Celebradas con éxito la final del VI “Puente Chino”, Concurso de Chino para Estudiantes Extranjeros en China, y la ceremonia de entrega de premios

[Fuente]    portal de CCTV [Fecha de Publicación]    2013-09-02 13:43:22 
 


Escenario de la final

Según narran las noticias del portal de CCTV, la noche del día 24 de agosto tuvo lugar tanto la final del VI “Puente Chino”, Concurso de Chino para Estudiantes Extranjeros en China, como la ceremonia de entrega de los premios. Ambos actos han sido transmitidos por el Canal Internacional en Lengua China de CCTV (CCTV-4) a las 19:00 horas del día 31 de agosto. De este modo, se ha clausurado oficialmente esta edición del Concurso “Puente Chino”. Chen Di, el concursante procedente de Benín, país ubicado geográficamente en África, ganó el primer premio gracias a sus magníficas actuaciones, mientras que Ma Jiamu, de Gran Bretaña, y Xin Yue, de Egipto, ganaron el segundo y el tercer premio, respectivamente. Hao Ping, viceministro de Educación de China, Xu Lin, directora general de la Oficina General del Instituto Confucio y jefa ejecutiva de Hanban, y Wei Dichun, vicesecretario general del Comité del Partido Comunista y vicedirector de CCTV, asistieron al acto y entregaron los premios a los ganadores.

La final de la edición de este año se desarrolló en cuatro fases. Para llevar a cabo el principio de justicia y ecuanimidad de este concurso, en las tres primeras fases, el jurado popular se encargó de la evaluación de las actuaciones de los concursantes que llegarían con la puntuación total a la cuarta fase. En esta fase, los tres miembros del jurado principal concedieron los treinta puntos en su poder a su concursante predilecto. Entre los tres miembros del jurado destacó la presencia de Li Ruiying, representante de los presentadores de Xinwen Lianbo de CCTV.




El escenario de la final

La primera fase de la competición llevaba como título “Mis sentimientos hacia China”. En ella, se les pidió a los concursantes que expresaran sus sentimientos hacia el país. Xin Yue, la “nieta de Cleopatra”, contó la amistad que había trabado con un anciano chino; Ma Jiamu, el “caballero inglés”, presentó a la acogedora familia que tenía en China; Chen Di, por su lado, contó al público por vez primera el “amor inolvidable” que una vez había tenido y cómo el amor que sentía por una muchacha china le llevó a conocer el país y enamorarse de su cultura. Las magníficas actuaciones de los concursantes conmocionaron a uno de los miembros del jurado, Tang Zhen, que siempre había mostrado su apoyo incondicional a su propio concursante. Esta vez no fue una excepción e hizo un comentario muy positivo sobre todos ellos. Li Ruiying, desde el punto de vista de una presentadora profesional, valoró la pronunciación precisa que Ma Jianmu había hecho del carácter polisémico “dang”. Tras la prueba de la primera ronda, el jurado popular se formó ya una impresión inicial de los concursantes y Ma Jiamu obtuvo una ligera ventaja sobre los otros dos, gracias a la historia que había contado sobre su familia china.

La segunda fase llevaba como lema “La Onda de Choque de la Comprensión Auditiva”. Esta modalidad de prueba había formado parte de todas las eliminatorias anteriores, por lo que los concursantes ya estaban muy familiarizados con ella y pudieron mostrar al público su nivel lingüístico y su inteligencia. Por ejemplo, Ma Jiamu, cuando no supo contestar cuál era su poema favorito, desvió el tema y empezó a hablar de Harry Potter, ganando los aplausos del público. Xin Yue, por su lado, supo ganarse a la gente con su sueño de abrir una escuela primaria de lengua china en Egipto, dejando una profunda impresión entre los miembros del jurado principal. Chen Di, gran aficionado a los deportes, tuvo mucha suerte al tocarle un tema relacionado con el fútbol. Partiendo del fútbol, habló de su infancia, haciendo que el público conociera mejor a este “gran chico” africano. Después de las dos rondas iniciales, Ma Jiamu seguía ocupando el primer lugar, sin embargo, la diferencia entre ellos era mínima.

Si los concursantes competían ferozmente en el escenario, no lo hacía en menor grado el público: la familia, los profesores y los amigos de los concursantes habían acudido a la final para apoyarles. Los dos profesores de chino de Xin Yue contaron al público las dificultades que había tenido que atravesar la chica egipcia, bella por fuera y fuerte en su interior, para llegar a la final del gran concurso. El profesor de Chen Di en la universidad china contó las anécdotas de este chico africano, siempre alegre. Ma Jiamu, por su lado, invitó a sus dos madres a presenciar la final. Ha sido la primera vez que su madre británica viene a China y se sintió muy orgullosa de su hijo. Por su parte, la madre china de este compartió con el público sus experiencias con el “hijo extranjero”.

La prueba que más examinó el nivel de chino de los concursantes fue la tercera, “Cuánto sabe del chino”, en la cual todos competían contra todos, o sea, los tres concursantes tenían que enfrentarse respectivamente con los otros dos compañeros. A cada combinación, le tocaron seis preguntas de respuesta rápida. Ha habido mucha innovación en las preguntas de este tipo para la edición de este año. Hanban ha invitado a profesores de distintas universidades de Beijing para la selección y la elaboración de los temas. Las preguntas elegidas para la final fueron más difíciles que las utilizadas en las eliminatorias. En esta ronda, el concursante africano Chen Di acertó consecutivamente todas las respuestas, adelantando a los otros dos compañeros.


Hao Ping, viceministro de Educación, hizo entrega del primer premio al ganador de la gran final, Chen Di.


Xu Lin, jefa ejecutiva de la Oficina General del Instituto Confucio y directora general de Hanban, entregó el premio al ganador del segundo premio, Ma Jiamu.

En la última ronda, “Contienda en la cumbre”, los concursantes contaban con un minuto para mostrar sus talentos artísticos con el fin de que los miembros del jurado tomaran la decisión final. Los concursantes expresaron mediante canciones las impresiones y los sentimientos que habían tenido desde el comienzo del concurso. Todos los presentes, esto es, tanto el público como el jurado, les marcaron el ritmo con aplausos. Parecía que los tres en el escenario no eran competidores, sino una familia. En el escenario de la final de la 6ª edición del Concurso de Chino “Puente Chino” para Estudiantes Extranjeros en China, no hay perdedor: todos habían conseguido nuevas amistades y conocimientos. Por último, todos los miembros del jurado votaron por Chen Di, que había estado espléndido durante la velada.

Esta noche también ha sido una fiesta para todos los participantes del concurso de este año, los cuales ofrecieron unas magníficas actuaciones artísticas durante los intervalos entre prueba y prueba: interpretaciones musicales con guzheng, bailes con bandas coloridas de seda, demostraciones de artes marciales, el cambio de máscaras de la Ópera de Sichuan, etc. Los participantes no solo hablaban chino perfectamente, sino que también tenían muchos otros talentos. El alemán Fang Xiaoyang y el camerunés Mo De ofrecieron un número de xiangsheng, o sea, diálogo cómico tradicional, en el que narraron sus anécdotas como “yernos chinos”. Li Weijian, un famoso artista de xiangsheng también vino a la final e interpretó, junto con otros participantes del concurso, un diálogo cómico colectivo, llevando al punto álgido que culminó con la final. Mi Na, la ganadora de la edición del año pasado, también subió al escenario para animar a los finalistas de este año. Esta bella muchacha de Kazajistán, que va a comenzar sus estudios de máster en la Universidad de Beijing, aconsejó a todos los participantes que no cejaran en el empeño por alcanzar sus sueños.

En la ceremonia de clausura, el comité organizador del Concurso también entregó premios a los participantes más votados en internet y a las universidades que habían hecho un trabajo destacado para la organización del concurso.