Comunicado: tomar el lenguaje chino como vehículo y la cultura china como puente
-Los Institutos Confucio en Europa promueven la amistad entre el pueblo chino y los europeos

[Fuente]    xinhuanet.com [Fecha de Publicación]    2018-06-06 13:30:22 
 

En los últimos años, se ha desencadenado un creciente entusiasmo por el aprendizaje del chino en todo el planeta. El idioma chino y la cultura china han conseguido alcanzar el reconocimiento de la comunidad internacional, proceso al cual han contribuido enormemente los Institutos Confucio y las Aulas Confucio distribuidos por el globo.

Hoy en día, hay 525 Institutos Confucio en todo el mundo, de entre los cuales 173 se hallan establecidos en 41 países europeos, lo que evidencia la pasión de los europeos por aprender chino y su anhelo de conocer la cultura china. En este contexto, los Institutos Confucio y las Aulas Confucio precisamente se erigen como promotores de la amistad y el afecto entre los pueblos europeos y el chino, tomando el idioma chino como vehículo y la cultura china como puente.

La cultura china ha penetrado en Europa

Toruń, una antigua ciudad situada en el norte de Polonia, es el pueblo natal del famoso astrónomo Nicolás Copérnico. Durante la Fiesta de la Primavera de este año, un ciudadano de esta ciudad polaca, Marcin Pilarsky, visitaba el Aula Confucio local con toda su familia, en la que experimentaban la danza del dragón, el arte del papel recortado y la caligrafía china, además de escuchar clases de chino.

Marcin Pilarsky contó con entusiasmo a los periodistas: “Las actividades de la Fiesta de la Primavera de este año nos permiten acercarnos a la cultura china, ¡a mí y a mis hijos nos encanta!”. Con el fin de alentar a sus niños a aprender chino, Pilarsky se inscribió con ellos para convertirse en alumnos del Aula Confucio.

En los últimos años, las artes marciales tradicionales chinas también se han infiltrado en la vida de los europeos gracias a los Institutos Confucio.

Gracias a la promoción del Instituto Confucio de la Universidad de Vilna (Lituania), en este país europeo, en los últimos años, se ha levantado una oleada de interés por el aprendizaje del Taichí. En 2016, la escena espectacular en la que 233 ciudadanos de Vilna practicaban simultáneamente en el mismo lugar ejercicios de Taichí, resultaba impresionante.

Conocer China a través de la lengua china

Mateusz Adamkiewicz, un estudiante polaco de 18 años recién cumplidos, muestra un gran interés por el idioma chino y la cultura china. Debido a que en su pueblo Toruń no se había establecido ninguna escuela de chino antes, comenzó hace cuatro años el autoaprendizaje de esta lengua a través de pedir prestados libros de texto. Cuando se enteró de que en Toruń se había fundado el primer Aula Confucio posteriormente, se sentía tan afortunado que, entre bromas expresó: “Realmente no pensé que cayeran no solo pasteles desde el cielo sino también profesores de chino”.

Laura Kregere, una estudiante del Instituto Confucio de la Universidad de Letonia, se sentía muy feliz por poder aprender chino en este centro docente, al igual que Mateusz Adamkiewicz. Ella confesó con enorme emoción a los periodistas: “No solo podemos aprender chino, sino que también tenemos oportunidades como solicitar becas, campamentos de verano y estudios de intercambio en el Instituto Conficio, de esa manera, disfrutamos de la oportunidad de ir a China a experimentar en primera persona su cultura y conocer la China contemporánea”.

Por añadidura, el nivel didáctico de los profesores de los Institutos Confucio ha recibido un alto reconocimiento por parte de los estudiantes europeos.

En las actividades de evaluación docente llevadas a cabo por la Universidad de Helsinki (Finlandia), los profesores del Instituto Confucio gozaban del 98% de apreciación positiva. Algunos estudiantes escribieron: “El curso de chino es el mejor de idiomas extranjeros que he tenido en la universidad”.

Enlazar la amistad con el puente de la cultura

El presidente portugués Marcelo Rebelo de Sousa no escatimaba sus elogios hacia el papel desempeñado en su país por el Instituto Confucio durante la Exposición de Universidades Portuguesas 2017. Ese mismo día, el presidente concedía su pleno reconocimiento a las actividades de exposición cultural organizadas por el Instituto Confucio y expresaba su esperanza de que dicha institución prosiguiera desempeñando su papel activo en los intercambios humanísticos entre China y Portugal.

En 2014, la municipalidad de la española ciudad de Barcelona, hacía entrega de premio al Instituto Confucio en reconocimiento a sus enormes contribuciones a la promoción de la comprensión mutua entre el pueblo español y chino, y posteriormente, le donaba dadivosamente un campus docente de casi 1 000 metros cuadrados en el centro de la ciudad. Chang Shiru, director de la contraparte china del Instituto Confucio de Barcelona, indicó: “Desde su fundación, el Instituto Confucio ha creado más de 40 empleos para la población local, por lo tanto, nuestros estudiantes han encontrado buenos empleos a través del estudio de chino, y algunos incluso han conseguido el certificado de maestros del chino”.

Para cumplir el sueño de convertirse en una profesora de chino, la maltesa Luana Cini renunció a su trabajo en la oficina del viceprimer ministro de Malta y llegó al Instituto Confucio local para concentrarse en el aprendizaje de chino. “Quiero ser una maestra de chino, ya que me encanta este idioma y quiero alentar a más malteses a aprender el chino y hacer amistad con los chinos”, relató a los periodistas.

Las semillas sembradas por el Instituto Confucio también están echando raíces y germinan en corazones de los niños europeos. En la décima edición de la final del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes de secundaria en la división de Polonia, Kinga Fritz, de la Segunda Escuela Secundaria de Cracovia, ganó el campeonato. Ella, en su discurso repleto de emoción, manifestó: “Espero que los maestros y jueces presentes puedan recordar mi cara, así que puedan reconocerme cuando nos topemos por casualidad en las calles de China después de muchos años. Me esforzaré por aprender y trabajar en China, a fin de hacer mis contribuciones a los intercambios entre los dos países sino-polacos”.

(Agencia de Noticias Xinhua, en Varsovia, 31 de mayo, periodistas participantes: Guo Mingfang,

Yuan Yun, Chen Xu, Guo Qun, Li Jizhi, Guo Qiuda)

Enlace del texto original

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes