La pasión por el chino invade Nueva Zelanda. Estudiantes de Auckland conocen la danza de plaza y escriben caracteres con pinceles

[Fuente]    Chinanews.com [Fecha de Publicación]    2017-09-29 20:20:29 
 

Según noticias de Skykiwi de Nueva Zelanda, la pasión por estudiar chino entre los estudiantes de Nueva Zelanda está aumentando incesantemente a la vez que crece el porcentaje de extranjeros de origen chino. Las escuelas que ofrecen clases de chino son cada día más populares entre estudiantes y padres.

En la Escuela Católica de la Sagrada Cruz (Holy Cross Catholic School), un colegio que cuenta con 409 estudiantes y está situado al oeste de Auckland, Nueva Zelanda, se celebró hace poco la actividad anual del Día de la Cultura China. Dispone de mucha fuerza en cuanto a la enseñanza del chino en Auckland con un asistente de chino del Instituto Confucio, además de tres maestros chinos.

En la actualidad, de los 409 estudiantes, 388 estudian chino. Las clases de chino se han convertido en una de las materias de estrella en esta escuela, e incluso muchos estudiantes se matriculan particularmente en la clase de chino aquí.

Jenny Booth, maestra de chino, se encarga de la organización del Día de la Cultura China. Enseña chino en cinco grados superiores y dos elementales. Los estudiantes de dos escuelas hermanas, el Colegio de Dominico (St. Dominic's College) y la Escuela Primaria de Norte de Henderson (Henderson North Primary School), también están invitados a asistir a esta actividad.

Jenny dijo que normalmente enseña a los niños a reconocer caracteres y leer textos, quienes tienen pocas oportunidades de entrar en contacto integral con la cultura china. La celebración de esta actividad tiene como objetivo cultivar el interés de los niños por el estudio del chino y permitirles conocer en profundidad la cultura china enseñándoles de manera divertida.

El Día de la Cultura China empezó con una danza de plaza a ritmo de la canción Manzanita. Los niños dieron la bienvenida a los visitantes que llegaron desde lejos cantando y bailando. A continuación, tuvo lugar la danza de Taichí con abanico con Kung-fu de China. A través de los movimientos metódicos, se puede ver que los niños han ensayado la actuación durante mucho tiempo.

Al empezar formalmente las actividades, los niños fueron divididos en varios grupos para conocer diferentes culturas chinas: cocinar, jugar al ping-pong, hacer papel recortado, escribir caligrafía con pinceles y divertirse con juegos chinos.

En el grupo de los que cocinaron, el maestro anotó el nombre chino de los ingredientes y pegó los nombres en la pared. Un grupo de niños se encargó de vincular las fotos de ingredientes y caracteres, mientras que el otro grupo empezó a cocinar. Lista la comida, cada niño probó el arroz frito con palillos. Muchos de ellos ya sabían utilizar los palillos con habilidad y se comieron un plato de arroz rápidamente.

En la zona de juegos, la asistente china Xu Yuhong, bailó con un grupo de niños la danza del salto del bambú y todos jugaron al jianzi (mantener un volante de peso o pluma en el aire con los pies). Ella llevaba 2 años trabajando como asistente en esta escuela.

Ahora, no solo trabaja como asistente en la Escuela Católica de la Sagrada Cruz, sino también en otras dos escuelas hermanas ayudando en la enseñanza del chino. Dijo: “a los niños les gustan las clases de chino, y a mí me gustaría seguir enseñando”.

Según la presentación del vicedirector del Instituto Confucio de la Universidad de Auckland, Zhou Bin, las 12 Aulas Confucio que hay en Auckland han cubierto a más de 30 mil estudiantes de más de 130 escuelas. Los estudiantes han conseguido la oportunidad de aprender chino con el apoyo del Instituto Confucio y las escuelas locales, que les ayuda mucho en la comunicación cultural y el empleo en el futuro.

Janice Borsos, rectora de la Escuela Católica de la Sagrada Cruz, indicó que aprender una segunda lengua extranjera desempeña un papel muy importante para formar la capacidad de reflexión. Antes, en la escuela también se enseñaban francés y alemán, pero hoy en día, prestan más atención a lo práctico en la enseñanza del segundo idioma extranjero.

Dijo: “el francés y el alemán solo se utilizan cuando los chicos salen del país, pero pueden usar el chino en su vida diaria. Mira como la comunidad de los extranjeros de origen chino tiene mucha vitalidad aquí. Cuando se sale de la escuela, se pueden ver tiendas de chinos en la calle y muchas señales chinas. Estudiar chino ayuda a conocer la cultura que nos rodea. Por otro, con una visión global, China desempeña un papel cada vez más destacado en el mundo y el aprendizaje del chino es la tendencia actual”.

(Chinanews.com, 27 de septiembre)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes