Constituir una plataforma para intercambios culturales
-Final de la 11.ª edición en su división alemana del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2018-06-22 11:08:07 
 

“Me fui tranquilamente justo como cuando llegué, agité suavemente la mano para despedirme de las nubes en el cielo del oeste...”. El pasado 16 de junio, se llevó a cabo en Leipzig la final de la 11.ª edición en su división alemana del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria, organizada por la Oficina de Educación de la Embajada de China en Alemania, patrocinada por el Instituto Confucio de Leipzig (Alemania), en colaboración con el Ayuntamiento de Leipzig. En esta edición, 15 estudiantes de secundaria recomendados por los Institutos Confucio de toda Alemania se congregaban en el nuevo auditorio del Ayuntamiento de Leipzig para mostrar sus logros en el estudio del chino e intercambiar sus sentimientos y provechos en cuanto al aprendizaje del chino.

Gabriele Goldfuss, responsable de la Oficina de Asuntos Internacionales del Ayuntamiento de Leipzig, relataba en un fluido chino: “Aquí se puede ver los esfuerzos dedicados y éxitos logrados por los estudiantes alemanes de secundaria durante el aprendizaje del chino, así como su gran interés por conocer China. Estoy convencida de que su entusiasmo por el chino y la cultura china se expandirá a más gente”. Goldfuss, quien se había graduado de la Facultad de Sinología y había estudiado en Beijing durante dos años, compartía su esperanza de que cada día más alemanes conozcan la cultura china y este país a través de la celebración de actividades semejantes.

“Dado que vivimos en la misma aldea global, unamos nuestras manos y corazones, estudiemos chino para convertirnos en una gran familia”, Qin Zhiyuan, participante en el concurso, pronunciaba sus palabras finales en su discurso temático, expresándose así: “La estructura pictográfica de los caracteres chinos, los tonos y la pronunciación melodiosa y rítmica me han suscitado una profunda atracción. China es el lugar donde he anhelado ir desde niño”.

Liu Lixin, ministro consejero del Departamento de Educación de la Embajada de China en Alemania, indicaba que actualmente existen 19 Institutos Confucio y 5 Aulas Confucio en Alemania. Como cada vez un mayor número de alemanes desean estudiar chino, 27 universidades de este país han establecido la carrera de sinología o cursos relacionados a China y además, más de 80 escuelas han incluido el chino en las asignaturas opcionales para exámenes de graduación, todo lo cual se ha beneficiado de tanto el continuo desarrollo de las relaciones entre ambos países, como la atención que han prestado las dos naciones a la enseñanza del idioma.

De los 15 finalistas, muchos ya contaban con la experiencia de haber estudiado o vivido en China. Wang Shangyun, proveniente de la Escuela Romain Rolland de Berlín, recordaba que se había servido como voluntaria para cuidar a abuelas chinas en un asilo de ancianos y que, finalmente, se había convertido en su nieta alemana. “El viaje a China me proporcionó un segundo hogar, así que dejé mi corazón en China. Amo este país”.

Daniel, sumamente interesado por la historia, había quedado profundamente sorprendido por los magníficos Guerreros de Terracota del mausoleo del emperador Qin Shihuang. Creía que esta maravilla mostraba de forma vívida la excelente técnica y la espléndida cultura de la dinastía Qin. Manifestaba también que, a través del aprendizaje del chino y de la lectura de la historia, se había hecho amigo de gente con ideas afines, experimentando un profundo deleite con el aprendizaje del chino.

Hai Han, estudiante del estado de Baviera, al sur de Alemania, y hermano menor de Leopold Raab, el ganador de la final de la 9.ª edición de Puente Chino, obtuvo el segundo premio en esta competición. El joven relataba cómo su hermano mayor había conocido a amigos provenientes de todo el mundo gracias a su participación en Puente Chino. Por su parte, él quería también convertirse en un mensajero de los intercambios culturales entre China y Alemania, al igual que su hermano.

Liang Yong, presidente del Jurado de la división alemana y profesor de la Universidad de Tréveris, hacía sus comentarios de que los chinos siempre concedían importancia al aprendizaje. Las Analectas de Confucio comienzan con la oración “Constituyen un placer aprender y repasar de vez en cuando”. Esta tradición cultural merece toda nuestra estimación.

(Diario del Pueblo, 18 de junio de 2018, la 3.a edición, periodista: Hua Fang)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes