Contar historias de China para abrir la puerta del intercambio

[Fuente]    Diario del Pueblo - Edición de Ultramar [Fecha de Publicación]    2018-07-05 10:59:34 
 

El pasado 5 de junio, Teng Jing, directora de la parte canadiense del Instituto Confucio de la provincia de Nuevo Brunswick (Canadá), recibió el certificado del Premio a la Contribución Excepcional de mano del viceministro de Educación de dicha provincia.

De 14 estudiantes al comienzo de la fundación del Instituto Confucio de Nuevo Brunswick en 2007, a más de 5 000 alumnos en la actualidad, Teng Jing es testigo, y más bien promotora del aprendizaje de chino por parte de estos estudiantes.

Según estadísticas, hasta finales de 2017 se habían establecido 525 Institutos Confucio y 1 113 Aulas Confucio en 146 países y regiones, con un total de 9,16 millones de estudiantes de todo tipo. A lo largo del camino en el que el Instituto Confucio ha echado raíces en la localidad gozando de un desarrollo rápido, los directores de la parte extranjera como Teng Jing han desempeñado un papel especial.

Que el mundo conozca la verdadera China

En 2007, cuando se impartieron cursos de chino en el Instituto Confucio de Nuevo Brunswick, se inscribieron nueve estudiantes de la Escuela Superior de Bowness y cinco de la Escuela Superior de Riverview. Echando una mirada retrospectiva a aquella época, Teng Jing recordaba claramente que en aquel momento en el que el Instituto Confucio acababa de comenzar a funcionar, ella asumía a solas ambos cargos de la enseñanza del chino y la gestión de la institución. “Quería encontrar al rector para discutir el plan de estudios en colaboración con la próxima escuela, pero me faltaban brazos. Toda la presión recaía sobre mí”, confesó la directora, pero ella “nunca pensaba en darse por vencida”.

Lo que conmovió a Teng Jing fue que tras el primer semestre, los alumnos prepararon para ella la bola de vidrio más famosa en la localidad como un regalo para expresar su amor por las clases de chino. Además, después de unos semestres, el Instituto Confucio recibió una carta escrita por un estudiante de curso del chino de escuela superior: “La clase del chino ha cambiado mi punto de vista sobre China. En el pasado, malinterpretaba y tenía prejuicios sobre este país asiático, pero gracias al curso de chino de la profesora Teng, estoy más dispuesto a entender los múltiples aspectos de China”.


Teng Jing (primera a la izquierda) con los estudiantes

“Querer comprender China” era la razón por la que la mayoría de los estudiantes optaban por el aprendizaje de chino en ese momento. “Cada vez más personas quieren conocer China, y el Instituto Confucio desempeña un puente para que ellos se acerquen al país”, dijo Teng Jing.

En 2013, el pianista canadiense Roger Lord vino a estudiar en el curso nocturno de chino para los empleados, impartido por el Instituto Confucio de Nuevo Brunswick, tocando así a su puerta del idioma chino. “A mi parecer, el lenguaje y la cultura se complementan mutuamente. Si quiero conocer más sobre la connotación de la música china, tengo que dominar la lengua china. Pero tras el aprendizaje de este idioma, me fascinó la cultura china”. Desde entonces, no importaba dónde actuara Roger Lord, nunca olvidaba promover el Instituto Confucio. “Soy miembro del Instituto Confucio, y los buenos y amables profesores de la institución me han brindado mucha ayuda”.

No solo Roger Lord se enamoró del idioma chino, los funcionarios del gobierno de Ottawa, después de aprender chino, participaron con entusiasmo en el proyecto de este idioma; el juez del Tribunal Supremo de la provincia de Nuevo Brunswick, a pesar de su ocupado trabajo, insistía en participar en las clases nocturnas de chino; el propietario de una pesquería de la provincia de Nuevo Brunswick comenzó a contratar trabajadores chinos para emprender negocios y comercio entre China y Canadá debido a su aprendizaje del chino... Con cada vez más estudiantes, la “fama” de Teng Jing está aumentando en la localidad.

Una vez que ella fue al dentista, el médico le preguntó de repente: “¿Es usted profesora de chino TJ?”, y la realidad era que la hija de este dentista era estudiante del curso de chino del Instituto Confucio, y a menudo hablaba del tratamiento de la acupuntura china al regresar a casa y visitaba también China con su equipo.

Desarrollar relaciones amistosas entre China y el resto de países

Teng Jing no avanza sola en el camino para mejorar la comprensión de la población mundial sobre el idioma y la cultura de China y desarrollar relaciones amistosas entre China y el extranjero.

En la XI Conferencia Mundial del Instituto Confucio, el profesor Peteris Pildegovics, fundador del Instituto Confucio de la Universidad de Letonia, fue nombrado el título “Individuo Avanzado del Instituto Confucio a Nivel Mundial”.

En 1949, Peteris Pildegovics todavía era un adolescente de 11 años que sentía mucha curiosidad por el futuro del mundo. “El 1 de octubre de 1949, mi padre me dijo que había nacido un nuevo país en el mundo, la República Popular de China. Nunca pensé que después de eso, me haría inseparable de China. Ese país se convirtió en mi segundo pueblo natal”.

Al principio, estudió chino en la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú en los años 60. Después de su graduación, enseñó en el departamento de chino de una universidad, luego trabajó en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Letonia, y finalmente en China. A lo largo del tiempo transcurrido, Peteris Pildegovics dedicó todos sus esfuerzos a la promoción del chino y la amistad entre China y Letonia, formando a talentos en sinología de generación a generación para su país.

En 2004, este letón volvió a la Universidad de Letonia para continuar enseñando chino. Como fundador de la enseñanza de chino en Letonia, esta gran persona desarrolló constantemente el sector de la docencia de chino en la Universidad de Letonia, e incluso en todo el país, y al mismo tiempo se dedicó activamente a establecer el Instituto Confucio en Letonia lo antes posible. Gracias a sus incansables esfuerzos, en 2011, se fundó formalmente el Instituto Confucio de la Universidad de Letonia, la única institución de su tipo en el país, cuyo director de la parte letona era Peteris Pildegovics, quien por aquel entonces tenía ya setenta años. Desde la solicitud para el sitio y el reclutamiento de estudiantes hasta la organización de actividades, el director resolvió todos los problemas en persona, de ahí que el Instituto Confucio continuara expandiéndose en escala.


Aula Confucio subordinada al Instituto Confucio de la Universidad de Letonia

“Aunque tengo casi 80 años de edad, continuaré contribuyendo a los intercambios culturales entre China y Letonia”, dijo Peteris Pildegovics.

Construir un puente del intercambio

Para los directores de la parte extranjera de los Institutos Confucio, promover los intercambios amistosos entre China y el país anfitrión es su misión. Chimdi Maduagwu, director de la parte nigeriana del Instituto Confucio de la Universidad de Lagos (Nigeria), comparó su trabajo con la construcción de un puente para la comunicación.

“Me encargo de la responsabilidad de asegurar una comunicación fluida entre el director de la parte china, los docentes voluntarios de chino y la comunidad local. En este proceso, la comprensión y la tolerancia resultan muy importantes”, expresó Chimdi Maduagwu.

Influido por este concepto, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos (Nigeria) se ha desarrollado rápidamente. Según los datos, a fines de 2017, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos contaba con más de 5 000 estudiantes y 18 puntos de enseñanza que incluían universidades y escuelas de primaria y secundaria (excepto de la Universidad de Lagos). “También esperamos abrir otro punto de enseñanza en el centro comercial más grande de Lagos”, añadió Chimdi Maduagwu.

Según este director, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos promueve activamente la localización de la enseñanza del idioma chino e implementa la capacitación de chino para profesores locales. “Los estudiantes pueden trabajar como profesores de chino después de graduarse o trabajar en empresas locales de capital chino”.

Aparte de eso, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos también ha organizado tanto diversos seminarios y exposiciones pertinentes para promover los intercambios sino-nigerianos, como campamentos de verano para fomentar la comunicación entre los jóvenes nigerianos y sus compañeros chinos.


Instantánea del concurso mundial Puente Chino para estudiantes de secundaria en la división de Nigeria

En 2009, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos comenzó a funcionar oficialmente. Hablando del proceso de la fundación inicial, Chimdi Maduagwu confesó francamente: “La comprensión sobre el Instituto Confucio no era integral en ese momento”. “Con el paso del tiempo, el Instituto Confucio de la Universidad de Lagos ha jugado un papel importante en la difusión del chino, así como en el impulso de los intercambios culturales y la cooperación científica y tecnológica entre China y Nigeria, construyendo un puente para la conectividad entre el pueblo chino y el nigeriano”.

“Esperamos construir un centro de experimentación de la cultura china en la Universidad de Lagos”, este es el deseo de Chimdi Maduagwu.

(Du Juan, profesora voluntaria de chino del Instituto Confucio de la provincia de Nuevo Brunswick de Canadá también contribuyó a este artículo)

(Diario del Pueblo - Edición de Ultramar, 11.a edición, 2 de julio de 2018, periodista: Zhao Xiaoxia)

Enlace de la noticia original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes