【Dedicado a la Reforma y Apertura de China durante los 40 años】
Lucha en la Franja y la Ruta: Guardianes de campos arraigados en África

[Fuente]    Centro de Noticias de la Fusión de Medios de la Corporación de Radiodifusión de Jiangsu [Fecha de Publicación]    2018-07-04 09:45:19 
 

Guía de lectura

El pasado 21 de junio, se emitió oficialmente el documental de una gran acción periodística transnacional Lucha en la Franja y la Ruta, grabado por el Centro de Noticias de la Fusión de Medios de la Corporación de Radiodifusión de Jiangsu y producido conjuntamente por el Departamento Provincial de Publicidad del Comité del PCCh de Jiangsu, la Corporación de Radiodifusión de Jiangsu, la Comisión de Desarrollo y Reforma de Jiangsu, y la Oficina de Asuntos Exteriores del Gobierno Popular de Jiangsu. Hoy vamos a conocer a unos guardianes de campos provenientes de la Universidad Agrícola de Nanjing pero que tienen sus raíces en las mesetas africanas. Durante varias décadas incesantes, una y otra promoción de guardianes no solo han ofrecido las últimas y mejores técnicas de producción agrícola de China al pueblo africano, sino que también han pasado su vida más hermosa en orillas del Océano Índico, dedicando todo su esfuerzo y sinceridad a regar las flores de la amistad sino-africana.


Nakuru, Kenia

Liu Gaoqiong, que llegó a Kenia en noviembre de 1997, no esperaba trabajar en este país durante más de 20 años.

En septiembre de 2013, Li Yuan llegó al Instituto Confucio de Kenia, conocido también como el primer Instituto Confucio con características agrícolas a nivel mundial.

Según Li Yuan, director del Instituto Confucio de la Universidad de Egerton (Kenia), la Universidad Agrícola de Nanjing y la Universidad de Egerton pusieron en marcha una cooperación en 1995, y desde el inicio hasta la fecha, esta institución china ha enviado a unos 100 expertos en total. El invernadero instalado en dicha institución es muy común en China, pero se ve como algo novedoso en Kenia.

Liu Gaoqiong, catedrático de la Universidad Agrícola de Nanjing, se dio cuenta cuando llegó a Kenia de que todos los gerentes y técnicos superiores de granjas eran europeos, y la tecnología empleada por los agricultores pequeños estaba relativamente atrasada, ya que aplicaban pocas tecnologías modernas. Los cursos ausentes en aquel entonces en Kenia, como los de la administración de invernaderos, la biotecnología, etc., fueron impartidos posteriormente por Liu Gaoqiong y sus compañeros.

Cuando Liu Gaoqiong trabajaba en Kenia al principio, construyó un centro de cooperación de tecnología hortícola entre China y Kenia con dos invernaderos grandes traídos por sí mismo, en el que cultivó algunos tomates. Hasta el presidente de Kenia exclamó al visitarlo: “¡Miren, cómo crece esto! Si nuestro pueblo keniano puede dominar esta tecnología, se resolverá el problema de la pobreza”. Estas palabras provocaron en Liu Gaoqiong un sentido de misión.

Hoy en día, si uno va a las regiones rurales de Kenia, ya se pueden ver numerosos invernaderos de plástico. Además, los campesinos kenianos también ganan cientos de miles de chelines al año, equivalentes a decenas de miles de yuanes. Liu Gaoqiong recordó que durante la última visita a Kenia, el primer ministro Li Keqiang había decidido ayudar a un laboratorio de biología molecular en la localidad.

Al laboratorio de biología molecular le hace falta una gran cantidad de equipos avanzados importados de China. Como la aduana de Kenia no acepta ningún material electrónico, todo el material tuvo que imprimirse de nuevo. De esta manera, el despacho de aduana que puede hacerse en una semana en China, se cumplió después de un retraso de diez años en Kenia.

Sin embargo, “el tiempo de Kenia” no provoca una relajación, sino que los trabajadores se adelantan y planean las cosas con anticipación, ya que el disfrutar de un plan bien preparado hace que muchas dificultades se resuelvan con facilidad.

Muchas personas preguntaban a Liu Gaoqiong por qué lleva tanto tiempo trabajando en Kenia. En respuesta a esto, Liu Gaoqiong quiso contestar que la razón por la que se arraigaron él y sus compañeros en esta tierra, radica en su deseo común de proporcionar a la localidad algunos necesarios talentos y técnicas para el desarrollo agrícola y, cambiar en mayor grado la fisonomía de África con sus propios esfuerzos.

Durante los más de 20 años transcurridos, la Universidad Agrícola de Nanjing ha organizado 25 ediciones del curso de capacitación, formando totalmente a más de 2 000 talentos dedicados a la ciencia y tecnología agrícola para los países de África Oriental, así como 41 posgraduados y doctorados, de modo que los estudiantes de la Universidad Agrícola de Nanjing se encuentran por todo el territorio keniano.

Joshua Otieno Ogweno, director de la contraparte keniana del Instituto Confucio de la Universidad de Egerton (Kenia), expresó con mucha emoción: “Nuestro programa de capacitación agrícola ha pasado de un cursillo docente a una organización regional africana. Todos estos éxitos se deben a China, así como al apoyo de la provincia de Jiangsu”.

Li Yuan indicó con orgullo que la Universidad de Egerton es una conocida universidad pública que ocupa el segundo lugar en toda Kenia, y sus alumnos muestran un alto entusiasmo por el aprendizaje de chino. Asimismo, cada año esta universidad selecciona y envía de 15 a 20 estudiantes del Instituto Confucio a participar en el campamento de verano en la Universidad Agrícola de Nanjing.

Yang Zhiguo, profesor de chino del Instituto Confucio de la Universidad de Egerton (Kenia), dijo que esta oportunidad permite a los estudiantes experimentar China con sus propios ojos, de modo que ellos saben que nuestro país, además de contar con una cultura espléndida y de larga historia, constituye también una nación innovadora con plena modernidad y vitalidad.

Kamau Margaret Waithira, estudiante de la Universidad de Egerton (Kenia), se expresó con las siguientes palabras en chino: “No esperaba que aprender chino me ofreciera tantas oportunidades, por ejemplo, participé en el campamento de verano y en el concurso Puente Chino celebrado en Kenia”.

Los talentos capacitados por el Instituto Confucio, dominan tanto la lengua china como la tecnología agrícola, por lo que el gobierno local desea incorporar la formación profesional de técnicas impartida por la institución a su planificación del desarrollo agrícola.

En la actualidad, la Universidad Agrícola de Nanjing cuenta con siete centros didácticos del idioma chino en Kenia, y en cada uno de ellos solo hay un maestro, al que apegan todo el año y enseñan chino por sí mismos.

Para Chen Juanqiu, profesora de chino del Instituto Confucio de la Universidad de Egerton (Kenia), su centro docente está en una pradera. Siendo la única maestra en ese lugar, suele contemplar sola el amanecer y el atardecer.

A juicio de Zhou Zhenyan, profesora voluntaria de chino del Instituto Confucio de la Universidad Egerton (Kenia), en comparación con China, escasean más en este país africano las instalaciones de infraestructura física. Además, en estos últimos años, una y otra promoción de expertos y profesores para contribuir a Kenia pasan sus más hermosos años en este lugar porque comparten un deseo común de iluminar con su propia luz pequeña el sueño revitalizador de África.

Por su parte, Liu Gaoqiong confirmó que China ya lleva más de 20 años cooperando con África, por lo tanto, la sucesión y continuación de la amistad entre el pueblo chino y el africano requiere nuestra colaboración pragmática y contribución desinteresada.

Según Li Yuan, ellos mismos asumen las misiones encomendadas por ambos países, por lo que tienen que recordar profundamente su responsabilidad, difundiendo la lengua y la cultura de China y sembrando las últimas y mejores técnicas agrícolas en esta tierra fértil.

Actualmente, la provincia de Jiangsu ha establecido 33 Institutos Confucio en el extranjero, ampliando además sus programas de intercambio desde el idioma y la cultura hasta diversos campos como la medicina tradicional china, los negocios, el turismo, la tecnología agrícola, etc.

“Regamos con alma y corazón para que cuando la brisa se levante, podamos coger la tierra caliente con la mano, recordando así el buen olor a tierra que exhala la meseta ecuatorial”. Escuche, este es el deseo sincero del equipo de apoyo a Kenia de la Universidad Agrícola de Nanjing.

(Periodistas del Centro de Noticias de la Fusión de Medios de la Corporación de Radiodifusión de Jiangsu: Xuan Zegang, Yang Erxi y He Fei)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes