Especial plano: el afecto a China de una familia armenia que vive en Ucrania

[Fuente]    Instituto Confucio de la Universidad Nacional Lingüística de Kiev, Ucrania [Fecha de Publicación]    2018-06-11 15:26:30 
 

En Kiev, capital de Ucrania, reside una feliz familia de cinco personas: la madre Karina Gevorgyan, profesora del idioma chino, a quien todos llaman “profesora Ka”; el padre Ararat Terteryan, que se dedica al mundo de los negocios; además, dos hermosas hijas y un bello hijo. Es la “familia estrella” del Instituto Confucio de la Universidad Nacional Lingüística de Kiev. Vienen de Armenia y viven en Ucrania, pero se hallan vinculados a China y a su idioma.


Familia de Karina

Hablando de su historia con China, Karina confesaba que a finales de los 80 del siglo pasado, ya había comenzado su destino con este país asiático. En febrero de 1989, su madre viajó a China durante el Año Nuevo Chino y, después de regresar a Armenia, ella le relataba los pintorescos paisajes de Shanghai, Suzhou y otros lugares, las costumbres tradicionales chinas para la celebración de la Fiesta de la Primavera, así como la calurosa acogida por parte de los guías turísticos chinos. Desde entonces, “China”, este nombre remoto pero afectuoso, dejó una profunda huella en el corazón de Karina.


Madre de Karina (primera a la izquierda, en primera fila) viajando por Suzhou en 1989 con un grupo turístico

Por otro lado, al hermano mayor de Karina, también le encantaba el idioma chino, pero debido a ciertas limitaciones, tenía que comprar libros para el autoaprendizaje. Su hermano le dijo a Karina: “Has de aprender el chino, porque China es el país de mayor porvenir, y la lengua china se convertirá en el idioma más popular”. Por lo tanto, cuando estaba en la universidad, ella eligió la carrera del chino, encaminándose así hacia este idioma. “Esto no solo pertenece a mi ideal, sino también al de mi hermano y de nuestra familia”.

Gracias a su amor por el chino y su interés por China, Karina estudiaba en este país durante ocho años entrecortados, en el que no solo aprendió el idioma, sino que también experimentó una rica vida en el campus, las coloridas costumbres y los hermosos paisajes, y además, formó su propia feliz familia.

En 2008, Karina se graduó de la Universidad de Fudan como doctora en Gramatología de Sinología. Durante su vida universitaria, participó activamente en las actividades organizadas por su universidad y ofrecía espectáculos varias veces en las fiestas estudiantiles internacionales.


Karina ofreciendo espectáculo durante sus estudios en China

Además, para nuestra protagonista Karina, a quien le gusta viajar por toda China, entre sus periplos, dos le han dejado una impresión muy profunda: el primero tuvo lugar en 2000, cuando fue a China a estudiar por la primera vez, viajó a Cantón con sus compañeros para pasar las vacaciones de invierno. Era la víspera del Año Nuevo cuando se encontraron con el período Chunyun de China cuando querían comprar billetes de vuelta. “¡Era la primera vez que veía a tanta gente haciendo cola, y me quedé completamente sorprendida!” Al final, con la entusiasta ayuda de la policía, acabaron por comprar billetes de tren y pasaron una Nochevieja muy especial. La segunda vez fue en 2006, cuando su madre vino a China a visitarla, durante su viaje en Shanghai, estaba enormemente asombrada por el gran cambio llevado a cabo en este país asiático: “En aquel momento que vine aquí, había bicicletas en todas partes. ¡Nunca creí que llegase a ser tan próspero ahora! ¡Entiendo la razón por la que quería venir a China, y te apoyo!”


En 2006, Karina y su madre viajando por China

Al mismo tiempo, el “vínculo matrimonial” de Karina también se estableció en China. Después de conocer la vida en este país, su novio, Ararat Terteryan, voló especialmente desde el Reino Unido a China. En 2007, ellos se registraron para casarse en este país, donde presenciaron además el nacimiento de su hija mayor. Asimismo, Ararat Terteryan coordinó el desplazamiento de una parte de su trabajo a China.


Profesora Ka y su esposo registrándose para su matrimonio en la Oficina de Asuntos Civiles de Shanghai

Después de completar su doctorado, Karina se convirtió en una profesora de chino y comenzó a trabajar en la Universidad Nacional Lingüística de Kiev (Ucrania), mientras que asumía el cargo de directora de orientación para la Federación de la Amistad de Estudiantes del Instituto Confucio de dicha Universidad, apoyando y participando activamente en las diversas actividades de la institución, a las que en ocasiones también llevaba a sus hijos. Durante la Fiesta de la Primavera, el Festival de las Linternas, el Festival del Bote del Dragón, el Festival del Medio Otoño y otras celebraciones festivas, destaca siempre la figura vívida de Karina.

En mayo del año pasado, Karina y su hija mayor participaron conjuntamente en “Aroma de Zongzi y Melodía de Poesía Flameando en la Ruta de la Seda”, actividad del Festival del Bote del Dragón organizada por el Instituto Confucio, en la que confeccionaban zongzi (tamales rellenos de arroz), degustaban deliciosas comidas y experimentaban la cultura festiva con los profesores de la institución. Además, en febrero de este año, en la Gala del Festival de la Primavera 2018, celebrada conjuntamente por el Instituto Confucio y la Residencia de Personas Mayores en Kiev, bajo el tema de “Temperatura cultural”, Karina y la profesora china Dong Xuesong, interpretaron a coro, en chino y ruso, la canción clásica Árbol del arándano rojo en flor, con objeto de transmitir a los ancianos mejores deseos para el año nuevo. En marzo del mismo año, con motivo del Festival de las Linternas, Karina coordinó a sus alumnos a elaborar farolillos, guiándoles en una experiencia de diversión de la cultura folclórica de las fiestas chinas.


Karina y su hija confeccionando zongzi en el Festival del Bote del Dragón


Karina y Dong Xuesong interpretando a coro Árbol del arándano rojo en flor


Faroles para el Festival de las Linternas, elaborados por los estudiantes bajo la coordinación de Karina

Cabe mencionar que Karina siempre ha participado activamente en los proyectos de cooperación internacional y nunca ha roto sus lazos con China. En julio de este año, regresó nuevamente a China, invitada al curso educativo avanzado de “la Franja y la Ruta” organizado por la Universidad de Shanghai.


Karina participando en el curso educativo avanzado de “la Franja y la Ruta” en Shanghai

Ahora, la hija mayor de Karina tiene ocho años, la segunda seis y el menor, tres años. Los profesores del Instituto Confucio han dado nombres chinos a los tres hermanos: Dai Geqiao (Mariam Terteryan), Dai Gefei (Lusine Terteryan) y Dai Gejun (Yeghishe Terteryan), con la esperanza de que hereden y transmitan la excelente cultura de generación en generación, como ágiles caballos al galope. Los tres niños, todos los días aprecian numerosas obras caligráficas y pictóricas chinas en casa y escuchan historias sobre China contadas por su madre, por lo que cada vez se muestran más interesados por este país asiático. Por su parte, el padre también apoya firmemente a sus hijos en el aprendizaje de chino: cada fin de semana lleva personalmente a sus dos hijas a las clases de chino para niños del Instituto Confucio. A estos tres niños les gustan los cursos de chino y las diversas actividades de interés que allí se celebran.


Dai Geqiao (Mariam Terteryan) aprendiendo la técnica del papel recortado


Dai Gefei (Lusine Terteryan) (primera a la derecha, en primera fila) jugando en clase con los niños

Hablando de su afecto a China, Karina aprovechaba la letra de una canción china Gran China que había interpretado, a fin de expresar sus sentimientos. Desde el Festival de la Primavera 1989 hasta la Nochevieja 2000, así como el Festival del Bote del Dragón 2017 y el Festival de las Linternas 2018; desde su anciana madre hasta su hermano mayor de mediana edad, pasando por su esposo y sus hijos pequeños, el destino entre la familia de Karina y China viene “transmitiéndose de generación en generación”, haciéndose realidad el deseo ostentado en los nombres de sus niños.

Texto: Wang Yaru

Fotos: Jia Yaocheng, Wang Yaru, Karina Gevorgyan

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes