Construir un puente de la amistad entre África y China

[Fuente]    Diario del Pueblo y Universidad de Lengua y Cultura de Beijing [Fecha de Publicación]    2018-08-30 09:06:20 
 

“La conferencia de la profesora He me ofreció un conocimiento y una compresión completamente nuevos sobre las relaciones sino-africanas”, manifestó Ming Xu, de Nigeria, quien hizo varias preguntas a He Wenping, investigadora del Instituto de Estudios de Asia Occidental y de África de la Academia China de Ciencias Sociales, durante su conferencia de casi dos horas sobre las relaciones sino-africanas.

“Me conmovió mucho. Después de regresar a Nigeria, espero poder entablar unas investigaciones más extensas respecto a este tema”, se comentó así Ming Xu sobre la conferencia.


Ceremonia de apertura del Campamento de Verano para Jóvenes de China y África

Al igual que Ming Xu, 300 jóvenes chinos y africanos procedentes de 23 países de África y 10 universidades de China participaron en el Campamento de Verano “La Amistad entre China y África - Voluntad Juvenil” para Jóvenes de China y África, organizado por la Oficina General del Instituto Confucio (Hanban) y patrocinado por la Universidad de Lenguas y Culturas de Beijing.

En el campamento de verano de cuatro días de duración, los participantes realizaron juntos las tareas de investigación cultural en torno a los temas de la herencia lingüística y cultural, el aprendizaje recíproco entre distintas civilizaciones y el desarrollo de China y África en la época contemporánea desde cinco diversas perspectivas: educación, cultura, economía y comercio, ciencia y tecnología, y arte musical, logrando tanto percibir plenamente el carisma de la cultura china como construir un puente de amistad entre los jóvenes chinos y africanos durante los intercambios.

“Las ayudas por parte de China son reales y tangibles”

“La generación joven de África reviste una gran vitalidad en su mente y está dispuesta a reflexionar”, describió de esta manera He Wenping su impresión sobre los asistentes a la conferencia, es decir, los participantes kenianos y nigerianos del campamento.

He Wenping desarrolló su conferencia respecto a temas como la historia en torno a la puesta en marcha del ferrocarril Mombasa-Nairobi y la presentación del desarrollo de las relaciones entre China y África, con exposiciones de “relatos y opiniones”, en la cual los participantes del campamento formularon preguntas con mucho entusiasmo y realizaron frecuentes interacciones.

“Con los conocimientos que tengo de momento, todavía no puedo hacer una descripción profunda acerca de las relaciones sino-africanas, pero la conferencia de la profesora He me ha inspirado muchas reflexiones”, manifestó Ming Xu, quien vino a China por primera vez, hablando de su impresión sobre el país asiático, “El ferrocarril Abuja-Kaduna es muy conocido en Nigeria. China nos ayuda en la promoción de la construcción de infraestructura, que ha cambiado la fisonomía de las ciudades nigerianas”.


Ceremonia de apertura del Campamento de Verano

De hecho, con el lanzamiento del tren Abuja-Kaduna, Nigeria anunció el final de su historia de vías férreas no estándares. Según los datos, para la construcción de este ferrocarril se contrataron totalmente 16 738 trabajadores locales y se generaron indirectamente cerca de 150 000 ofertas de empleo en la localidad. Por otro lado, el proyecto incentivó considerablemente el desarrollo de los sectores locales del cemento, acero y asfalto. Después de la entrada en funcionamiento del tren, las empresas chinas han ofrecido formación profesional y soporte técnico omnidireccional para ayudar a cultivar una gran cantidad de talentos en la operación y gestión ferroviaria, que escaseaban en la localidad.

Zhang Xian, director de la parte china del Instituto Confucio de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Ruanda y participante en este campamento, se sintió también emocionado ante la hospitalidad de la gente local, y expresó: “Los jóvenes me dijeron que los apoyos brindados por China no están sujetos a ninguna condición adicional, sino que son ayudas reales y tangibles. Estos jóvenes sienten un afecto profundo a China. Es justamente el rápido desarrollo de China lo que les llama la atención a este país”.

“Los jóvenes ruandeses no solo conocen las películas chinas, sino también los ‘cuatro nuevos inventos chinos’”. Más de 20 jóvenes que participaron en este campamento junto con Zhang Xian experimentaron las bicicletas compartidas al llegar a Beijing, “Los alumnos se encontraron entusiastas”.

“Espero poder mantener la amistad entre los jóvenes chinos y africanos”

Durante este campamento, 300 jóvenes chinos y africanos visitaron juntos la Ciudad Prohibida para experimentar la cultura china. Además, llevaron a cabo actividades sobre la iniciativa para la herencia y la protección del patrimonio cultural, aportando así sus contribuciones a la empresa de la protección cultural con sus voces y vigor juvenil.


Foto en grupo en la Ciudad Prohibida

En la Ciudad Prohibida, los numerosos salones y pabellones solemnes y espectaculares, las tallas preciosas en las vigas y columnas, así como una serie de estructuras arquitectónicas de estilo imperial impactaron en gran medida a los participantes del campamento, que a su vez inyectaron una vitalidad extraordinaria a la ciudad imperial.

Varias jóvenes camerunesas empezaron a improvisar un baile tradicional africano en un espacio vacío, atrayendo a muchos turistas de la Ciudad Prohibida, que se detuvieron a contemplar sus representaciones. Asimismo, otros también interactuaron activamente y se divirtieron con los turistas chinos tomando fotos y selfis.


La participante Zong Siyu

“Al ver a los jóvenes kenianos cantando y bailando en la Ciudad Prohibida, nosotros pudimos sentir de persona su sincero entusiasmo. A mi juicio, el significado de este campamento de verano radica en compartir esa alegría con más gente”, expresó la participante Zong Siyu, de la Universidad Normal de Tianjin.


El participante africano Xiang Zhuyan

“Si mis amigos piensan visitar China, les recomendaré sin duda alguna la Ciudad Prohibida. Es un viaje increíble, ya que las arquitecturas tradicionales son tan imponentes y majestuosas que te cuesta imaginar que hace cientos de años los chinos ya podían levantar palacios tan grandiosos solo con madera… Espero poder participar en más actividades semejantes en el futuro para mantener la amistad entre los jóvenes chinos y africanos!”, dijo el mozambiqueño Xiang Zhuyan con mucha emoción.


Los jóvenes chinos y africanos lanzando iniciativa en la Gran Muralla

En la Gran Muralla, los jóvenes chinos y africanos, con una actitud responsable y respetuosa con la historia y la cultura, pronunciaron juntos y en voz alta la declaración Herencia de la Civilización y Responsabilidad de los Jóvenes - Iniciativa de Estudio y Protección del Patrimonio Cultural por parte de los Jóvenes del Mundo, demostrando así el cargo de responsabilidad y el vigor juvenil de que gozan los jóvenes tanto chinos como africanos contemporáneos, y contribuyendo además con sus acciones prácticas a la causa de la protección cultural.

“En mi opinión, como componente de esta generación joven, la forma más directa para impulsar los intercambios humanísticos entre China y África es ir al continente africano a servir como voluntario de enseñanza de chino, para así convertirse en un pequeño mensajero de los intercambios culturales entre China y esta región”, dijo Xiong Yiyi, de la Universidad Normal de Chongqing.

Por su parte, Antonio, proveniente de Guinea Ecuatorial, expresó: “Como una perla de la civilización mundial, la Gran Muralla merece una sustancial conservación y restauración según lo que firmamos en la declaración para la protección de reliquias culturales. Solo de esta manera, la civilización china perdurará y nosotros podremos presentar esta maravilla a la generación venidera”.

“Haré que mis hijos aprendan el chino”

En este campamento de verano, la mayoría de los participantes provenientes de África vinieron a China por primera vez, por lo que acercarse a este país asiático les ha abierto la mente.


Un participante captando la China que hay delante de sus ojos con la cámara

El fotógrafo Ming Xu quiso captar la China que hay delante de sus ojos con la cámara y empezó a fotografiar desde que el avión aterrizó en Beijing. Antes de venir, Ming Xu dijo que tenía “cierto conocimiento” sobre China, pero al llegar a este país, describió este viaje por China con las palabras “sentimientos totalmente diferentes”.

“Siento que el ritmo en China es muy rápido, pero al mismo tiempo que China es un país de larga historia. Anhelo no solo conocer lo más posible sobre los chinos y la cultura china, sino también poder comunicarme en chino fluido. Después de regresar a mi país, quiero dedicar más tiempo a aprender este idioma. Además, si tengo hijos, también haré que aprendan la lengua china”, contó Ming Xu.


Foto en grupo de los participantes en la Gran Muralla

Para He Mei, de Ruanda, lo que le impresionó más fue el pueblo chino hospitalario y la sabrosa comida china: “Los chinos son muy amables y la comida china es muy variada y exquisita, sobre todo los fideos, que están muy ricos”. Esta chica, que estudia Tecnología de Información Comercial en la Universidad Nacional de Ruanda, quiere esforzarse en el futuro para “seguir los estudios en la Universidad de Lenguas y Culturas de Beijing”.

Igual a He Mei, Chen Andong de Kenia también espera poder lograr la beca para “ir a estudiar a China” en el futuro. Las conferencias de contenido variado, la comida china apetitosa… Todo esto le hizo sentir que “había obtenido mucho”.


El participante Antoine donando sangre

Por su parte, el participante Antoine expresó sus sentimientos hacia China de una manera especial. Cuando visitó Wudaokou, subió a un autobús de donación de sangre fuera de un centro comercial y dijo: “Espero ofrecer cierta ayuda de esta manera”.

“He sentido el entusiasmo de los chinos”

Durante el curso de formación cultural, los miembros del grupo de arte musical sino-africano visitaron el Teatro Mei Lanfang y el Gran Teatro Nacional de China para experimentar y explorar en persona el encanto maravilloso del arte tradicional chino.


Foto en grupo delante del Teatro Mei Lanfang

Sobre el escenario del Teatro Mei Lanfang, los estudiantes africanos interpretaron canciones en inglés. Ma Lan y Ling Lan, estudiantes sudanesas, pusieron en escena el número de la Ópera de Pekín Rap de la máscara, granjeándose los aplausos de todos los allí presentes. Luego los participantes visitaron juntos la calle Qianmen y Shimao Tianjie, percibiendo la prosperidad de la zona comercial y apreciando el carisma de arquitectura tradicional pekinesa.

Henry, de Nigeria, dijo: “He visto muchas películas chinas, las cuales no solo promueven la popularidad de la enseñanza de chino, sino que también permiten a los pueblos africanos conocer China. A través de esta actividad de campamento de verano, he sentido el entusiasmo de los chinos”.


Participantes jugando al diábolo

Según Ling Lan, estudiante sudanesa, la música tradicional china resulta muy hermosa y elegante. Asimismo, a ella le encanta la cultura tradicional china, así que espera tener la oportunidad de aprender la caligrafía china.

Durante el curso de formación cultural, los estudiantes chinos y africanos no solo profundizaron su comprensión acerca de la música y la danza, entre otras artes chinas, sino que también llevaron a cabo múltiples discusiones y comunicaciones en torno a cuestiones como los intercambios artísticos entre China y África.

“Aprender chino es una opción prometedora”

La mayoría de los participantes africanos son estudiantes de Institutos Confucio de sus respectivos países y el aprendizaje de chino les hace enamorarse de China y acercarse a este país asiático.

Según Li Kesi, “Aprender chino es una opción prometedora”. Para ella, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos (Nigeria) no solo es el lugar donde estudia el idioma chino, sino que también le abre una ventana para conocer China. “Aprendí chino en el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos, y por eso tuve la oportunidad de venir a estudiarlo al Instituto de Tecnología de Beijing”.


Participantes observando una representación de artes marciales

Además, el encanto de la cultura china también ha permitido a Li Kesi quedarse en China durante más tiempo. Su curso de chino de seis meses de duración que empezó en septiembre del año pasado ya ha terminado, pero ella ha decidido quedarse. “No quiero detenerme con el dominio del idioma, sino que me gustaría también conocer la cultura china. Solo de esta manera puedo decir que ya conozco China”.

En septiembre de este año, Li Kesi se trasladará a la Universidad Normal de la Capital para cursar la carrera de Enseñanza Internacional del Chino. Además de los cursos regulares, ella también se ha apuntado a un curso de Guqin (cítara china), y añadió: “Espero conocer más sobre la brillante y profunda cultura china en un tiempo limitado”.


Participantes jugando al aro metálico

Zhang Xian todavía recordaba cuando los estudiantes del Instituto Confucio de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Ruanda interpretaron con emoción canciones como La Gran China. “Ellos pusieron sus sentimientos hacia China en las baladas, lo que se relacionó con que nuestros maestros no solo les enseñaron a entonar canciones chinas, sino que también les explicaron el significado de las letras”.

Según Zhan Xian, en la actualidad, el Instituto Confucio de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Ruanda cuenta con 5 000 estudiantes inscritos. Además de la sede del Instituto Confucio en dicha universidad, en todo el territorio ruandés se han establecido 13 centros de enseñanza del Instituto Confucio, distribuidos por diversos campus universitarios, escuelas secundarias locales, empresas chinas, instituciones, etc.

“Algunos centros de enseñanza tomaron la iniciativa de pedirnos que impartiéramos cursos de chino, fenómeno que pone de relieve la estrecha relación entre el aprendizaje de chino y la situación de empleo”, explicó Zhang Xian.


Yu Tianqi, directora adjunta ejecutiva de la Oficina General del Instituto Confucio y subdirectora de Hanban, dando su discurso en la ceremonia de inauguración

Yu Tianqi, directora adjunta ejecutiva de la Oficina General del Instituto Confucio y subdirectora de Hanban, señaló en su discurso en la ceremonia inaugural del Campamento de Verano para Jóvenes de China y África que el Instituto Confucio ha desempeñado un papel singular en diversos campos como la promoción de los intercambios y la cooperación educativos y culturales entre China y África, el impulso de la amistad entre los pueblos africanos, así como la construcción de una comunidad de destino común entre ambos países.

Ella deseó que los participantes de este campamento de verano puedan profundizar a través de la actividad su comprensión sobre China, traer la cultura de su propio país a China y también mejorar aún más el entendimiento mutuo y la comunicación con su fervor juvenil, a fin de convertirse en mensajeros populares de la amistad sino-africana y en la fuerza principal de los intercambios sino-africanos en el futuro.

Al final, Yu Tianqi manifestó que la Cumbre de Beijing del Foro de Cooperación China-África 2018 se celebrará este otoño, por consiguiente, las relaciones amistosas y cooperativas entre China y África se elevarán a un nuevo nivel y se adentrarán en una nueva etapa, lo que brindará nuevas oportunidades para el desarrollo del Instituto Confucio.

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes