Tras una década de esfuerzos, se empieza a recoger talentos de chino
- Ceremonia del décimo aniversario del Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo y de entrega de la Beca de Embajador de China

[Fuente]    Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo, Madagascar [Fecha de Publicación]    2018-10-07 14:39:49 
 

El pasado 28 de septiembre, hora local, en el salón de actos de la Universidad de Antananarivo, tenía lugar la celebración del décimo aniversario del Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo (Madagascar) y la ceremonia de entrega de la Beca de Embajador de China, a la que asistían Christian Ralijaona, secretario general del Ministerio de Educación Superior e Investigación Científica de Madagascar; Rocquie Evelyne Rabemanantsoa, presidenta del Consejo de la Universidad de Antananarivo; Panja Ramanoelina, rector de dicha universidad; Yang Xiaorong, embajadora de China en Madagascar; Chen Yunping, vicerrector de la Universidad Normal de Jiangxi; Chen Lijuan, ex directora de la contraparte china del Instituto Confucio; así como representantes de empresas chinas y de asociaciones de chinos en Madagascar, una delegación de la Universidad Normal de Jiangxi, el cuerpo docente del Instituto Confucio, además los estudiantes en compañía de sus familiares.

Yang Xiaorong, en su discurso, afirmaba los logros del desarrollo del Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo durante estos últimos diez años. Señalaba que, en la actualidad, la Universidad de Antananarivo, la Universidad de Fianarantsoa y la Universidad de Toamasina, entre otras principales universidades malgaches, han incorporado sucesivamente la enseñanza del chino a su sistema educativo. Con el establecimiento del Aula Confucio de la Escuela Nido de Pequeños Pájaros, el idioma chino, como una asignatura obligatoria, ha sido incluido en el sistema del plan de clases de primaria, secundaria y preparatoria de este país. Además, en su intervención, Yang Xiaorong no escatimaba elogios: “Como el primer Instituto Confucio de Madagascar, el Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo no solo es pionero en la enseñanza del idioma chino y en la promoción de la cultura china en Madagascar, sino que también se ha convertido en un punto destacado en los intercambios culturales entre China y Madagascar y en un excelente modelo del desarrollo de las relaciones amistosas entre ambos países”.


Yang Xiaorong durante su discurso

Christian Ralijaona, por su parte, reiteraba en su discurso la importancia que reviste aprender el idioma chino y conocer la cultura china para el pueblo malgache, manifestando su esperanza de seguir fortaleciendo la cooperación cultural y educativa entre ambas naciones.


Christian Ralijaona durante su discurso

Mientras, el rector Panja Ramanoelina expresaba en el discurso su alto reconocimiento al Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo por su progreso y desarrollo logrados durante los últimos diez años, indicando que esta institución no solo es para los estudiantes un paraíso o un jardín del aprendizaje del idioma chino y de la cultura china, sino que también se erige como una plataforma para los intercambios culturales y un puente de amistad tendido entre los pueblos chino y malgache.


Panja Ramanoelina durante su discurso

Además, Chen Yunping en su discurso presentaba un resumen retrospectivo, lleno de elogios, en torno a los logros conseguidos por el Instituto Confucio durante la última década y, asimismo, expresaba su agradecimiento a la Embajada de China en Madagascar, a la Universidad de Antananarivo, a las empresas chinas y las asociaciones de chinos en Madagascar, así como a los maestros y trabajadores del Instituto Confucio por sus arduos esfuerzos y dedicación durante los últimos diez años.


Chen Yunping durante su discurso

Tras los discursos, todos los invitados tomaban parte en la ceremonia de inauguración del laboratorio conjunto de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad Normal de Jiangxi y la Escuela de Agricultura de la Universidad de Antananarivo.


Ceremonia de inauguración

Yang Xiaorong también hacía entrega de premios a los estudiantes galardonados con la Beca de Embajador de China 2018 y les alentaba a seguir esforzándose para aprender bien el chino. En esta ceremonia, también se otorgaban el premio “Mensajero del Idioma Chino” y el premio Destacada Contribución al Idioma Chino. Zhu Liya, Wu Ni y Ma Lina, maestras nativas del idioma chino del Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo, fueron premiadas con el título honorífico de “Mensajero del Idioma Chino”.


Foto en grupo de Yang Xiaorong y los ganadores de la Beca de Embajador de China

Para las actuaciones artísticas posteriores, el equipo de aeróbic de la Universidad Normal de Jiangxi había sido invitado al evento. Los números como Salon, Chef, Fire, Gladiators, danza de aeróbic, tango, gimnasia aeróbica individual femenina y de parejas mixtas, entre otros, se granjeaban los aplausos y vítores de la audiencia presente, quien, ya finalizada la actuación, todavía se sentía inmersa en la misma.


La actuación Salon del equipo de aeróbic


La actuación Fire del equipo de aeróbic

Los bailes El espíritu del pavo real y El encanto de seis provincias de Madagascar, preparados por el Instituto Confucio, no tenían nada que envidiar a las interpretaciones del equipo profesional, recibiendo también sonados aplausos continuos.


Estudiantes del Instituto Confucio interpretando el baile malgache El encanto de seis provincias de Madagascar


Foto en grupo de los maestros y estudiantes del Instituto Confucio y los invitados

Desde su fundación hace diez años, el Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo se ha dedicado a la enseñanza del chino y a la promoción de la cultura china, habiendo cultivado a un gran número de talentos del chino en Madagascar, elevando así cada día más su reputación académica y logrando resultados docentes sobresalientes, todo lo cual se puede describir a la luz de un modismo chino: “Empezar a florecer una flor tras soplar la suave brisa primaveral durante diez años”, es decir, tras una década de esfuerzos, se empieza a recoger talentos de chino. La celebración del décimo aniversario no solo supone una mirada retrospectiva hacia la historia de administración y los logros obtenidos en la última década del Instituto Confucio, sino también una prospectiva para su desarrollo en el futuro.

Texto: Li Pingping; Fotos: Ling Peihua

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes