Comunicado: ser mensajero de los intercambios culturales entre China y Madagascar

[Fuente]    Agencia de Noticias Xinhua [Fecha de Publicación]    2017-09-01 17:47:10 
 

“Agosto es el mes de las despedidas. Los recuerdos traen añoranzas y melancolía. Aquella jarra de vino en el otoño profundo que nos graduamos, me causa tristeza”. La ceremonia de graduación en el Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo, Madagascar, empezó con la melodía conocida de Chengdu, con la letra adaptada por los profesores y alumnos.

El día 25, se celebró la ceremonia de graduación del curso 2017 en el Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo. Un total de 49 estudiantes se graduaron al cumplir tres años de aprendizaje de chino y aprobar una serie de evaluaciones. Estaban a punto de embarcarse en un nuevo camino.

“Siendo graduados del Instituto Confucio y mensajeros de la amistad entre China y Madagascar, espero que ustedes no olviden su aspiración inicial y lleven a la práctica lo que han aprendido para contribuir a la construcción y el desarrollo de su país, así como para promover la amistad sino-malgache”, dijo Yang Xiaorong, embajadora de China en Madagascar durante su discurso en la ceremonia de graduación.

Desde su fundación en 2008 hasta ahora, más de 260 estudiantes universitarios se han formado en este Instituto Confucio. Se reúnen por el estudio del idioma chino y, de hecho, impulsan los intercambios culturales entre China y Madagascar en diferentes puestos de trabajo tras graduarse.

An Bin, un graduado del 2015, todavía recuerda la razón por la que se matriculó en el Instituto Confucio. “En aquel entonces, mi madre me sugirió que estudiara chino, porque ella creía que China era muy influyente, teniendo tantos chinos en Madagascar, por eso el aprendizaje del chino me daría un futuro más brillante”.

A An Bin le parece muy beneficioso el aprendizaje de tres años en el Instituto Confucio. “Los maestros no sólo me enseñaron chino, sino que también me orientaron a conocer la cultura china. Aprendí la ópera de Pekín con mi profesor en el instituto y mi actuación ganó el primer lugar en la Gala de Año Nuevo del Instituto Confucio por Internet, lo que me animó aún más a estudiar chino”.

Para otra graduada del Instituto Confucio llamada An Yixuan, antes de estudiar en el Instituto Confucio, su conocimiento sobre China se limitaba a las películas chinas. “La conexión entre China y yo comenzó cuando tenía 16 años. En aquel momento, eran muy populares las películas de Jackie Chan, las cuales me crearon una obsesión por la cultura china. Pero el real motivo por el cual quería estudiar chino fue muy especial: creía que el chino era uno de los idiomas más difíciles del mundo y a mí me encantan los desafíos”.

El intercambio cultural entre China y Madagascar tiene una larga historia. “Desde la década de 1970 hasta la actualidad, el gobierno chino ha concedido becas a cientos de estudiantes malgaches, muchos de los cuales están ahora en posiciones importantes, y comprometidos a fortalecer la amistad entre los dos pueblos”, comentó Rajoelina Christian, secretario general del Ministerio de Enseñanza Superior e Investigación de Madagascar en la ceremonia.

“Los 49 estudiantes licenciados en el chino del Instituto Confucio en la Universidad de Antananarivo se integrarán en la sociedad. Algunos de ellos planean continuar sus estudios en China, otros van a trabajar como profesores de chino, guías turísticos en chino y traductores, entre otras ocupaciones. Creo que tendrán una maravillosa actuación en los eventos de intercambio cultural de los dos países”, la jefa de parte china del Instituto Confucio, Chen Lijuan, dijo a los periodistas.

Después de graduarse, An Bin y An Yixuan recibieron la beca del Instituto Confucio y viajaron a la Universidad Normal de Jiangxi, China, para perfeccionar su chino. Al regresar a su país, trabajan, respectivamente, en la Embajada de China en Madagascar y en el Instituto Confucio de la Universidad de Antananarivo.

“Que el pueblo malgache y el pueblo chino se conozcan mutuamente”, es una buena expectativa en torno a los futuros papeles de los graduados del Instituto Confucio. Justo como el discurso de Ji Chunlei, representante de profesores del Instituto Confucio, los graduados, siendo mensajeros civiles de los intercambios culturales entre los dos países, se enfrentarán en el futuro a diversas pruebas de la sociedad. “Habrá desafíos, presiones, tentaciones e incluso conflictos culturales complejos y difíciles, por lo tanto, hay que aprender a identificar y formar un fuerte valor para crecer en la adversidad”, dijo en la ceremonia.

Como la única estudiante con título sobresaliente del curso 2017, Mei Li está entusiasmada con su próximo estudio en China después de escuchar la presentación de los exalumnos. “Este año tengo la suerte de obtener la oportunidad de estudiar en China. Cuando llegue a China, además de aprender profesionalmente, seguiré estudiando la danza china, especialmente los bailes de diferentes etnias. Deseo atraer a más malgaches para que conozcan China a través la danza”, comentó.

(Agencia de Noticias Xinhua, en Antananarivo, 27 de agosto. Reportero: Wen Hao)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes