El idioma acorta la distancia entre las voluntades
- Ceremonia de clausura del curso de formación en chino a corto plazo para funcionarios de Lesoto

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2018-06-26 11:48:37 
 

“¡Hola! Muestre su carnet de identificación, por favor”, no es nada raro oír estas palabras en las calles de Beijing, ya que probablemente la policía de tráfico te haya detenido cuando conducías ilegalmente por la carretera. Sin embargo, en Lesoto, país austral de África y el mayor enclavado dentro de otro país en el mundo, también puede que se oiga esa expresión fluida en chino de boca de un funcionario local.

Recientemente, se celebró en Maseru, capital de Lesoto, la ceremonia de clausura del curso de capacitación en chino a corto plazo para funcionarios del país. Decenas de funcionarios de los departamentos de inmigración y policía completaron una formación de chino oral que duró más de un mes, pasaron el examen y obtuvieron un certificado de finalización. Durante la ceremonia, un policía local vio al periodista chino y tomó la iniciativa de saludarlo. No solo lo más básico como “hola”, sino que, ante las preguntas hechas por nuestro reportero como “¿Cuánto tiempo ha llevado estudiando chino?” “¿Cómo habla chino?”, contestó en un chino con mucha soltura: “He aprendido chino durante un mes” “Lo hablo más o menos”. Antes de la ceremonia, un policía al lado del periodista estaba utilizando una aplicación en su teléfono de marca Huawei para estudiar chino. Dijo que no había participado en esta capacitación, por eso intentaba aprender este idioma para tener una base del futuro curso.

Lesoto cuenta con aproximadamente 2,2 millones de habitantes y una superficie de más de treinta mil kilómetros cuadrados, es un país enclavado completamente en Sudáfrica. Además, es conocido como el “Estado Celestial” porque la altitud de todo el país es de más de 1 000 metros. En Lesoto actualmente viven más de 3 000 chinos, de origen o de nacionalidad china. Debido a la economía subdesarrollada, la gran brecha entre los ricos y los pobres, así como el bastante grave entorno de seguridad local, suceden frecuentes casos de robo y hurto contra empresarios chinos. Por consiguiente, los departamentos de inmigración y policía se han convertido en agencias gubernamentales que trabajan más con la población china. En respuesta a esta situación, las dos partes de China y Lesoto acordaron que el Aula Confucio organizara el primer curso de capacitación en chino a corto plazo para los funcionarios lesotenses, con un total de diez clases. Teniendo en cuenta que ellos no pueden salir del trabajo para estudiar, solo se impartieron dos clases dos día a la semana.

Yu Ji, a cargo de la enseñanza y proveniente del Aula Confucio de la Escuela Internacional del Colegio Machabeng de Lesoto, es actualmente el único maestro en el Aula Confucio. Viene del noreste de China, es amable y animado, y se ha adaptado bien al trabajo y la vida local. Yu Ji dijo al periodista que todavía recordaba la escena de la primera clase de capacitación: al entrar en el aula, vio a los estudiantes en uniformes con expresiones faciales serias, lo cual le causaba mucha presión. Sin embargo, después de tener contacto con ellos, se dio cuenta de que eran positivos y responsables en el aprendizaje. Además podía sentir su esfuerzo cuando realizaban prácticas.

El curso entero se desarrollaba principalmente en torno al chino práctico oral, con temas relacionados con situaciones del trabajo. Durante solo las 10 clases de capacitación, los participantes aprendieron 15 frases para el trabajo como “Hola, enséñeme su pasaporte/ carnet de conducir/ permiso de trabajo/ certificado de salud/ permiso de residencia” o “Colabore con nuestro trabajo”, y dominaron más de 100 palabras. A pesar de su pesado trabajo, la tasa de asistencia fue bastante alta: 29 de los 36 estudiantes asistieron a todas las clases o solo faltaron a una y el récord de ausencia en el curso debido al trabajo fue solo cuatro clases.

Maccoso, policía robusta, quien había ganado el mejor resultado en el examen final, dijo al reportero: “Cuando era niña, había chinos haciendo negocios en mi aldea y yo tenía mucha curiosidad en aquel momento. Empecé a aprender chino hace más de un mes, pero tengo mucha confianza en mi nivel oral. Siento que el chino no es tan difícil como imaginaba”. Además, expresó que aprender chino podría mejorar su comunicación con los chinos durante el trabajo diario y elevar así la eficiencia laboral.

Maccoso está realmente calificada para tener confianza en sí misma, ya que no solo obtuvo el primer lugar en el examen final, sino que también ofreció con Yu Ji un Xiaopin (un tipo de sketch cómico de China) en la ceremonia de finalización, simulando las escenas de su trabajo y granjeándose al final constantes aplausos del público. Sun Xianghua, embajador chino en Lesoto, indicó que esta capacitación resultó muy exitosa y sorprendente, ya que los estudiantes manejaban muy bien la pronunciación y el vocabulario. Además, al embajador le parecía que los nativos poseían muy buena habilidad en el aprendizaje. Asimismo, Yu Ji relató a nuestro periodista que de los totales 36 alumnos, 8 habían recibido certificados de distinción, mientras 6 habían recibido los de excelencia.

Matiairo, funcionaria del departamento de inmigración, se había ondulado el pelo y se había puesto una chaqueta de colores brillantes para la participación en la ceremonia. Ella obtuvo el segundo lugar de la clase. Por lo general, estaba muy ocupada en la Oficina de Inmigración, ayudando a los extranjeros a solicitar visados y permisos de residencia. En cuanto a cómo lograr resultados tan buenos, declaró con orgullo que, además de la clase del maestro Yu, había estudiado por sí misma con los videos de chino encontrados en el internet. En su trabajo, también trataba con muchos chinos y le gustaba hablar con ellos. “Después de saber hablar chino, los amigos chinos colaboran más con nuestro trabajo”, dijo ella.

En la ceremonia de clausura, lo más que dijeron los participantes fue: “El curso es demasiado corto. ¡Queremos seguir estudiando chino!”, y propusieron unánimemente extender el tiempo de capacitación para convertirlo en un curso a largo plazo. La conectividad entre países se basa en la intimidad de sus pueblos, a la vez que la armonía entre los pueblos se sustenta en la comprensión mutua. El idioma acorta justamente la distancia entre las voluntades. Como el ministro de Seguridad Pública y policía de Lesoto Mampho Mokhele manifestó en la ceremonia de clausura: “Aunque el vuelo entre Lesoto y China tarda más de diez horas, China es uno de los amigos más cercanos de Lesoto”.

(Diario del Pueblo, 21 de junio de 2018, 3.ª edición, periodista: Wan Yu)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes