El sonido de la lengua china en el País de los Arces
——Li Changchun descubre la placa inaugural del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton (Canadá)

[Fuente]    Xinhua.net [Fecha de Publicación]    2012-04-26 14:31:21 
 


El 19 de abril, Li Changchun, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, asistió a la ceremonia de inauguración del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton en Ottawa. En la imagen, Li Changchun pronuncia un discurso durante dicha ceremonia (Fotografía: Wang Lei, Agencia de Noticias Xinhua)


El 19 de abril, Li Changchun, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, asistió a la ceremonia de inauguración del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton en Ottawa. En la imagen, Li Changchun descubre la placa inaugural del Instituto. (Fotografía: Wang Lei, Agencia de Noticias Xinhua)

Las relaciones entre los países dependen de los lazos entre sus habitantes, y los lazos entre los habitantes dependen del vínculo de sus corazones.

“China y Canadá se encuentran a una gran distancia, pero los corazones de sus habitantes están unidos”. Li Changchun, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China, en su visita oficial y amistosa a Canadá, en la que tiene una apretada agenda, ha sacado tiempo para desplazarse especialmente para asistir a la ceremonia de inauguración del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton de Canadá.

El 19 de abril, en el edificio del ayuntamiento de Ottawa, capital de Canadá, que estaba espléndidamente adornado, se respiraba un ambiente de júbilo; las banderas de los dos países, China y Canadá, se reflejaban la una en la otra. Los materiales para la enseñanza de chino y las obras de cultura china que llevó la delegación china estaban colocadas juntas en perfecto orden sobre una mesa. Los preciados obsequios daban testimonio de la tradicional amistad entre los dos pueblos.

Pasadas las tres de la tarde, Li Changchun llegó al Ayuntamiento de la ciudad, donde fue calurosamente recibido por aborígenes canadienses vestidos con bellos trajes tradicionales que cantaron y bailaron, y por estudiantes del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton, que vestidos con trajes tradiciones chinos y sonriendo, llevaban banderines coloridos. Jim Watson, alcalde de Ottawa, Roseann O'Reilly Runte, presidenta de la Universidad de Carleton, Xu Lin, directora de Hanban, Ma Min, secretario del comité del Partido Comunista Chino de la Universidad Normal de China Central, le dieron una entusiasta acogida a la entrada; más de 200 personas, entre profesores y alumnos, se levantaron de sus asientos para darle la bienvenida, aplaudiendo de forma continua y rítmica.

Roseann O'Reilly Runte, presidenta de la Universidad de Carleton, fue la primera en pronunciar su discurso; citando unas célebres palabras de Confucio, dijo: “¿No es un placer tener con nosotros a amigos que vienen de tierras lejanas?” “¿No es un placer estudiar con constancia y aplicación?”, y dio una calurosa bienvenida a Li Changchun y a su comitiva. Jim Watson, alcalde de Ottawa, dijo que las relaciones entre China y Canadá se habían convertido en unas de las más importantes de las relaciones entre países, y que el establecimiento del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton llegaba en un momento oportuno.

Bajo la atenta mirada de todos los asistentes, Li Changchun subió a la tribuna para pronunciar su discurso. Dijo que quería, en primer lugar, expresar su felicitación a la Universidad de Carleton y a su presidenta, Roseann O'Reilly Runte, y darles la bienvenida por pasar a ser un nuevo miembro de la gran familia de Institutos Confucio de todo el mundo.

Con su forma de hablar natural y con la expresión sincera de sus sentimientos, el dirigente consiguió conmover enseguida a los profesores y estudiantes de la Universidad de Carleton. Luego prosiguió su discurso diciendo que las lenguas son un puente de comunicación entre las culturas. Como China sigue desarrollándose económicamente, el entusiasmo de los jóvenes canadienses por estudiar la lengua china y a través de ella, la cultura china, va en aumento. El Instituto Confucio de la Universidad de Carleton se encuentra situado en la capital del país, y él espera que las dos partes trabajen con dedicación para realizar una buena gestión del mismo, y que, considerando a la enseñanza de la lengua como una puerta de acceso, se construya una plataforma que agrupe la cooperación y los intercambios culturales; asimismo desea que, tomando al Instituto Confucio como base, los conocimientos se propaguen a toda la sociedad, y que se ofrezca a la gente del lugar un servicio de excelente calidad en la enseñanza del chino, y que el Instituto cumpla una función única en la promoción de la amistad y la cooperación entre China y Canadá.

Li Changchun, al hablar de sus buenos deseos para el futuro del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton, estaba expresando los sentimientos de los que se hallaban en la sala, que prorrumpieron en aplausos entusiastas.

“Esta vez traigo 5000 libros de enseñanza de chino y materiales de lectura, la Biblioteca de los Clásicos Chinos y equipos para la experimentación de la cultura china. China también va a proporcionar cursos en China para cincuenta profesores canadienses, así como becas del Instituto Confucio para cincuenta personas. Espero que esto sea un apoyo para vosotros en el estudio del chino.”

Los profesores y estudiantes que estaban presentes mostraron una expresión de alegría.

A continuación, Li Changchun, Jim Watson, alcalde de Ottawa, Roseann O'Reilly Runte, presidenta de la Universidad de Carleton y Xu Lin, directora de Hanban, descubrieron juntos la placa inaugural del Instituto Confucio. Después de que lentamente se levantara la tela que cubría la placa, y de que se vieran las palabras “Instituto Confucio” grabadas -en chino y en inglés- sobre la misma, volvió a estallar el aplauso entusiasta de la audiencia. Esta es la 14ª sede del Instituto Confucio en Canadá; es un puente que permite la profundización de la amistad y el conocimiento mutuo de los pueblos de ambos países.

Seguidamente, estudiantes provenientes de distintas sedes del Instituto Confucio en Canadá ofrecieron un programa artístico típicamente chino. Con una música melodiosa, siete estudiantes vestidos con trajes tradicionales chinos y llevando abanicos rojos, se pusieron a bailar. El poema “Nieve, Qinyuanchun”, fue recitado con una buena modulación de la voz y entusiasmo. La canción para coro, “Rememos juntos”, fue interpretada alegre y melodiosamente.

La excelente actuación de los estudiantes consiguió continuos aplausos de los invitados chinos.

Después de la representación, Li Changchun se hizo complacido una foto con los profesores y alumnos; además se dirigió a la estudiante que había recitado el poema , “Nieve, Qinyuanchun” y le dijo “Has recitado con una voz alta y clara, y con energía”, La chica, entendiendo lo que había dicho, se rió.

La estudiante Li Meiqi, del Instituto Confucio de la provincia de Quebec, dijo a los periodistas: “China progresa muy rápidamente; aprender chino puede brindar muchas oportunidades; a mí me gusta la cultura china y me encantaría ir a China”.

Li Zheng, director de la parte canadiense del Instituto Confucio de la Universidad de Carleton, dijo en una entrevista concedida a los periodistas que la presencia de Li Changchun en la inauguración del Instituto Confucio no solo era un acontecimiento importante para la Universidad de Carleton, sino también para Ottawa e incluso para todo Canadá. El establecimiento del Instituto Confucio puede atraer a muchas personas del lugar a estudiar chino, y abrir de par en par las puertas de China al gran pueblo canadiense. 

Shang Jun, Zhang Dacheng y Shi Li, periodistas de la Agencia de Noticias Xinhua

 
Términos Clave:

Informaciones Correspondientes