Jin Zhigang, director de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Milán: desarrollar un Instituto Confucio cultural e idiosincrásico

[Fuente]    Diario Guangming [Fecha de Publicación]    2018-05-09 14:57:31 
 


En el Día del Instituto Confucio 2017, los pueblos chinos e italianos participando en la actividad del papel recortado chino y experimentando la cultura china

El Instituto Confucio de la Universidad de Milán (UNIMI, por sus siglas en italiano) viene, durante los últimos años, insistiendo en descubrir y cultivar a los talentos sobresalientes del idioma chino, quienes han logrado resultados notables en varios concursos del idioma chino. Recientemente, durante la fase preliminar en la división de Italia y San Marino de la 17.ª edición del concurso mundial de chino Puente Chino para estudiantes universitarios, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán fue el mayor ganador. Los concursantes de este institución no solo obtuvieron el primer y tercer premio, sino que también lograron tres premios individuales como el premio a la mejor elocuencia, el premio al mejor talento y el premio a la mejor habilidad en el idioma chino. Tras el concurso, nuestro periodista entrevistaba al profesor Jin Zhigang, director de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Milán.

El desarrollo de China impulsa el entusiasmo por el aprendizaje de chino

Al mencionar el creciente entusiasmo de los italianos por el aprendizaje de chino, Jin Zhigang explicaba al reportero que la atención que recibe el idioma de un país sin duda se halla vinculada estrechamente con el crecimiento del potencial nacional y la elevación de su influencia en la comunidad internacional. En 2007, cuando él llegó a la Universidad de Milán como un profesor de chino asignado a Italia, en la facultad donde él trabajaba, el chino se encontraba en el quinto lugar entre los nueve idiomas que se impartían allí. Sin embargo, desde hace cinco años, este lenguaje asiático ya se sitúa en el segundo puesto, solo por detrás del inglés. Este fenómeno confirma, por otro lado, el imparable incremento del poderío económico y la influencia cultural de China.

En cuanto al impulso del desarrollo de la enseñanza de chino en la localidad, el Instituto Confucio ha hecho enormes esfuerzos. El Instituto Confucio de la Universidad de Milán siempre concede gran importancia al concurso de chino Puente Chino desde su celebración, que cada año envían a suficientes concursantes, y estos ya han ganado cuatro campeonatos durante nueve años. Además, en lo referente al fomento del arraigo de la cultura china en Italia, dicha institución también ha realizado numerosas labores, incluidas la organización de presentaciones dirigidas al público italiano, la demostración del encanto lingüístico chino, la celebración de diversas actividades culturales con frecuencia como el Día del Instituto Confucio, la invitación a famosos escritores chinos a visitar el Instituto Confucio, la exhibición de producciones cinematográficas chinas contemporáneas, la participación en diversos tipos de ferias de libro, etc.

Durante la Exposición Internacional de Milán 2015, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán seleccionaba especialmente y formaba a 90 voluntarios destacados de entre más de un centenar de solicitantes italianos, llevando a cabo una serie de actividades voluntarias durante seis meses, a fin de contribuir al Pabellón de China. Durante este evento, los voluntarios atendieron a alrededor de 1,5 millones de visitantes en total. Tras la Exposición Internacional, el Instituto Confucio publicó un libro basado en las experiencias y sensaciones de los voluntarios. Asimismo, dicha institución también ha establecido un programa de becas, habiendo, hasta el presente, enviado a más de 330 becarios a estudiar a China. Cada verano, las cuatro Aulas Confucio y los trece centros de enseñanza del idioma chino subordinados al Instituto Confucio, seleccionan a estudiantes italianos para participar en la actividad de campamentos de verano, que tiene como objetivo el conocer y experimentar China. Estos estudiantes italianos que viajan al país asiático, además de aprender el idioma chino, participan en una serie de visitas para sentir en persona los enormes logros del desarrollo de China.

Convertirse en una plataforma de consulta cultural para la compresión mutua entre los pueblos

Históricamente, Italia se cuenta entre los destinos de la antigua Ruta de la Seda. Correspondientemente, en el proceso del impulso de la construcción de “la Franja y la Ruta”, los factores culturales indudablemente desempeñan un papel crucial. Por añadidura, el objetivo prioritario de esta iniciativa radica en realizar la compresión mutua entre los pueblos, y para lograrlo, el primero de los ingredientes es el idioma. El Instituto Confucio, sin duda, es susceptible de jugar un papel activo para apoyar y promover la enseñanza lingüística y los intercambios culturales.

Jin Zhigang, señalaba que el Instituto Confucio también organiza activamente actividades de la presentación temática en torno a la iniciativa de “la Franja y la Ruta”, por ejemplo, el año pasado, este centro, junto con el Consulado General de China en Milán, celebraba conjuntamente actividades introductorias de “la Franja y la Ruta” presentadas por la delegación de Xinjiang, en las que el Instituto Confucio se encargaba de establecer plataforma y presidir reuniones, además de celebrar el Foro de Alto Nivel de “la Franja y la Ruta”, al cual asistían profesores de geografía, ciencias políticas, periodismo y otras carreras de la Universidad de Milán, así como numerosos periodistas de los medios de comunicación locales.

Con respecto a los intercambios de la cultura china, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán ayuda a la comunidad local, a universidades y organismos gubernamentales italianos, a llevar a cabo muchas tareas de índole pragmático. Por ejemplo, el Instituto Confucio siempre ofrece apoyo humano y material para las diversas actividades académicas o exposiciones relacionadas con Asia celebradas en la Universidad de Milán. Por lo tanto, este centro se ha convertido en una plataforma donde distintas organizaciones locales de Milán acuden a consultar cualquier aspecto sobre la cultura china y asiática. Además, a menudo establece contactos con las delegaciones italianas que proyectan una visita a China. Estas delegaciones precisan poseer un cierto conocimiento sobre China antes de su viaje, por eso el Instituto Confucio les ofrece asesoramiento y asistencia a través de la celebración de conferencias temáticas. Por otro lado, dicha institución también imparte frecuentemente el chino pragmático y curso de la cultura china a los estudiantes del Politécnico de Milán que van a estudiar a China, para que ellos dominen algunas prácticas expresiones y tengan un conocimiento general sobre la cultura y costumbres de este país asiático antes de su viaje a China. Por lo demás, el Instituto Confucio mantiene relaciones de cooperación a largo plazo con las unidades como la Compañía de Teatro Jingju de Beijing, la Academia de Teatro de Shanghai, etc., llevando además las excelentes obras teatrales tradicionales chinas a Milán. Estrenaron sucesivamente Los discípulos de Confucio, Matteo Ricci y Xu Guangqi, entre otras piezas, que en absoluto produjeron álgidas repercusiones en la sociedad italiana.

Desde el punto de vista del desarrollo sostenible, en 2017, entre los más de 500 Institutos Confucio a nivel mundial, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán fue nombrado como uno de los doce Institutos Confucio piloto de la cultura en todo el mundo, cuyo objetivo de su desarrollo actual consiste en crear un Instituto Confucio cultural e idiosincrásico.

El gobierno y las instituciones educativas prestan atención a la enseñanza del idioma chino

Al hablar de las nuevas tendencias de la enseñanza de chino en Italia, el director Jin Zhigang expresaba a nuestro reportero que, ahora, el gobierno italiano presta cada vez mayor atención a la formación de profesores de chino. En 2016, el Ministerio de Educación de Italia promulgó Normas y Estándares de la Enseñanza de la Cultura Lingüística de Chino en las Escuelas Superiores de Italia, incorporando oficialmente a maestros de chino al Sistema Nacional Educativo de Italia. Entre los trece profesores de chino admitidos en la primera edición, cinco fueron formados directamente por el Instituto Confucio de la Universidad de Milán.

Al mismo tiempo, los aprendices italianos de chino tienden a ser más jóvenes, tal y como Jin Zhigang indicaba: “Antes nos concentrábamos en la enseñanza de chino en las universidades y escuelas superiores. Ahora, cada día más alumnos italianos de primaria estudian este lenguaje. En la próxima prueba de nivel del idioma chino para estudiantes de primaria y secundaria en el 12 de mayo, la cantidad de estudiantes inscritos alcanza los 216. Cabe mencionar que varias decenas de estudiantes italianos de una escuela primaria internacional de Milán asistirán al examen a través del registro grupal”.

En cuanto al Instituto Confucio de la Universidad de Milán, Jin Zhigang recordaba que, al principio de su fundación en 2009, esta institución había adoptado el modelo de “desarrollarse hacia el exterior”, o sea, explicando en las escuelas italianas locales el apoyo que podía prestar el Instituto Confucio para la enseñanza de chino. Sin embargo, en los últimos años, la situación ha cambiado fundamentalmente. Cada mes, el director Jin Zhigang recibe a responsables de escuelas de bachillerato, secundaria, primaria y otras instituciones educativas italianas, quienes invitan activamente al Instituto Confucio a ayudarles a implementar la enseñanza de chino. En la actualidad, el Instituto Confucio cuenta con trece centros didácticos subordinados distribuidos en áreas circundantes de Milán.

El profesorado, manuales didácticos y la metodología se enfrentan con desafíos

Al mencionar las oportunidades y los desafíos encontrados en la implementación actual de la enseñanza de chino en Italia, Jin Zhigang se mostraba seguro de que ahora es el mejor momento para desarrollar la enseñanza de ese idioma, porque la cada vez mayor demanda de aprendizaje del chino constituye la fuerza motriz directa para llevar a cabo la enseñanza de chino a los extranjeros. Pero, igual que la enseñanza de los demás idiomas, la docencia del chino tampoco es separable del profesorado, los manuales didácticos y la metodología. El director señalaba que el primer desafío con el que ellos se enfrentan en la actualidad radica en la problemática del profesorado: la demanda excede la oferta. Aunque se han adoptado una serie de medidas específicas, por ejemplo, cada año el Instituto Confucio organiza jornadas de formación del profesorado local de chino, coopera con el Departamento de Educación de la región de Lumbardía, donde está Milán para proporcionar a maestros bien capacitados para la selección de escuelas, etc., pero unas decenas de profesores seleccionados en cada tanda de capacitación todavía se hallan lejos de satisfacer la demanda. El segundo problemas es lo de manuales didácticos, refiriéndose a cómo adaptar los manuales a las necesidades de la enseñanza de chino. Cada año el Instituto Confucio logra la donación de libros desde Hanban, proporciona también cierta cantidad de materiales educativos a otras unidades de enseñanza. Pero, existe el problema de que “los libros no son apropiados para la localidad”. Por eso, las escuelas coordinan a los maestros locales a redactar manuales para su uso en la región, pero todavía no se han formado libros científicos y sistemáticos. El tercero es el problema relativo a la metodología didáctica. En la actualidad, en el Instituto Confucio de la Universidad de Milán, hay más de una decena de profesores chinos enviados por Hanban, quienes imparten clases junto con los profesores locales. Pero en la metodología y la ideología de enseñanza, ambos lados todavía necesitan una mayor coordinación para llevar a cabo de forma efectiva la enseñanza de chino.

Ante las oportunidades y los desafíos, Jin Zhigang creía que el Instituto Confucio de la Universidad de Milán tiene que llevar a cabo bien una serie de importantes trabajos en el futuro. En primer lugar, debe fortalecer intensamente la capacitación de los recursos docentes de chino, mientras que pueden seleccionar a algunos sobresalientes graduados para cubrir las plazas de maestros de chino. Además, puede seguir cultivando a excelentes profesores de chino a través del examen y la contratación pública.

En segundo lugar, debe prestar atención a la publicación y la distribución de los resultados académicos. El Instituto Confucio, además de organizar las actividades regulares de enseñanza y culturales, también es una institución sumamente educativa y académica. El año pasado, publicó seis libros, y todos son monografías estrictamente académicas sobre Wenxin Diaolong (la primera obra maestra sistemática de China de la teoría literaria y crítica) o críticas literarias de los famosos escritores chinos. Este año, el Instituto Confucio está compilando el Diccionario del Vino Chino-Italiano. Este proyecto ha sido reconocido por la autoridad de certificación del diccionario Italiano y otros principales organismos. El Instituto Confucio espera, aprovechando su propia plataforma, integrar a los especialistas italianos de todos los ámbitos, a fin de prestar servicios al desarrollo del comercio de vino entre China e Italia.

En tercer lugar, cultiva a los estudiantes de posgrado chinos de Enseñanza Internacional de Chino. Hasta la actualidad, el Instituto Confucio de la Universidad de Milán ha recibido a más de treintena estudiantes de posgrado de la carrera de Enseñanza Internacional de Chino, formados por instituciones académicas chinas. Ellos vienen aquí en su segundo grado de posgrado y empiezan a trabajar directamente después de una capacitación, creciendo de estudiantes a profesores cualificados en la enseñanza internacional de chino.

(Diario Guangming, 4.a edición, 1 de mayo de 2018, periodista/fotógrafo: Chen Xiaochen)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes