Realizan intercambios y aprendizaje mutuo a través del puente del idioma chino
- La fase preliminar en la división de Francia de la XVII edición del concurso Puente Chino

[Fuente]    Diario del Pueblo [Fecha de Publicación]    2018-06-07 13:36:02 
 

Gao Yanyan (Anaïs Grenon), quien hablaba chino clásico, vestida en Hanfu (traje tradicional del grupo étnico Han); An Sulan (Enselin Pottier), a quien le gustan Ma Long y Zhang Jike; Yang Kaimei (Kemi Yanga), que mejoraba su habilidad lingüística de chino con WeChat; Mei Luo (Mélodie Martin-Goby), quien hacía amistades con los chinos a través de la aplicación informática “WeSing”; Luo Dawei, a quien le encantan las obras caligráficas de Wang Xizhi... Todos estos nombres chinos, castizos al parecer, fueron dados a sí mismo por los estudiantes franceses o alumnos extranjeros que estudiaban en Francia, los cuales se congregaron por causa de la habla del chino y el afecto a la cultura china.

Recientemente, la fase preliminar en la división de Francia de la XVII edición del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes universitarios tuvo lugar en la Universidad de Aix-Marsella (AMU, por sus siglas en francés), al sur del país. Bajo el tema denominado “Un mundo, una familia”, este concurso se hallaba dividido en cuatro secciones: prueba escrita, discursos temáticos, preguntas y respuestas de conocimientos y representación de talentos, en el que participaron 28 estudiantes provenientes de cinco universidades y doce Institutos Confucio en Francia.

“Tú y yo, en el mismo mundo, somos familia...”, Alexis Duhamel, del Instituto Confucio de la Universidad de Artois, integraba la canción en su discurso para explicar el concepto de “Un mundo, una familia”. “Soy una persona del mundo, y el mundo entero es mi gran familia”, relataba Neissan Bushrui, quien se había ido de Irán a proseguir su estudio a Francia, dominaba cinco idiomas y tenía experiencia de haber vivido en diversos países, así que “un mundo es una familia y todo el mundo se ama” respondía a su anhelo sincero. En la sección de discursos temáticos, los concursantes, aprovechando sus propias historias, verbalizaban su comprensión sobre “Un mundo, una familia”, asimismo, su esperanza de tender un puente de comunicación entre China y Francia e incluso entre todo el planeta.

En la sección de representación de talentos, los participantes ofrecieron una variedad de espectáculos maravillosos como artes marciales, pintura y caligrafía, Taichí con abanicos, interpretación con Guzheng (cítara china), comedia de situación, talk show, canciones chinas, etc, que se granjearon continuos aplausos y ovaciones del público. Sully Marigliano y Nathan Potier, del Instituto Confucio de Pays de la Loire, representaron un sketch sobre la historia de que un ruso y un español en China se comunicaban en chino, que provocaba carcajadas continuas a la audiencia con tanto humor y gracia. Además, Nathanaël Gaye, estudiante del Instituto Confucio de la Universidad París Ouest-Nanterre-La Défense, con la canción Escucha a mamá, llevó la atmósfera festiva a su clímax.


Li Gunan, estudiante del Instituto Confucio de La Rochelle, interpretando la pieza música El vagabundo sonriente y orgulloso con Guzheng

Después de una reñida competición, Gaultier Crivello, estudiante de la Facultad del Chino de la Universidad de Aix-Marsella, logró el primer premio. Durante la sección de discursos, este ganador indicó: “Debemos respetar la diversidad de la cultura y del idioma”, mientras que en la representación de talentos, presentó el talk show “La vida de un extranjero en China” en base a su propia experiencia de vida en este país asiático. Relatando desde los chistes que hizo debido a su pronunciación ridícula al comienzo de aprendizaje del chino, hasta la imitación de anunciación de paradas en el autobús, Gaultier Crivello mostró su altísimo nivel lingüístico en esta representación humorística y obtuvo vítores y ovaciones de todos los espectadores presentes. Al final, él expresó: “Me gustaría sugerir a mis compatriotas que vayan a China en su tiempo libre a hacer viaje y realizar visitas, así para conocer la China distinta”.

“Los estudiantes de este año ostentan una gran variedad y un alto nivel lingüístico de chino respecto a la representación de talentos”. Huang Xiaomin, directora de la contraparte francesa del Instituto Confucio de la Costa Azul (Francia), quien había hecho de juez del concurso en la división de Francia durante dos años consecutivos, manifestó en la entrevista concedida a nuestra periodista que el Puente Chino no solo constituye un concurso idiomático, sino también una exposición de talentos en diversos aspectos como la cultura china, además de una promoción de esa última. Esta directora añadió que los estudiantes franceses siempre han mostrado interés por China, y con el aumento de la influencia de este país, estos alumnos van a presentar un entusiasmo cada vez más intenso por el aprendizaje del idioma chino.

Informan que en la actualidad, más de 110 000 personas aprenden chino en Francia. “La relación diplomática entre los países se sustenta en la armonía entre sus pueblos, a su vez, la armonía entre los pueblos se basan en la comprensión mutua y esta última se base en el entendimiento de los idiomas”. Yang Jin, ministro consejero de la Oficina de Educación de la Embajada de China en Francia, indicó en su discurso después del concurso que, el tema “Un mundo, una familia” de esta edición tiene relación estrecha con el concepto filosófico formado desde la antigüedad china, en creencia de un mundo armonioso y una misma familia. Esta ideología sobre el mundo entero encierra un anhelo común de los pueblos del mundo de su hogar mejor, y su verdadera realización depende de los intercambios entre idiomas y el aprendizaje mutuo entre civilizaciones.

(Diario del Pueblo, 22.a edición, 4 de junio de 2018, periodista/fotógrafa: Gong Ming)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes