Un día en el que todo está incluido
- Celebración del Día del Instituto Confucio en Milán.

[Fuente]    Chinese Headlines [Fecha de Publicación]    2017-11-06 13:16:33 
 

El pasado día 28 de octubre, el Instituto Confucio de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán celebró el octavo aniversario de su fundación y el Día del Instituto Confucio en el Campus Carducci. El evento reunió esfuerzos del Centro Cultural de China en Milán, el Centro de Intercambio Cultural Zheli de Milán, la Escuela Longjia de Idioma Chino de Milán, la Escuela de Bailes Orientales de Milán, la Asociación Mano a Mano del Intercambio Cultural Sino-Italiano de Milán, así como voluntarios artísticos chinos de distintos círculos, los cuales habían preparado para ese día una variedad de programas culturales y actividades para experimentar la cultura china. Al evento asistieron chinos residentes en Milán, estudiantes de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, personas procedentes de diversos sectores sociales, entre otros.


Yu Youxue, catedrático y rector de la parte china del Instituto Confucio de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán, ofrece un discurso.

Como la celebración coincidió con el Festival del Doble Nueve, eligieron ese día para mostrar al público abiertamente los resultados académicos y difundir la cultura china. Yu Youxue, rector de la parte china del Instituto Confucio de la Universidad Católica del Sagrado Corazón y catedrático de la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing, expresó en el discurso de bienvenida su deseo de que todos los asistentes disfrutaran con el encanto de la cultura china a través de dicho evento, un festival tradicional chino con el significado de eternidad y longevidad.

A fin de mostrar cuanto más posible en un sólo día, incluyendo todos los aspectos de la vida social de una civilización histórica y multicultural, en esta jornada se organizaron espectáculos artísticos culturales representados en un mismo escenario de forma concentrada, mientras que las actividades para experimentar la cultura china se realizaron en diferentes lugares y horarios, ofreciendo así a los aficionados a la cultura china una oportunidad de sentirla y apreciarla como si estuvieran personalmente en China.


Artistas de la Escuela de Bailes Orientales representando un espectáculo denominado Las chicas del arte de papel recortado

Para la parte de representación artística, se organizaron unos programas con características de las minorías étnicas chinas, entre los cuales se encontraban cantos, bailes, artes marciales, certamen de modelos, entre otros. Las chicas de la Escuela de Bailes Orientales representaron el baile Las chicas del arte de papel recortado, el cual ofreció un viaje atractivo a los espectadores gracias a la actuación alegre y el vestuario étnico colorido. Otros tocaron instrumentos musicales tradicionales del Oriente: guzheng, guqin, erhu, pipa, y hulusi, interpretaron con gran habilidad algunas piezas clásicas chinas que deleitaron el oído de los allí presentes. Wang Gaojie, que desde pequeño estudió artes marciales en el Monasterio de Shaolin y campeón en tres categorías de dicho deporte (Zuigun, Shuangdao Pogun y Xiangxing Quan), hizo una demostración de Kung Fu chino. El certamen de modelos, cuyo tema fue“56 etnias, 56 flores”, presentó de modo creativo la armonía de la gran familia multinacional, la familia de China. Además, dos solistas cantaron una canción de bel canto y una de pop respectivamente.

En las siguientes actividades de experiencia cultural, se organizaron una exposición de obras caligráficas y otra de obras pictóricas en dos aulas, donde las pintoras An Pei y Du gege, dibujaron vividamente e improvisando dos flores de ciruelo de color rojo y negro, las cuales eran tan realistas y naturales que los niños, por curiosidad, se animaron a coger el pincel y sentir en persona lo interesante que es pintar máscaras de la Ópera de Pekín. Mientras que en una sala los participantes se rodeaban del encanto de la tinta, la otra sala se impregnaba con la fragancia del té. Los profesores Li Jiapeng y Du Yanying enseñaron a los asistentes a jugar al weiqi y a preparar té. Echando una mirada hacia afuera, en la césped del Jardín del Sagrado Corazón donde se puede practicar taichí y jugar al jianzi, un grupo de extranjeros de nariz alta y ojos profundos pero vestidos con traje tradicional chino, practicaban con destreza el taichí Yangshi, concentrados y confiados en sí mismos.

En una actividad para experimentar la cultura china, la comida es definitivamente imprescindible. En el almuerzo, los allí presentes hicieron una larga cola en el bufé exquisito de platos chinos, deseando probar la gastronomía china, que se caracteriza por las múltiples formas de cocinar y la gran variedad de ingredientes. Un día fue suficiente para disfrutar de un solemne banquete físico y espiritual, aunque en absoluto el tiempo suficiente si se quiere conocer todo sobre la cultura china.

Nota:

El Instituto Confucio de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán (en italiano: Università Cattolica del Sacro Cuore) se fundó en 2009 como resultado de la cooperación sincera entre la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán, la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing y la Oficina General del Instituto Confucio.

(Chinese Headlines, el 28 de octubre, periodista: Hua Xiao)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes