El número de puntos de enseñanza del chino en Letonia aumentó hasta nueve, según el director local del Instituto Confucio de la Universidad de Letonia

[Fuente]    Southcn.com [Fecha de Publicación]    2018-01-05 10:19:03 
 

“¡Bienvenidos al Instituto Confucio de la Universidad de Letonia!”, recientemente, una nueva promoción de estudiantes voluntarios provenientes de la Universidad Normal del Sur de China (SCNU por sus siglas en inglés) fue reclutada por el Instituto Confucio, fundado conjuntamente por la SCNU y la Universidad de Letonia. Los estudiantes llegarán a Letonia en las vacaciones de verano de 2018 para enseñar la lengua y la cultura china en este lugar.

Al comenzar a hablar en la sesión del encuentro de los voluntarios, el director local del Instituto Confucio de la Universidad de Letonia, un hombre mayor de 79 años, Peteris Pildegovics, sorprendió a los estudiantes con su chino auténtico. La razón por la que habla tan bien es que Pildegovics fue uno de los primeros diplomáticos enviados de Letonia a China, uno de los primeros sinólogos de Letonia, y sirvió como reportero de la Agencia de Noticias Xinhua, por lo que obtuvo un profundo conocimiento sobre la agricultura, la medicina, la economía y la calidad de la vida de los pueblos chinos, entre otros aspectos. Además, él dedicó ocho años a compilar el primer Gran Diccionario Letón-Chino y ganó el premio chino a la “Contribución especial de libro chino” en 2016, y así, a través de sus profundos conocimientos, abrió un camino cultural para las relaciones amistosas entre China y Letonia bajo el marco de la iniciativa de “la Franja y la Ruta”.

El número de puntos de enseñanza de chino en Letonia ocupa el primer lugar entre los tres países bálticos

“Las conexiones entre China y yo iniciaron en 1949”, Peteris Pildegovics recordaba como, el 1 de octubre de 1949, era todavía un muchacho inocente de 11 años, su padre tomó el periódico con un nuevo mapamundi y se lo presentó: “A partir de hoy, se incluye un nuevo país en el mundo: la República Popular de China”. Nunca hubiera pensado que tendría una relación tan íntima con China en la siguiente mitad del siglo, “Me enamoré de China desde entonces y la considero como mi segundo pueblo natal”.

En 1964, debido al enorme interés que albergaba por la cultura china, Peteris Pildegovics fue a estudiar chino en el Instituto de Estudios Orientales de la Universidad Estatal de Moscú en 1964. “En aquel momento la mayoría de los profesores de las clases de lengua coloquial eran del norte de China y su pronunciación auténtica me ayudó en gran medida”. Él dijo que el aprendizaje de chino comprende tanto el estudio de los caracteres chinos, como el de la historia y la cultura china y la preocupación por el estado de desarrollo del país. A él le gustan Sueño en el pabellón rojo, A la orilla del agua y las obras literarias de Lu Xun y Wang Meng; además, hasta hoy, aún concede atención a las novedades que están sucediendo en China a través de los periódicos. “En la actualidad, la bicicleta compartida es el medio de transporte más conveniente, y uno de los ‘cuatro grandes inventos recientes’ de China”, dijo Peteris Pildegovics con risa.

Hablando de la enseñanza del chino en Letonia, Peteris Pildegovics comentó: “Existe un fuerte contraste, ya que cuando yo estudiaba chino, no tuve otra opción que ir a Moscú. Y ahora, me siento reconfortante por saber que Letonia tiene la escala didáctica más grande entre los tres países bálticos”. En 2011, China autorizó la fundación de un instituto de enseñanza del chino e investigación de la cultura china en Letonia e invitaron a Peteris Pildegovics a fundar el primer Instituto Confucio en Letonia bajo la colaboración de la Universidad de Letonia y la SCNU. Han pasado seis años, en este país con 2 millones de habitantes, ya se han fundado 9 puntos de la enseñanza del chino, y 4 Aulas Confucio.

Consciente de la importancia de un ambiente lingüístico para el aprendizaje, Peteris Pildegovics proveía diferentes materiales didácticos para alumnos de diferentes grados y pedía usar periódicos en el proceso de la enseñanza para tanto conocer el desarrollo de China, como enriquecer el vocabulario. Al mismo tiempo, él impulsaba activamente a los estudiantes letones de chino a ir a Beijing, Guangzhou y otros lugares para experimentar en persona la cultura china.

Ocho años de edición del gran diccionario por parte de sí mismo

Durante un largo periodo, los estudiantes letones no tenían ningún diccionario específico letón-chino, por consiguiente, tenían que “estudiar de manera indirecta”, consultando el diccionario chino-ruso o chino-inglés para la segunda traducción, la cual resultaba inconveniente e impreciso. Este problema fue resuelto con la publicación del Gran Diccionario Letón-Chino en 2011, editado por Peteris Pildegovics y publicado por la Prensa Comercial de China, razón por la que fue galardonado con el premio chino a la “Contribución especial de libro chino” y la medalla de tres estrellas del nivel más alto, otorgados por el gobierno chino y el gobierno de Letonia respectivamente.

Dicho Diccionario, que contiene más de 1000 páginas, es la unión de esfuerzos de Peteris Pildegovics y su esposa durante más de 2000 días y noches. Durante ocho años, desempeñaba el papel de profesor de chino además de editar el Diccionario. Todos los días, dedicaban cinco o seis horas a traducir palabras con su esposa. Lo más difícil para el “experto de China” fue la traducción de los chengyu (una expresión idiomática característica del idioma chino, que suele constituirse por cuatro caracteres chino). “Algunas expresiones idiomáticas tienen orígenes y significados bastante diferentes a la cultura tradicional letona. Por ejemplo, al hablar de Zhu Geliang, los chinos entienden de inmediato, pero al traducir al letón, es necesario añadir una presentación de ese personaje y el porqué de su alta reputación en China”.

Peteris Pildegovics, de 79 años de edad en este año, todavía tiene unos trabajos que se están llevando a cabo. “Estoy impulsando la publicación de la versión electrónica del Gran Diccionario para facilitar la consulta para los jóvenes. Y además, planeo escribir una autobiografía en mi lengua materna y contar el enlace entre China y yo durante más de medio siglo. No quiero ser un anciano funcionario retirado jugando mahjong, sino continuar haciendo contribución para los intercambios de la cultura china”.

(Southcn.com, reportero: Yao Yao, practicante: Huang Qianxin, corresponsales: Li Yuhong, Yang Liuqing)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes