Lograr que el mundo entienda la civilización china

[Fuente]    Diario Guangming [Fecha de Publicación]    2016-12-30 14:32:50 
 


Los invitados extranjeros, sumamente interesados en el bordado de la etnia yi de Yunnan

Recientemente se ha clausurado el XI Congreso del Instituto Confucio en Kunming. Esta institución, siendo una de las ventanas abiertas para que el mundo conozca China, también constituye un enlace que favorece los intercambios multiculturales entre China y el extranjero y, al mismo tiempo, un puente que estrecha las amistades entre los diversos pueblos del mundo.

“El hermano mayor de mi abuelo fue miembro de Los Tigres Voladores. Estuvo tres años en Kunming y durante la II Guerra Mundial, ayudó al pueblo chino en su lucha contra los invasores japoneses mediante el transporte de suministros a través de La Joroba. Las historias de Los Tigres Voladores me acompañaron durante toda la infancia. Toda mi familia guarda un profundo sentimiento hacia China”, dijo James B. Heimowitz, presidente de China Institute (EE.UU.) y participante en el encuentro de este año. James B. Heimowitz, profundamente interesado por la cultura china, estudió chino en la Universidad Normal de Beijing y ya lleva más de 20 años dedicándose a la divulgación de la lengua y la cultura chinas. “Espero presentar el auténtico ser de China a todo el mundo a través de la lengua, la cultura y el arte”, contó a estos periodistas.

Lograr que el mundo entienda la cultura china

En el acto de inauguración del Congreso de este año, el pianista canadiense Roger Lord y un artista chino de Yunnan interpretaron conjuntamente con el piano y el hulusi la pieza clásica de la música tradicional china “El fluir de las aguas de un arroyo”. La colaboración sin fisura entre ambos artistas de tan disímil procedencia se ganó los aplausos atronadores del público.

“En 1930, el gran éxito que obtuvo el maestro Mei Lanfang en su visita a Nueva York ya demostró el enorme encanto de la cultura china. Actualmente, el Instituto Confucio se dedica a la promoción de la literatura china en el extranjero, sirva de ejemplo, la presentación del novelista chino Yu Hua en los Estados Unidos, con idéntica finalidad: lograr que los estadounidenses conozcan la cultura china a través de esta ventana habilitada por el Instituto Confucio”, manifestó James B. Heimowitz. El Instituto Confucio de China Institute fue el segundo establecido en los Estados Unidos. Recientemente, este Instituto Confucio solicitó el préstamo de unas cien obras de cerámica, escultura, caligrafía y pintura a los museos de Nanjing y Shanxi para organizar una exposición en los Estados Unidos titulada “Arte en Tiempo de Caos, Obras Maestras del Periodo de las Seis Dinastías”, que recibió una acogida bastante buena. Muchas obras de esta exposición han sido expuestas por primera vez en tierras estadounidenses.

Desde su fundación en 2004, el Instituto Confucio se sitúa ante un nuevo punto de partida después de haber mantenido un desarrollo estable durante 12 años. Hasta la actualidad, se han establecido 511 Institutos Confucio y 1.073 Aulas Confucio, asentadas estas últimas en los colegios de primaria y secundaria, en 140 países del mundo. En 2016, el número de profesores chinos y extranjeros, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial, ha alcanzado las 46.000 personas, y en los Institutos Confucio de todo el mundo se han matriculado en torno a 2,1 millones de alumnos. Las diversas actividades culturales organizadas por los Institutos Confucio han llegado a un público de 13 millones de personas. Yunnan, históricamente, fue un punto crucial en la Ruta Sur de la Seda, con lo cual, es una tierra en la que la armonía y la fusión entre las distintas culturas se atesora como una tradición. Las universidades de Yunnan han establecido 12 Institutos y Aulas Confucio con la colaboración de las partes extranjeras.

Invitaciones a China y visitas al extranjero

El papel que juega la internacionalización de la enseñanza universitaria en la divulgación internacional de la lengua china fue uno de los temas más candentes de los que debatieron los especialistas.

“La colaboración bilateral constituye una plataforma común para las universidades, además de ofrecer una importante oportunidad para el desarrollo de la educación de los distintos países, con lo cual, es una tarea llena de retos”, sentenció Zhou Chouwen, director de la Oficina del Instituto Confucio de la Universidad Fudan. Mediante un acuerdo de colaboración con la Universidad de Hamburgo, Alemania, la Universidad Fudan admitió a 30 doctorandos del programa de sinología. Con el apoyo del Centro de Estudios Académicos en el Extranjero y el Foro de Estudios Confucianos, las dos universidades forman, de manera conjunta, a alumnos de doctorado, cumpliendo además la doble misión de introducir los estudios de humanidades extranjeros en China y presentar los logros académicos chinos al extranjero.

Según informó José de Jesús Williams, rector de la Universidad Autónoma de Yucatán, “hasta la actualidad, hemos recomendado a unos 180 alumnos graduados de la Universidad Autónoma de Yucatán a los diversos Institutos Confucio mexicanos, con la finalidad de que puedan tener la oportunidad de estudiar en aquellos centros y conocer mejor la lengua y la cultura chinas”.

“Ahora en Nigeria hay dos Institutos Confucio. Las actuaciones con elementos culturales chinos que hemos organizado a pie de calle han recibido una acogida muy buena. El Instituto Confucio juega un papel sumamente importante en los ámbitos económico, cultural, educativo, científico y tecnológico de los dos países, y espero que se establezcan más Institutos Confucio para incorporarse en esta tarea”, señaló el rector de la Universidad de Lagos de Nigeria.

Con el apoyo de la Oficina General del Instituto Confucio, desde el año 2005, la Universidad Normal del Este de China ha establecido una totalidad de 9 Institutos Confucio con la colaboración de las universidades y entidades educativas estadounidenses y europeas. Estos nuevos centros no solo se dedican con ahínco a la labor de la enseñanza del chino, sino que también han organizado una gran diversidad de actividades culturales para atraer a los alumnos extranjeros, ampliando sus conocimientos sobre el país y la cultura china. La Universidad Renmin de China es una de las primeras universidades englobadas en el Programa de Nuevos Estudios Sinológicos. Desde que comenzara a admitir a alumnos de doctorado del mencionado programa en 2013 hasta hoy día, ha computado un total de 25 alumnos que han realizado investigaciones sinológicas en el campo de las humanidades y las ciencias sociales. Según fuentes cercanas, el Programa de Nuevos Estudios Sinológicos tiene como finalidad ayudar a los jóvenes del mundo a profundizar en sus conocimientos sobre China y su cultura, enriquecer los estudios sinológicos, promover el desarrollo sostenible del Instituto Confucio y estrechar las amistades que mantiene el pueblo chino con los del resto del mundo.

Dotar de más brillo a la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta”

En el simposio “Los intercambios culturales bidireccionales de la iniciativa Un Cinturón, Una Ruta”, responsables procedentes de siete Institutos Confucio de seis países compartieron las experiencias obtenidas en su labor de promoción de los intercambios culturales bilaterales y de contribución a la ejecución de la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta”, así como los planes estratégicos que tenían diseñados para el futuro.

El rector de la Universidad de Humanidades de Bishkek (Kirguistán) contó el inseparable vínculo que mantienen los habitantes locales con la medicina tradicional china. El Instituto Confucio de su universidad organizó una vez actividades promocionales de la cultura, la medicina tradicional y la lengua chinas entre los niños y jóvenes de toda la zona ganadera, recibiendo una cálida acogida entre los habitantes locales. También hicieron un tratamiento de corrección a un niño que padecía una desviación de la columna vertebral mediante la acupuntura china. A raíz de aquello, la zona ganadera ha estado contactando con ellos continuamente para que efectúen tratamientos de medicina tradicional china a más niños del lugar.

En el simposio, representantes de diversos países informaron de las actividades de intercambios culturales que habían organizado sus respectivos Institutos Confucio bajo la orientación de la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta”; asimismo, también presentaron actividades tales como campamentos de verano, las artes marciales, la Ópera de Beijing o las tradiciones culturales de las minorías étnicas, que habían organizado para promover la lengua china, con la finalidad de que el mundo conozca mejor China y su cultura.

Entre los representantes se llegó al acuerdo común de que los Institutos Confucio, además de promover la divulgación de la lengua y la cultura chinas en el mundo exterior, también han supuesto un gran empuje para que entre las regiones, las universidades y los países ubicados a lo largo de la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” se establezcan unas colaboraciones globales, sea el caso de intercambios culturales y educativos, amistades entre las provincias o las universidades o relaciones comerciales y económicas. El Instituto Confucio tendrá mucho que hacer para la ejecución y el desarrollo de la iniciativa de “Un Cinturón, Una Ruta”.

Según cifras estadísticas, se han establecido 134 Institutos Confucio y 127 Aulas Confucio en 51 de los países incluidos en la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta”. En 2016, estos centros han admitido a 460.000 alumnos y han celebrado cerca de 8.000 actividades culturales de todo tipo, llegando a un público de 2,7 millones de personas. Los habitantes de todos los países han dado una acogida muy buena a las actividades organizadas. Los créditos obtenidos en un 94% de los Institutos y Aulas Confucio asentados en estos países son reconocidos por las universidades o colegios; con el empuje de los Institutos Confucio, en un total de 93 universidades se ha establecido la carrera de filología china; y finalmente, en 20 de estos países el chino ha sido incluido en el sistema nacional de enseñanza.

El Instituto Confucio, por tanto, se ha convertido en un “constructor de puentes” para facilitar los intercambios y el mutuo aprendizaje entre la civilización china y las demás civilizaciones del mundo, favoreciendo enormemente el conocimiento del mundo exterior sobre China, así como la amistad y la colaboración entre China y el resto del mundo.

(Diario Guangming, edición del 20 de diciembre de 2016, página 5, periodistas: Zhang Yong y Ren Weidong, corresponsales: Guo Peiran y Yu Qing; fotografía: Zhang Yong)

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes