“Aprender chino nos permite conocer mejor China”

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2018-08-01 09:37:12 
 


En los últimos años, se ha desencadenado en Tanzania una fiebre por el aprendizaje del chino. Fotografía: un profesor de chino local dirigiendo a sus estudiantes en el estudio de chino en el Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam

Información clave

Recientemente, el Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam ha organizado simultáneamente el Examen de Nivel de Chino (HSK) en cuatro puntos de prueba, tales como la Universidad de Dar es-Salam, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Mbeya, etc., donde un total de 303 estudiantes participaron en el examen del nivel uno al cinco. Según los datos, durante la primera mitad de 2018, el número de estudiantes tanzanos que han participado en el examen HSK ha alcanzado los 976, cifra que equivale aproximadamente al total de los participantes en 2017. Durante los últimos años, se ha levantado en Tanzania una fiebre por aprender chino. Cada vez más población local, motivada por el entusiasmo por el aprendizaje de chino o por el interés en la cultura china, se ha matriculado en los cursos del Aula Confucio.

Conocer la cultura china se convierte en una nueva moda entre los nativos

“‘píng píng zè zè píng píng zè’, el chino resuena melódico y hermoso en los oídos, porque enfatiza la modulación del tono y las pausas rítmicas. ¿Cómo de hermoso es el chino? Algunos ejemplos pueden ilustrar bien la respuesta: describiremos la montaña Kilimanjaro con Bá xuě ǎi ǎi (blanco y luciente con la nieve); al ver el Parque Nacional Serengueti, diremos de él shēng jī bó bó (lozano y vigoroso), mientras que Bì hǎi lán tiān (cielo azul y verde mar) lo reservaremos para hablar de Zanzíbar. ¡El chino es agradable y bello como una canción o un cuadro!”, exclamaba Joseph Guti, estudiante de 24 años de segundo curso de la Facultad de Física y Química de la Universidad de Dar es-Salam. A pesar de haber estudiado chino por tan solo seis meses, este joven ya podía recitar fluidamente en chino su discurso La hermosura del chino, con el cual había obtenido el segundo lugar en el concurso Puente Chino de este año, consiguiendo así la oportunidad de ir a China en julio para participar en la siguiente fase del concurso.

“Los caracteres chinos son muy bonitos, también son agradables la pronunciación y el tono de este idioma”, así se expresaba Guti, mientras recordaba los tiempos pasados en los que estudiaba chino, en contra de la opinión de sus familiares y amigos, quienes consideraban como una pérdida de tiempo el aprendizaje de esta lengua. “No cambió su actitud hasta que gané el premio en Puente Chino. Aprender chino me permite conocer mejor China”. A Guti le dio su nombre chino de “Gu Qiao古桥” (“puente antiguo”) su profesor chino, sobre eso el joven explicaba que, “Gu” sonaba como su propio nombre, mientras que “Qiao” simbolizaba la sólida amistad forjada con el paso del tiempo entre los pueblos de Tanzania y China. Además, expresaba su esperanza de convertirse en un embajador dedicado a difundir la cultura china y fortalecer la amistad entre los pueblos de ambos países.

“¡Es muy interesante el curso de chino, de verdad!”, manifestaba con entusiasmo Ennosi Nachan, estudiante de tercer curso de la Universidad de Dar es-Salam, “Ya llevo un año y medio estudiando chino. Al principio, vi una película china, que me despertó un gran interés por la cultura de este país, así que empecé a estudiar empeñadamente chino”. Ahora Nachan ya tiene su propio nombre chino, Sun Tianming, y espera poder seguir adelante en el camino del estudio del chino y llegar aún más lejos, para poder llevar a sus padres a viajar por China en el futuro.

“Aprender chino y conocer la cultura china se ha convertido en la nueva moda entre los nativos”, indicaba a nuestros periodistas el director del Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam, Liu Yan, añadiendo que, el número de los estudiantes participantes en el examen HSK en dicho Instituto Confucio había aumentado exponencialmente respecto al pasado de tan solo unos cuantos a los cuantiosos actuales: en torno a los 500 en 2016, a los 1 100 en 2017, mientras que tan solo en la primera mitad de 2018, el número de los participantes en el examen ya han alcanzado a 976.

“El chino se ha penetrado en el sistema educativo nacional de Tanzania”, explicaba el director Liu Yan, y añadía: “En Tanzania, la educación secundaria cubre cuatro años y el bachillerato, dos años. En la actualidad, se ha incluido también la carrera de chino en las universidades, estableciéndose asimismo el examen unificado nacional de chino para los estudiantes del segundo y cuarto curso en escuelas secundarias. Asimismo, el examen de esta lengua también se encuentra entre los exámenes oficiales. El Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam, fundado en octubre de 2013, ha creado, hasta la actualidad, un total de 22 puntos de enseñanza en universidades y escuelas primarias y secundarias, entre los que, doce radican en universidades, mientras tanto, en ocho escuelas secundarias con dichos puntos se imparten cursos de chino.

La capacitación de profesores locales ayuda a resolver la escasez de personal docente

“Mi nombre chino es Zhang Feng y me siento muy afortunado de ser un profesor local de chino del Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam. Ya estoy habituado a estudiar chino junto con mis alumnos y a ellos les encanta estudiar este idioma”, expresaba Immanuel, el primer profesor local de chino en activo del Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam. Este joven estuvo en China cursando un postgrado en Educación Internacional del Idioma Chino en la Universidad Normal de Harbin. Tres años después, acabó sus estudios y se decidió a regresar a Tanzania para luego convertirse en uno de los tres primeros profesores locales de chino.

“Cuando estaba en la universidad, me di cuenta de que numerosas compañías chinas desarrollaban sus actividades en Tanzania, pero muchos obreros locales solo sabían hablar el suajili, lo cual dificultaba su comunicación con los chinos”, indicaba Immanuel, quien entonces estudiaba Administración en la Universidad de Dodoma de Tanzania, pero luego cambió su carrera para pasar a dedicarse a la enseñanza de chino, puesto que se había percatado de la enorme demanda de talentos en chino, fruto del incremento de la intensidad de los intercambios económicos y comerciales entre China y Tanzania.

“El chino me ha abierto una puerta hacia el éxito. Espero poder difundir por Tanzania todos los conocimientos sobre el idioma y la cultura china adquiridos en China”, expresaba Immanuel. Actualmente, cerca de una veintena de sus estudiantes ya se han graduado, a los que encomiaba con orgullo: “Mis alumnos llevan estupendamente sus estudios de chino y todos ellos han aprobado exitosamente el examen HSK”; mientras, para el próximo semestre escolar, impartirá clases a 60 nuevos estudiantes. Cuando fue preguntado qué diferencia existía entre él y otros profesores chinos a la hora de impartir clases de chino, contestó que, estos últimos daban la clase generalmente en inglés, mientras que la lengua más utilizada entre los estudiantes nativos era el suajili, lo que provocaba, en cierta medida, una barrera comunicativa entre el profesor y los estudiantes en el tercer idioma. “Por mi parte, dicto la clase de chino en suajili, pues así serán más comprensibles las explicaciones para que los estudiantes dominen más fácilmente los conocimientos importantes”.

Enseñar a uno a pescar es mejor que darle un pescado. Liu Yan indicaba que la escasez de personal docente constituía un tremendo obstáculo al que se enfrentaba la enseñanza del chino en Tanzania. Por eso, la capacitación de profesores locales ayudaba, precisamente, a resolver el problema de la movilidad y de la insuficiencia de personal docente, al mismo tiempo, proporcionaba mejores resultados educativos al adecuarse a la idiosincrasia local.

La segunda mitad de este año, el Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam recibirá a cuatro profesores locales de chino como Immanuel. “Bajo el impulso del Instituto Confucio, la Universidad de Dar es-Salam establecerá pronto la carrera de pregrado y de formación profesional del idioma de chino. En dos o tres años, se capacitará a una gran cantidad de talentos con buen dominio del chino, y entonces se solucionará naturalmente la escasez de personal docente”, indicaba el director Liu Yan.

Promover la difusión de la cultura china y los intercambios culturales entre China y Tanzania

“El Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam fomenta de manera activa la difusión de la cultura china y los intercambios culturales entre China y Tanzania, ejerciendo una función relevante para el fortalecimiento del conocimiento recíproco y el fomento de la amistad entre los dos pueblos, convirtiéndose en un importante vínculo en la cooperación amistosa sino-tanzana”, explicaba Liu Yan. En 2017, este Instituto Confucio celebró más de un centenar de eventos culturales, atrayendo a alrededor de setenta mil participantes. Además, organizó también, a base de la integración con la idiosincrasia local, una serie de actividades, como las dos ediciones de la “Feria de Empleo para Talentos Chinos y Tanzanos”, o la organización de la contratación de estudiantes del Instituto Confucio por parte de más de cien empresas locales y chinas, prestando así servicios no solo a la sociedad local y al empleo de estudiantes, sino también a las empresas en el encuentro de excelentes talentos.

Por otro lado, el Instituto Confucio de la Universidad de Dar es-Salam ha fortalecido su cooperación con los medios de comunicación locales, por ejemplo, publicando artículos de difusión sobre la cultura china en ediciones especiales del periódico local The Daily News. En la actualidad, en colaboración con la Corporación de Traducción y Publicación de China y Mkuki na Nyota Publishers Ltd (MNP) en Tanzania, la institución ha establecido la Editorial Asociativa de China y Tanzania, cuyo propósito radica en la traducción conjunta de libros en chinos del chino a suajili , a fin de permitir a la población local el disfrutar directamente de las auténticas obras chinas. En este momento, se encuentra en proceso de traducción de la obra Historia de la nueva China.

Al mismo tiempo, el Instituto Confucio también estimula a los chinos radicados en Tanzania a matricularse en los cursos de suajili recién abiertos, para que así aprendan la lengua nativa. Liu Yan indicaba que, existe un amplio espacio de cooperación en torno a la enseñanza de chino y a los intercambios culturales entre China y África, de ahí que aún quede mucha labor por hacer. Igualmente expresaba su convencimiento de que los intercambios culturales entre China y África se tornarán cada vez más profundos.

(Diario del Pueblo, 26 de julio de 2018, 21.a edición, periodistas: Lyu Qiang, Li Zhiwei, Zhang Penghui, fotógrafo: Zhang Penghui)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes