“Fanático del aprendizaje de chino” Xiao Haisi
-Campeón del XI concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria en la división de Portugal

[Fuente]    Instituto Confucio de la Universidad de Aveiro, Portugal [Fecha de Publicación]    2018-07-10 10:46:47 
 

En el libro clásico Exhortación al aprendizaje (Quan Xue) reza así una sentencia: 蚓无爪牙之利,筋骨之强,上食埃土,下饮黄泉,用心一也, es decir, la lombriz, aun careciendo de dientes o garras afiladas, así como de huesos o músculos fuertes, se concentra en alimentarse de la tierra y el agua subterránea para mantenerse con vida. De este se extrae la importancia de la concentración. Todo aquel que persiga algo con inquebrantable insistencia, desarrollará extraordinarias capacidades y superará dificultades inimaginables. Siempre que uno se concentre en el trabajo, le sorprenderán gratamente los resultados que podrá obtener. No es fácil aprender el chino, pero aún más difícil resulta el estudiarlo con atención y constancia. El joven estudiante de la portuguesa escuela secundaria de Porto, Francisco Silva (nombre chino: Xiao Haisi), encarna esa atención. Con solo cuatro meses de aprendizaje de chino, ha logrado convertirse en el ganador del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria en la división de Portugal.


Participando en el concurso Puente Chino

El interés es el mejor profesor

En junio, se celebraba en Aveiro, conocida con el sobrenombre de “la Venecia Portuguesa”, el XI concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria en la división de Portugal. Un estudiante de secundaria de Porto, Francisco Silva, con solo cuatro meses del estudio del chino, causaba una profunda impresión a todos los presentes. El joven no solo hacía gala de una correcta pronunciación y clara expresión en chino, sino que también contestaba fluida y tranquilamente superando los “obstáculos” puestos por los jueces. Su presencia se convertía así en la mayor sorpresa de esta edición del concurso. Al final, ganaba indiscutiblemente el primer puesto del concurso. El caso de Francisco suscitó el interés de medios de comunicación como la Agencia de Noticias Xinhua, el EuropeWeekly, etc., que se lanzaron a entrevistarlo. Mucha gente sentía curiosidad sobre el secreto de cómo este joven, de tan solo 17 años, habiendo estudiado el chino durante tan corto tiempo, había logrado avances tan descomunales. “Charlé en chino con él fuera del escenario y, sorpresivamente, nuestra conversación resultó alegre y fluida. No puedo imaginar cómo alguien que ha estudiado el chino apenas 4 meses y pico puede tener un nivel tan alto”, así, emocionado, se expresaba un voluntario chino presente en el evento de Puente Chino sobre la impresión en este “niño prodigioso”.


Aparece en la portada del Diario del Pueblo - Edición de Ultramar

Para aprender un idioma, es muy importante el talento, pero también el interés. El padre de Francisco Silva es profesor de una universidad de ingeniería. Tal vez, influenciado por su padre, optaba por las ciencias naturales durante la escuela secundaria. Pero lo interesante es que, a pesar de ser un estudiante de ciencias naturales, además de estudiar matemáticas, física y química, a Francisco le gusta especialmente la cultura china como la caligrafía, la música o la poesía antigua china.

“Un día leí un libro que presentaba la historia de China y me pareció muy interesante”. Cada vez que habla del porqué del estudio del chino, Francisco no cesa de enumerar alegremente las razones. “Después, fui ex profeso a contemplar una representación de la ópera china de Pekín; aunque no entendía mucho del libreto, me sentía contento de disfrutar de toda la representación sin pensar en salirme antes de tiempo. Me sentía mejor que en otros conciertos a los que había asistido ya que, los actores, sirviéndose de su gesticulación y expresión facial, expresaban sus sentimientos, que me permitía adentrarme en el argumento gradualmente, además, la indumentaria y maquillajes de los actores poseían muchas características, entendibles sin palabras. Desde entonces, me enamoré de la cultura china y quise estudiar el chino, por que ésta es la mejor manera de conocer la cultura china de cinco mil años”.

Autoaprendizaje de la historia china

China es la única nación civilizada antigua con una cultura nunca interrumpida. ¿Por qué este país asiático posee la civilización más antigua y continua del mundo entero?, ésta es la duda que se suscita entre los europeos que se encuentran a miles de kilómetros de China, incluido Francisco. Éste joven se ha ido enamorando de la historia china, lo que también ha constituido una poderosa fuerza motriz para su aprendizaje del chino.

“La China antigua es particularmente complicada e interesante. Todos sabemos que este país posee hermosos palacios o emperadores vestidos con ropaje amarillo. A mi parecer, la más interesante es la dinastía Tang. En aquella época, la cultura china alcanzó su nivel más alto, por lo que constituía una edad dorada del país. A mí me gustan más los poemas de la dinastía Tang, época a la que pertenecen unos 49 000 poemas clásicos”. Cada vez que habla sobre China con aquellos que le rodean, Francisco siempre presenta su comprensión sobre la historia china.

“Se dice que China comenzó a entablar contacto con los países occidentales, acortando distancias con ellos, a través de la Ruta de la Seda”. Además de esta antigua ruta, el símbolo chino más impresionante para Francisco es la Gran Muralla, una de las siete maravillas del mundo. “La Gran Muralla representa un logro singular en la historia de la humanidad. Asimismo, como China ya es considerada como una superpotencia mundial, seguro que la lengua china se convertirá también en un idioma universal. Cuando estudio chino, lo que más me gusta es trazar caracteres, porque creo que un nuevo carácter chino es como una piedra nueva con la que puedo construir mi propia ‘Gran Muralla’”.

Entrar en el Instituto Confucio

En la actualidad, Francisco, cursando el segundo año de la escuela superior, se encuentra preparando el examen de pregrado portugués. Aunque está muy ocupado todos los días, todavía insiste en aprender chino, recitar poemas antiguos y leer libros relacionados con la historia china. Cuando había acudido al Instituto Confucio de la Universidad de Aveiro para hacer el examen de nivel 1 del HSK, Francisco conoció a Guo Zhiyan, directora de la contraparte china de la institución. Esta directora inmediatamente se dio cuenta de que Francisco no solo contaba con un talento lingüístico, sino que también poseía una alta capacidad de concentración en el aprendizaje de chino, de ahí que lo invitase entusiastamente a proseguir sus estudios en el Instituto Confucio y a prepararse para la próxima edición del concurso Puente Chino. Actualmente, doce profesores de nacionalidad china trabajan en el Instituto Confucio de la Universidad de Aveiro, enseñando a 220 estudiantes universitarios en su campus. Asimismo, las diversas actividades culturales como la celebración del Año Nuevo Lunar, del Festival de las Linternas, así como del Festival Cultural de China, organizadas por el Instituto Confucio, pueden ayudar a Francisco a experimentar mejor la cultura china.


Sirviendo como voluntario en la actividad del Festival del Bote del Dragón organizada por el Instituto Confucio


Participando en una conferencia del chino


Leyendo libros en la biblioteca del Instituto Confucio

Mediante su aprendizaje en el Instituto Confucio, Francisco ha entendido la historia de Confucio, gran educador chino. “Recientemente, el libro de Las Analectas de Confucio que mi profesora me ha explicado, me parece muy interesante y las palabras de este gran educador son muy razonables. Aunque ahora es un poco difícil para mí y no puedo entenderlo muy bien, lo estudiaré más adelante”. De esta manera, Francisco “se adentra cada día más” en el camino de aprendizaje del chino: en pocos más de 100 días, no solo se enamoró de Las Analectas de Confucio, sino que también le encanta ahora el Sueño en el pabellón rojo de Cao Xueqin. “Estoy totalmente fascinado por las historias ocurridas en la dinastía Qing de China. No es difícil aprender el chino porque el interés es verdaderamente el mejor maestro. El hecho es que me he enamorado profundamente del chino y de China”.

Preparar el concurso Puente Chino

La casa de Francisco está situada a 77 kilómetros del Instituto Confucio de la Universidad de Aveiro, entonces, él necesita tomar automóvil y tren, para a continuación caminar hasta el Instituto Confucio, lo que en total lleva dos horas y media. A pesar de la larga distancia, Francisco siempre llega puntualmente y aprende chino con toda la atención durante las tres horas y media de la clase. Su espíritu de aprendizaje ha conmovido a todos los maestros, algunos le han ayudado a mejorar su habilidad de chino a través de WeChat.

En el transcurso de la preparación de la final de Puente Chino, Francisco recitaba su discurso innumerables veces todos los días y memorizaba muy bien todas las cuestiones de la sección de preguntas y respuestas de conocimientos. Cada día simulaba múltiples preguntas en chino y se contestaba a sí mismo. Además, devoraba libros de la historia china con gran entusiasmo, alentándose a sí mismo a través del visionado de los vídeos de las finales del Puente Chino de años anteriores.

“Diez minutos de actuación en el escenario, equivalen a diez años de esfuerzos”. Un amigo chino de Francisco nos relataba que este joven había dedicado enormes esfuerzos al idioma chino. “Insiste en leer libros en chino y memorizar palabras todos los días. Cada vez que dispone de tiempo, se entrega al estudio de este lenguaje e incluso escucha y lee oraciones chinas mientras camina. Debido a su sed de conocimientos, siempre está dispuesto a aprender cosas nuevas cuando se encuentra junto con sus amigos chinos. Nosotros también le recomendamos buenas películas y música chinas, ya que, después de verlas, Francisco puede dominar sus expresiones y usarlas para comunicarse con nosotros”.


Su cuaderno de estudio


Posando con su cuaderno

Con la ayuda de sus profesores y amigos chinos, Francisco ha progresado rápidamente en el chino, además, lo más emocionante para él es el tener su propio nombre chino, Xiao Haisi. “Aprender chino me ha cambiado la vida y me ha ampliado el horizonte. Gracias al chino, conozco a muchos nuevos maestros y amigos, y tengo la oportunidad de sentir bien la cultura china y entender China. En mi opinión, China es el país más hermoso y el lugar al que ansío viajar, aunque todavía no lo he visitado, ya sé que me encantará”.

Próxima estación: China

Puente Chino es un proyecto con la marca de la Oficina General del Instituto Confucio (Hanban), cuya celebración promueve el intercambio cultural entre el pueblo chino y el portugués. Después de erigirse como campeón del grupo de estudiantes de secundaria de Puente Chino, Francisco sentía una indescriptible satisfacción por el logro alcanzado. Aunque su nivel de chino es cada vez mejor, nunca ha tenido la oportunidad de visitar China, lo cual es su mayor pena. “Ganaré el concurso del grupo de estudiantes universitarios de Puente Chino en el futuro y luego iré a China. Si voy al país, quiero recorrer muchos sitios turísticos como la Gran Muralla, el Palacio Imperial, el Palacio de Verano, también las ciudades como Shanghai, Xi’an y Chengdu. Asimismo, planeo conocer la gastronomía de Sichuan, el magnífico paisaje de Yunnan y el patrimonio cultural de Henan”.

Según Francisco, antes de comenzar a aprender chino, pensaba que China era un país extraño por la gran diferencia tanto en apariencia como en pensamientos, así como en las diversas culturas entre los chinos y los europeos. Y ahora, él cuenta con una nueva perspectiva. “De hecho, ¡China no es extraña, sino donde hay más hermosos paisajes y una diversidad cultural!”

El próximo 2019 coincide con el 40.º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Portugal. En cuanto a los intercambios históricos entre los dos países, Francisco relataba tranquila y vivamente: “Macao dejó China durante más de 400 años y regresó en 1999. Mis amigos allí me enviaron una foto, y cuando la vi, me provocó un sentimiento muy afectuoso. Hoy en día, las relaciones bilaterales se hacen cada vez más amistosas, así que un creciente número de portugueses como yo queremos conocer China y su cultura”.

Antes de participar en el concurso Puente Chino, Francisco no sabía mucho sobre la iniciativa de cooperación de la construcción de “la Franja Económica de la Ruta de la Seda” y “la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI” planteada por China, pero, durante su participación en dicho concurso, adquirió enormes conocimientos sobre “la Franja y la Ruta”. “Ahora sé que es un proyecto del intercambio comercial y cultural entre China y el extranjero, y me parece muy bueno”.

Francisco siempre ha mantenido un gran entusiasmo por el aprendizaje del chino. Cuando obtuvo el primer puesto del grupo de estudiantes de secundaria, les dijo a los profesores del Instituto Confucio que albergaba un sueño aún mayor: quería estudiar en China, asegurando además que aprendería bien el mandarín y viajaría por todo el mundo. Asimismo, quería realizar una pasantía en el Instituto Confucio durante las próximas vacaciones a fin de agradecer a este centro docente la formación recibida, al mismo tiempo que podía seguir preparándose para el concurso que se celebrará en octubre en China.

Hablando de planes futuros, Francisco confesaba: “El interés por la cultura china es la fuerza motriz de mi aprendizaje. Si tengo la oportunidad, todavía espero más estudiar en China. Cuando vaya a la universidad, mientras estudio, quiero visitar China y otros países del mundo para obtener una comprensión más profunda de las distintas culturas”.

Texto: Qi Xiaodong

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes