El número de estudiantes matriculados en el Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda supera los 4 900
-“Nos enamoramos de China a través del aprendizaje del chino”

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2018-07-20 13:33:54 
 

En la madrugada, camiones, motos, bicicletas y clientes de compras animaban rápidamente el mercado Kimironko, ubicado en el este de Kigali, la capital de Ruanda.

De frente venía un joven ruandés que tomaba la iniciativa de saludar al periodista en chino: “¿Está buscando el instituto que enseña chino? Siga recto y gire a la derecha”. A poca distancia llegó el periodista al Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda. Aunque estaban de vacaciones, todavía había más de 300 estudiantes que participaban en el campamento de verano organizado por el Instituto Confucio.

En el aula, los estudiantes ruandeses cantaban canciones chinas con entusiasmo al compás de la música. En la sección de recital de poemas de la dinastía Tang, los estudiantes, muy concentrados, no solo los recitaban, sino que también los cantaban mientras batían palmas para hacer el ritmo, dándole así ritmos africanos a la poesía clásica china. Fuera del aula, centenares de estudiantes hacían ejercicios matutinos en una fila ordenada. “Tú eres mi manzana, mi manzanita”, “Algas, algas, bailan por las olas”, acompañados por estas melodías, los estudiantes ruandeses, sobresalientes en cante y baile, interpretaban una extraordinaria “danza de plaza”.

Entre los estudiantes que participaban en la capacitación de vacaciones, muchos viajarán pronto a China a estudiar. Niyomukiza Jurdas, un joven ruandés alto y delgado cuyo nombre en chino era Zhang Jie, contaba al periodista: “Iré a la Universidad de Liaoning a estudiar. Nos hemos enamorado de China a través del aprendizaje del chino”.

Zhang Xian, director de la parte china del Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda, proveniente de la Universidad Normal de Chongqing, indicaba a nuestro periodista: “El año que viene coincidirá con el décimo aniversario del establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda. Por el momento, nuestro instituto cuenta con 15 profesores y más de 4 900 estudiantes matriculados, por lo que se encuentra entre los primeros lugares en los países africanos”. Aparte de la sede del Instituto Confucio que se sitúa en la Universidad de Ruanda, en el país se han fundado 13 centros de enseñanza distribuidos en campus de varias universidades, escuelas secundarias locales, empresas chinas, instituciones, entre otros lugares. Después de aprender chino, muchos ruandeses ya pueden comunicarse fluidamente en las empresas de capital chino, sintiéndose como pez en el agua.

Zhang Xingyan, profesora voluntaria durante dos años en Ruanda, se irá pronto de esta región. Como estaba a punto de despedirse, se sentía un poco decepcionada: “Poco después de haber llegado a este país, empecé a impartir clases en un centro docente de una escuela secundaria local. Siempre me emocionaban la sinceridad y la bondad de los estudiantes de allí”. Además, aprendía el idioma y la cultura de la localidad mientras enseñaba chino, y indicaba: “Como ya puedo comunicarme en la lengua local con los estudiantes, se puede decir que soy la que mejor conoce el idioma ruandés entre los profesores chinos del Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda”.

Yanzigiye Beatriz, directora de la parte ruandesa del Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda, manifestaba al periodista que, durante los últimos diez años desde que se estableció el Instituto Confucio de la Universidad de Ruanda, se han conseguido resultados excepcionales, entre ellos, en 2016, se galardonó con un premio. En fin, el Instituto Confucio, a su vez, hace que más y más ruandeses conozcan y se enamoren de la cultura china.

(Diario del Pueblo, 17 de julio de 2018, 21.ª edición, periodista: Wan Yu)

Enlance de la noticia original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes