2016: un abrazo al idioma chino

[Fuente]    Diario del Pueblo, versión para el extranjero [Fecha de Publicación]    2017-01-10 14:12:46 
 

Ahora que el año 2016 se halla a punto de concluir, podemos decir que los profesores del chino de todo el mundo, los estudiantes de este idioma del ultramar y los estudiantes extranjeros en China han pasado un año maravilloso acompañados por la página de "Aprender chino". En este momento de despedir el viejo año y recibir el nuevo, compartimos sus preciosos recuerdos de cómo han abrazado al idioma chino, para poner un buen fin al año.

Profesores chinos: Pruebas de nuevos métodos pedagógicos en el extranjero

Chen Xuemei, una joven de Fujian, llegó al Instituto Confucio de la Universidad de Arizona de los Estados Unidos en junio de 2016 como profesora voluntaria de chino. A medida que los estudiantes de chino en el extranjero son cada vez más jóvenes, el convencional modelo de enseñanza, que resulta de buena eficiencia para los estudiantes adultos, se queda un poco desfasado en el extranjero. En 2016, el mayor logro de Chen Xuemei ha sido aceptar el desafío al emplear el nuevo método pedagógico de "inmersión en el chino". Chen Xuemei explicó que este tipo de enseñanza consiste en crear un puro ambiente de aprendizaje de la lengua dando clases totalmente en chino. "Es para mi también un proceso de aprender" afirmó la joven, "como carezco de manuales preestablecidos, me han costado mucho tiempo diseñar clases, organizar actividades, confeccionar con mis propias manos materiales didácticos atractivos y llevar a los estudiantes a participar en interesantes juegos para que aprendan el idioma a través de diversiones."

En cuanto al próximo año, Chen Xuemei expresó su esperanza de desarrollar aún más su creatividad para estimular el interés de los estudiantes por el idioma chino. En próximo junio, Chen Xuemei pondrá fin a su periodo de trabajo como profesora en los Estados Unidos, aunque después regresará a China para seguir dedicándose a la enseñanza de la lengua china. "Espero que la experiencia pedagógica obtenida en los Estados Unidos me ayude en mi futuro trabajo", manifestó Chen.

Estudiantes del Instituto Confucio: Aprender el chino nos acerca más a China.

En la clase de “inmersión en chino” del Instituto Confucio de la Universidad de Alfred, Estados Unidos, "la pared de chino" que tiene pegadas tarjetas de caracteres chinos, papeles recortados, estampas de los 12 animales del horóscopo chino, la bandera china y un mapa del país, constituye un elemento estándar de todas las aulas. Resulta que los profesores chinos "trasladan" aquí el típico diseño de las escuelas primarias en China. Además de dicha pared, los estudiantes escriben sus sendos nombres chinos en su propia silla. El aula permite a los niños locales divetirse en un puro ambiente de chino para que se acerquen a este idioma desde pequeños. En la clase, los niños cantan canciones infantiles chinas, leen en voz alta las fórmulas matemáticas en chino y describen con precisión los lugares chinos de intereses históricos y turísticos. Creciendo en este entorno, no resulta nada extraño que muchos niños quieran visitar China cuando sean grandes.

Aprender chino no sólo emerge como una nueva diversión para los niños extranjeros, sino también como una nueva tendencia para muchos adultos en el extranjero. Con la expansión de la comunicación entre China y Occidente, cada vez más funcionarios públicos de Nueva Zelanda han comenzado a aprender chino para mejorar su capacidad laboral. En 2016, funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio, del Ministerio de Defensa, de la Oficina del Gabinete, así como del Ministerio de Negocio, Innovación y Empleo, han asistido sucesivamente a los cursos de chino organizados por el Instituto Confucio de la Universidad de Victoria; Además, policías del país también participará en los cursos de chino en 2017. Celia Wade Brown, alcaldesa de Wellington, es una de los estudiantes más destacados. "Si una puede conversar sencillamente con los chinos, les transmitirá una impresión afectuosa", manifestó la alcaldesa Celia, quien, insatifecha con el grado 2 del Examen de Nivel de Lengua China que obtuvo el pasado verano, comenzó a preparar el grado 3 del examen, aspirando a "un nivel superior".

Estudiantes extranjeros en China: "leer" China en viajes.

Abbas, estudiante procedente de Pakistán, prefiere que otros le llamen su nombre chino: Xiao Bei. El estudio de chino durante un año, en la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing, le ha permitido cosechar cuantiosos frutos, especialmente experimentar las diferentes costumbres locales en los viajes por toda China. En 2016, Xiao Bei ha dejado sus huellas en muchos lugares del país tales como Guangdong, Henan, Tianjin, Ningxia, Xinjiang, entre otros.

En su viaje por Henan, Xiao Bei quedó profundamente impresionado por el dialecto de la provincia. "Fue la primera vez que oí a los nativos hablando en su propio dialecto, y me parecía que ese dialecto es muy interesante. Pero es demasiado difícil para mi, aunque, cuando no lo entendía, los habitantes locales me explicaban con paciencia". Xiao Bei explica sonriendo: "Por ejemplo, la pregunta 'zhong bu zhong' equivale a 'hao bu hao' (“¿estás de acuerdo o no?”) en putonghua". Este año, Xiao Bei también trató de viajar solo. En el camino, charlaba de vez en cuando con la gente local. "He percibido la hospitalidad de los chinos, quienes me prestaron mucha ayuda, y me dijeron que manejo bien la lengua china. Claro que que tengo que estudiar con mayor esfuerzo", explicó Xiao Bei, mostrando las fotos que la gente local le tomaron. En 2017, Xiao Bei está dispuesto a conocer Shanghai, Hangzhou y otros lugares.

Wu Tian, estudiante camboyano de la Universidad de Geociencias de China, también está leyendo el libro "China" a través de diversas actividades y nuevos amigos. En julio de 2016, Wu Tian participó en el campamento internacional “Recorrir la Ruta Marítima de la Seda”, en el que conoció seis ciudades chinas tales como Ningbo, Xiamen, Fuzhou, Quanzhou, Guangzhou y Shenzhen. Visitó museos y empresas locales y contempló con sus propios ojos el actual desarrollo de las ciudades chinas a lo largo de la Ruta Marítima de la Seda. "Estudiar en China no sólo significa leer los libros de texto, sino también recorrer 'miles de kilómetros'. Por lo tanto, quiero conocer mejor este país a través de viajes y práctica, y continuar esforzándome por aprender chino", afirmó Wu. Hasta ahora, Wu Tian ha conocido 18 provincias y regiones de China, teniendo en cada lugar recuerdos inolvidable y haciéndose amigos con los chinos. Le gusta tomar fotos en el camino para publicarlas junto con descripciones en chino en su "círculo de amigos" de Wechat. Espera completar en 2017 su tesis de maestría, graduarse con éxito, pasar el Examen de Nivel de Lengua China grado 6, y viajar por Harbín y Macao.

En 2016, así pues, los profesores de chino han tenido nuevas experiencias didácticas, mientras los estudiantes extranjeros de este idioma tanto en el ultramar como en China lograron significantes progresos en sus estudios. Ya pasará el 2016, año en que abrazamos la lengua china. Deseamos que todos los profesores que enseñan chino y todos los amigos que aprenden este idioma lleguen a un nivel superior y obtengan nuevos éxitos y progresos en este nuevo año 2017.

《Versión para extranjero del Diario del Pueblo》(el día 31 de diciembre de 2016, Página quinta, reporteros: Ling Shi, Ma Siqi)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes