“El Instituto Confucio me ha ayudado a hacer realidad mis sueños”

[Fuente]    Diario del Pueblo en el Extranjero [Fecha de Publicación]    2017-09-28 10:50:55 
 

Desde muy niño, siempre he tenido un sueño: ir a China a estudiar el chino y a experimentar su cultura. Sin embargo, como era tan joven y no conocía bien este país ni las condiciones económicas de mi familia me lo permitían, no tuve la oportunidad de estudiar el chino hasta los quince años que, en la escuela secundaria, comencé a aprenderlo.

Además de la profunda tradicional amistad que une a China y Camboya y de que China constituye uno de los destinos turísticos predilectos de los chinos, también representa un lugar donde convergen cada día un mayor número de inversiones de empresas chinas, a medida que se desarrollan las relaciones comerciales entre ambas naciones. Todo esto hace que me interese, aún más si cabe, este país y su lengua.

En la escuela secundaria, estudié la historia de China, junto con las costumbres folclóricas, la cultura tradicional y el desarrollo económico, entre otros aspectos. En casa, en mi tiempo libre, prestaba atención a noticias, publicidades y otros programas chinos. Mi interés por este país se iba incrementando a medida que iba conociendo más sobre él; por eso, empecé a estudiar chino. Después de tres años de estudio de este idioma en la escuela secundaria, fui a Phnom Penh para proseguir mis estudios en el Instituto Confucio de la Academia Real de Camboya. Al mismo tiempo, comencé a prepararme para solicitar el ingreso en la Universidad de Tongji, ya que estaba relativamente familiarizado con Shanghai. Al final, tras cuantiosos esfuerzos, superé el examen y obtuve así la oportunidad de estudiar en dicha universidad. Quisiera expresar mi agredecimiento por la ayuda que me ofreció el Instituto Confucio para hacer realidad mi sueño.

Llevo en esta universidad un año, desde el 8 de septiembre del año pasado cuando llegué a China por primera vez. Todos los profesores de Tongji son verdaderamente talentosos y cuentan con una dilatada experiencia didáctica, habiéndome permitido adquirir un sinfín de nuevos conocimientos. Gracias a su ayuda y a mis esfuerzos, mi nivel de chino ha ido aumentando paulatinamente.

A mi llegada, me di cuenta de que China era un país extremadamente diferente a lo que había imaginado antes de llegar. He entablado amistad con personas de todo el mundo y también he conocido a varios compañeros chinos, los cuales son sumamente entusiastas, amables y serviciales. Me siento enormemente feliz viviendo en esta universidad de Tongji. Resulta normal que haya encontrado ciertas dificultades cuando llegué a China por primera vez, pero he aprendido cómo solucionar los problemas y cuidarme.

Estimo todo aquello relacionado con China, aun cuando sólo se haya cumplido un año de estar quí y nuestra historia acabe de comenzar. Estudiaré con sumo afán, esperando poder llegar a convertirme, cuando me gradúe, en un profesor de chino en Camboya y enseñarlo bien para compartir la cultura tradicional de China con los camboyanos.

(Texto escrito por un estudiante de Camboya en la Universidad de Tongji)

(Diario del Pueblo en el Extranjero, el 23 de septiembre de 2017; sexta edición; Texto: Pan Chenggong)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes