a aprender chino desde el primer grado de primaria.

La clase de chino en la escuela primaria de Armilla constituye justamente una representación en miniatura de la situación de la enseñanza del chino para niños en toda España.

Según Zhong Xiwei, responsable de la Oficina de Educación de la Embajada de China en España, en la actualidad, España cuenta con más de 200 escuelas primarias y secundarias que han implantado clases de chino, y tan solo en la Comunidad Autónoma de Madrid se registran 32 de ellas.

“La población y la superficie de la Comunidad Autónoma de Andalucía ocupan los primeros puestos en España, y también es donde se halla un mayor entusiasmo por el aprendizaje del chino”, manifestaba con orgullo Abelardo de la Rosa Díaz, director general de Ordenación Educativa de la Consejería de Educación de Andalucía.

A partir del año 2011, la Comunidad Autónoma de Andalucía ha puesto a prueba en toda la región la inclusión del chino en el sistema de educación primaria y secundaria en zonas piloto. Hasta hoy en día, se han establecido Aulas Confucio en todas las ocho provincias de la Comunidad, junto con 34 asociados centros didácticos del chino. El número de estudiantes matriculados se ha multiplicado por seis en el transcurso de siete años, superando actualmente los 3 800 .

El pasado 9 de noviembre, se celebró en Barcelona el II Coloquio “El chino en la enseñanza española”, en la cual los invitados asistentes de ambos países coincidían en que el chino debería ser formalmente incluido en la prueba española de Selectividad lo antes posible, constituyendo una asignatura formal para la prueba de acceso a la universidad.

Al mismo tiempo, la enseñanza de chino para adultos, representada por el Instituto Confucio, también ha logrado resultados fructíferos en este país de la península ibérica.

De momento, se han instalado 8 Institutos Confucio en España, dispersados desde las costas valencianas hasta las nevadas serranías granadinas; desde la próspera capital madrileña, hasta la antigua y sosegada Toledo... La enseñanza de la lengua y cultura china se extiende por diversas y variopintas regiones de España, creando auténticos arcos iris para el intercambio sino-español.

El Instituto Confucio de Barcelona creó una fundación en 2010 para que operase como entidad jurídica independiente. En los últimos ocho años, dicho instituto ha firmado acuerdos colaborativos con 12 universidades de la Comunidad Autónoma de Cataluña, configurando un sistema didáctico de chino titulado “1+12” que cubre toda la región. Chang Shiru, director de la fundación y director de la parte china del Instituto Confucio, afirmaba que la disposición de “un gran Instituto Confucio” y el formato de fundación han flexibilizado la operación del Instituto Confucio, contribuyendo a que éste sea acogido por más instituciones.

Por otro lado, el Instituto Confucio de Madrid ha aprovechado plenamente las ventajas de su ubicación en la capital y de la abundante comunidad china allí residente. “El Instituto Confucio participa activamente en las principales actividades culturales de todo tipo como el desfile del Año Nuevo. Durante la Fiesta de la Primavera, también organiza eventos junto con la comunidad china para mostrar el glamour de la cultura china a los ciudadanos madrileños”, explicaba Chen Danna, directora de la contraparte china del Instituto Confucio de Madrid. En la actualidad, el número de estudiantes matriculados cada año en dicho instituto supera los 700, cifra que, durante años consecutivos, ha presentado un continuo ascenso.

“Un Instituto Confucio académico” es la marca que el Instituto Confucio de la Universidad de Granada lleva empeñándose en forjar desde hace muchos años, el cual, fundado conjuntamente por la Universidad de Beijing y la Universidad de Granada, tuvo como su primer director chino a Fan Ye, traductor de la versión al chino de Cien años de soledad, mientras que tiene como su actual directora de la contraparte extranjera a Alicia Relinque, sinóloga española y traductora de las versiones al español de El Pabellón de las Peonías y El ciruelo en el vaso de oro. Valiéndose del bagaje académico de las dos universidades, dicho instituto se ha convertido en una base relevante para las investigaciones de la sinología y los intercambios académicos de España.

Lü Wenna, actual directora de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Granada, señalaba que dicha institución, desde su establecimiento en 2008, ha estado comprometida con una investigación y promoción “en fondo” de la sinología. Este año ha organizado 28 conferencias académicas, ya que “la prioridad otorgada a la investigación académica constituye el principio de la gestión del Instituto Confucio de la Universidad de Granada”. Bu Shan, la antecesora de Lü Wenna, también había ostentado puntos de vista similares.

De acuerdo con las estadísticas de la Oficina de Educación de la Embajada de China en España, actualmente, el país posee 50 mil estudiantes de chino, y el número de participantes en el examen HSK ocupa el primer puesto del ranking europeo. Al mismo tiempo, los estudiantes españoles que estudian en China ya supera los cuatro mil.

Celeste Bañeza, de Cáceres, una ciudad pequeña del sur de España, estudió chino durante cuatro años en la universidad. Después de graduarse, trabajó en la Escuela de Lenguas Extranjeras de Suzhou como profesora de español y, más tarde, de regreso a España, empezó a enseñar el chino en una escuela. “Lo mejor de aprender el chino es que me permitió convertirme en profesora. Aprender el idioma chino nos crea más variadas oportunidades laborales, y cada persona puede conseguir un mejor desarrollo profesional por medio del idioma chino”.

El aprendizaje del chino también ha abierto una puerta de posibilidad a la vida de otra chica española, Belén Castiñeira, quien lleva ya seis años viviendo en Beijing trabajando para el Grupo Lenovo. “El vigoroso mercado chino crea potencialidades ilimitadas para los jóvenes, y la vida en Beijing me ha enseñado cómo perseguir la autorealización personal”.

Con el rápido desarrollo de China y la continua difusión de la enseñanza del chino, cada día más españoles entran en contacto con esta milenaria lengua oriental, por lo que la vida de mucha gente está experimentando “cambios maravillosos”. Como dijo el estudiante extranjero José Morente, “el chino ocupará para siempre un lugar privilegiado en mi corazón”.

(Agencia de Noticias Xinhua, en Madrid, 25 de noviembre, periodistas: Guo Qiuda, Feng Junwei)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes