El desarrollo de China atrae la atención de Suiza, por lo que el Instituto Confucio tiende puente para promover intercambios culturales

[Fuente]    China.com.cn [Fecha de Publicación]    2018-05-05 16:24:54 
 

Durante las últimas cuatro décadas de reforma y apertura, el rápido desarrollo económico de China por salto ha atraído una enorme atención del mundo. Con la plena mejora del poder nacional integral de China, los pueblos de todo el mundo muestran un gran interés por la cultura china, el “entusiasmo por China” y la “fiebre por el idioma chino” a nivel mundial están en constante aumento. Ante esas situaciones, el Instituto Confucio, mensajero de la cultura china, nació y se convirtió después en un puente cultural para la comunicación entre China y el extranjero.

Desde la fundación del primer Instituto Confucio en Seúl de Corea del Sur en 2004, el Instituto Confucio ha mostrado una fenomenal tendencia de desarrollo. Según información publicada por Hanban, hasta el 31 de diciembre de 2017 se habían establecido 525 Institutos Confucio y 1 113 Aulas Confucio en 146 países (regiones). El Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra es uno de ellos. Recientemente, los tres directores del Instituto Confucio de dicha Universidad recibieron una entrevista con la periodista de la edición en francés de China.com.cn. Wang Xiaolu, directora de la contraparte china, expresó su esperanza de brindar ayuda y servicios necesarios al pueblo suizo para que comprenda la cultura china y el estado actual de la sociedad china a través del Instituto Confucio.

El acelerado avance de China desencadena la “fiebre por el idioma chino” en Suiza

Durante los últimos cuarenta años de reforma y apertura de China, con el constante incremento del poder de la nación, China también está atrayendo cada vez más atención de la gente en el escenario mundial. Xie Honghua, vicedirectora de la contraparte suiza del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra y profesora de la Facultad de Sinología de dicha Universidad durante más de tres décadas, tiene un profundo conocimiento de esto. El vicedirectora indicó que al principio de la fundación de la Facultad de Sinología de la Universidad de Ginebra en los años 70, el contenido de la enseñanza se centraba en el idioma chino antiguo, la religión y la cultura tradicional. Muchos estudiantes fueron admitidos debido al interés por la civilización del oriente lejano, y al desconocimiento sobre la situación social de China en ese momento. A gran diferencia del pasado, la motivación actual de los estudiantes para elegir la Facultad de Sinología radica en que la mayoría de los jóvenes han visto la perspectiva del desarrollo de China, creyendo que China seguramente desempeñará un papel más importante en el escenario mundial en el futuro, por lo que eligen estudiar chino y su cultura para tener más competencia en el mercado laboral.

El 24 de marzo, más de 180 personas se inscribieron en el examen de nivel de chino (HSK), organizado por el Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra, y la periodista de China.com.cn descubrió que casi la mitad de los participantes en la prueba eran estudiantes de primaria y secundaria. Según presentó Li Ru, profesora de chino de la Escuela Secundaria Léman, estos estudiantes comenzaban a aprender chino bajo la influencia de sus padres. Ella dijo a la reportera: “En la actualidad, muchas escuelas secundarias en Suiza, especialmente las escuelas privadas, establecen clases de chino. Los padres creen que el futuro será la era de China, así que ofrecen un gran apoyo para que sus hijos aprendan chino. En la Escuela Secundaria Léman se imparten cuatro clases de chino a la semana, y los estudiantes están entusiasmados con el aprendizaje del idioma, que consideran que dominar el chino es algo glorioso”. Li Ru indicó que en Suiza, ya sea para inscribirse en una universidad o solicitar un empleo, el manejo de chino será una condición favorable.

Silvan Herren, estudiante de pregrado de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Ginebra, asistió a la prueba del segundo nivel de HSK. Le reveló a la periodista que llevaba estudiando chino dos años en la Universidad. “China siempre me ha atraído profundamente. He estado en Beijing y mi sueño es ser diplomático, por lo que dominar el chino me ayudará mucho. En una palabra, la lengua es cada vez más importante”, dijo.

Ahora, la calificación del HSK se ha convertido en un pasaporte para estudiar en China, un requisito para solicitar una beca de estudio en China y un medio importante de la evaluación docente escolar, además, un creciente número de departamentos gubernamentales del país y empresas transnacionales consideran esta calificación como un fundamento importante para la contratación, la elevación de salarios y el ascenso del puesto de sus empleados

El Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra es un proyecto ganar-ganar

Basile Zimmermann, director de la contraparte suiza del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra (Suiza), recalcó en la entrevista: “el establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra es un proyecto de beneficio mutuo que satisface la urgente demanda de muchos suizos que desean conocer China bajo la nueva situación económica y política a nivel mundial. Por otro lado, China también tiene ganas de que el mundo aproveche para profundizar su comprensión sobre este país para evitar así muchos malentendidos causados por la falta de conocimiento”.

Basile Zimmermann estaba convencido de que la velocidad del desarrollo de China en las últimas décadas sorprende a todos, lo que no solo se refleja en la fortaleza económica, sino también en muchos aspectos como el progreso científico y tecnológico, el desarrollo académico, etc. El director manifestó que durante su visita de trabajo a las universidades chinas, se dio cuenta de que muchos profesores universitarios se dedican a la investigación académica avanzada, y que el nivel de los profesores de la Universidad Tsinghua y la Universidad de Pekín es obviamente más alto que el de muchas universidades europeas. “Puedo declarar sin duda que el futuro de la ciencia está en China”. El director Basile Zimmermann reveló en la entrevista: “Es muy lamentable que frente a un desarrollo tan sorprendente de China, poca gente de mi país realmente conozca este país asiático”, por lo que es indispensable fortalecer los intercambios académicos y culturales entre China y Suiza.

Desde el punto de vista de Wang Xiaolu, directora de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra, en la actualidad, la actitud de los occidentales hacia China es muy contradictoria. Por un lado, elogian el rápido desarrollo de China y sus notables éxitos logrados, y por otro lado, no comprenden mucho la cultura tradicional china, que es diferente completamente de la cultura occidental. Sin embargo, los jóvenes de hoy en día, más abiertos e inclusivos, están más dispuestos a conocer China, particularmente la China contemporánea. Ella estaba contenta de ver estos cambios, y también esperaba brindar ayuda y servicios necesarios para que estas personas entiendan la cultura y la actual situación social de China a través del Instituto Confucio.

Los jóvenes centran su atención en la China contemporánea, puesto que la experiencia china inspira nuevas ideas

Basile Zimmermann, director de la contraparte suiza del Instituto Confucio, indicó en la entrevista que el interés del pueblo suizo por China ha experimentado la transformación desde la cultura tradicional y la religión hasta la economía y la sociedad contemporánea, y él presta especial atención a este fenómeno. Precisamente debido a esto, al comienzo del establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra, el director había prestado atención a la investigación académica y al estado social y cultural de la China contemporánea, que poco a poco puso en práctica después.

Desde el establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra en 2011, se han celebrado centenares de conferencias académicas públicas sobre diversos aspectos de China, con gran referencia a la religión, matemáticas, arquitectura, sociología, música, literatura, derecho, medio ambiente, medicina tradicional china y psicoanálisis, entre otros contenidos. Además, actualmente cada vez más gobiernos, empresas e instituciones suizas esperan fortalecer los intercambios con China. El Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra se ha convertido en un bien merecido asesor chino de las instituciones con sus conocimientos sobre el país asiático.

Basile Zimmermann recordó que a lo largo de los últimos cuarenta años, cada vez que China lograba algún éxito, los países occidentales emitían comentarios negativos. La razón yace en que algunas personas no quieren aceptar el hecho del surgimiento de China, y no quieren ver una China fuerte, sino que esperan poder sumergirse en la fantasía de la superioridad absoluta de Occidente para siempre. Basile confesó francamente a la periodista: “Realmente sentí la fuerza de China durante mi estancia en China para los intercambios en 2005. Desde entonces, abrí los ojos para conocer China. Creo que la mayor ventaja de los chinos radica en poder darse cuenta de sus propios problemas, aceptar la situación actual y esforzarse para resolverlos. En la actualidad, la sociedad y el sistema occidental se han enfrentado con muchos problemas difíciles de resolver. La experiencia y la sabiduría de China pueden iluminarnos, de las que vale la pena aprender”.

Al mismo tiempo, Wang Xiaolu, directora de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra, también compartió sus sentimientos, diciendo que cuando fue a Reino Unido para un intercambio en 1999, todavía existía una cierta brecha entre el poder económico de China, así como el nivel de vida de su pueblo en comparación con los países europeos y norteamericanos, por lo que en ese momento no tenía confianza en sí mismo. Sin embargo, en los últimos 20 años, China se ha estado desarrollando rápidamente, alcanzando al mundo occidental en muchos aspectos como la economía, la sociedad, la ciencia y tecnología, y la vida, e incluso superándolos en algunos aspectos. “Esta vez, vine a Suiza a asumir el cargo de directora de la contraparte china del Instituto Confucio de la Universidad de Ginebra. Siento profundamente el creciente interés de los suizos por China y el cambio de la actitud hacia China por parte de los jóvenes. Nuestro país cuenta con más de 5 000 años de cultura acumulada. Debemos creerlo y promoverlo”. Wang Xiaolu indicó en la entrevista, “Ahora muchas ideas apreciadas por el mundo occidental tienen su raíz en la cultura tradicional china. De hecho, hay muchas similitudes entre las culturas orientales y occidentales en sus raíces, pero se expresan de diferentes formas. Espero que la plataforma del Instituto Confucio pueda profundizar la comunicación y la comprensión entre ambas partes, y llegar a un consenso y cooperación”.

(China.com.cn, 28 de abril. Periodista: Zhao Lisha)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes