Comunicado: El afecto de los jóvenes peruanos al idioma chino

[Fuente]    xinhuanet.com [Fecha de Publicación]    2018-06-07 13:24:18 
 

El concurso anual de chino a nivel mundial Puente Chino para estudiantes de secundaria y universitarios ha recibido cada vez mayor atención y acogida por parte de los aficionados a esta lengua. En el concurso Puente Chino 2018 en la división de Perú, celebrado el pasado 2, 14 participantes lograban pasar a la final. Estos jóvenes peruanos amaban la lengua y la cultura de China, y cada uno había experimentado un progreso emocional durante su aprendizaje y contaban con su propia historia.

La estudiante secundaria Iriel Stephani Castro Mendoza había llevado más de dos años estudiando en el Instituto Confucio de la Universidad Católica de Santa María, situado en la ciudad de Arequipa, al sur de Perú. Su hermano mayor era su primer profesor de chino.

Cuando Iriel estaba en la escuela primaria, su hermano mayor comenzó a estudiar la lengua y cultura china en el Instituto Confucio, y viajaba además varias veces a este país asiático. A ella contaba su hermano personas y historias con las que se había topaba en sus periplos en China, además de los regalos que su hermano le traía, todos estos le despertaron a Iriel un anhelo hacia este país oriental de antigua civilización. esta chica parecía que su hermano hablaba muy lindo el chino, por lo que se decidió a dominar este hermoso y elegante idioma al igual que él.

Iriel viajó a China para participar en un campamento de verano en julio del año pasado, en el que no solo logró un gran aumento en su nivel de chino, sino que también experimentó en persona la cultura china profunda y extensa, además, contempló con sus propios ojos los pintorescos paisajes naturales de este país. Ahora, su mayor sueño es estudiar en una universidad china después de haberse graduado de la escuela de bachillerato.

Mi Yanran, un estudiante guapa e inteligente, estudia actualmente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Piura (Perú), quien, antes de aprender el chino, ya había manejado muy bien el inglés y el francés. Esta estudiosa chica encontró en el internet el Instituto Confucio de la Universidad de Piura y, desde la primera clase gratuita, se sintió atraída por el singular encanto del idioma chino, y ansiosa posteriormente por aprender este nuevo lenguaje y conocer más la cultura china. Así comenzaba su destino con la lengua china.

En vez de tener miedo a la escritura de caracteres chinos como otros aprendientes extranjeros, para Mi Yanran, su actividad favorita habitual consiste en practicar caracteres chinos. Ella creía que el mayor atractivo del chino radica precisamente en sus caracteres, y la razón por la que los estudiantes extranjeros los consideran difíciles de escribir es simplemente que no están acostumbrados al sistema de su escritura completamente diferente al de su lengua materna. Ella añadió que, una vez que uno comprende de forma profunda las reglas de escritura de caracteres chinos, como sus órdenes de trazos, descubrirá que el escribir caracteres chinos es tan divertido como acabar una obra artística.

Con su amor por el chino y sus calificaciones sobresalientes, Mi Yanran consiguió una beca para estudiar en China durante un año. Ahora, frecuentemente se desempeña como voluntaria para explicar los conocimientos culturales chinos, además de compartir sus propias experiencias e historias del estudio de intercambio en China, y alentar a más personas a aprender el idioma chino en el Instituto Confucio.

Gao Yue, un atractivo joven peruano, conquistó a todos con su chino fluido y preciso. “Gao Yue habla chino como si fuera un chino” era la evaluación unánime a él hecho por todos los profesores chinos. Durante la comunicación diaria, a él le gustaba usar Chengyu para expresar su opinión. Él creía que este tipo de forma lingüística que transmitía un significado profundo con pocas palabras, reflejaba precisamente la sutileza de la lengua china.

Para preparar esta edición del concurso Puente Chino, Gao Yue aprendió especialmente la danza clásica china de abanicos de papel con mucha dificultad. Él dijo que si los obstáculos eran montañas, se debería hacer todo lo posible para escalarlas. Al igual que su nombre chino “Gao Yue” (“gao” significa “alto” y “yue” significa “superar”), por altas que sea las montañas, se las escalará y superará.

Rodrigo Monzón, estudiante de cuarto curso del Colegio Peruano Chino Diez de Octubre, se había inscrito dos veces en el concurso pero no había podido participar debido a su corta edad. Este año, acabó por subir al escenario de Puente Chino como deseaba; para la estudiante de secundaria Yang Fan, como su bisabuelo era cantonés, uno de sus propósitos del aprendizaje del chino radicaba en buscar a su raiz; a la estudiante universitaria Angélica Cueva la música china le abría la puerta del aprendizaje de chino; la chica Gotuzzo Montoya Angelina Silvana, que comenzó a estudiar chino a sus 6 años, fue aficionada a la danza china y su mayor sueño consistía en ir a China...

Según Zhu Xiaoyan, consejera cultural de la Embajada de China en Perú, actualmente hay 4 Institutos Confucio y 4 escuelas chinas de ultramar en este país sudamericano. Aparte de eso, 11 escuelas primarias, secundarias y universidades han establecido centros independientes de docencia del chino, más de 20 000 estudiantes peruanos están aprendiendo chino. Hoy día cada vez más jóvenes peruanos aprecian el Puente Chino, estudiando el idioma chino y la cultura china con su pleno entusiasmo, quienes sienten un fuerte “amor por el chino” y se convertirán en mensajeros para los futuros intercambios culturales entre China y Perú.

(Agencia de Noticias Xinhua, en Lima, 3 de junio, periodista: Zhang Guoying)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes